Debate 20-D: Ganan Pablo Iglesias y Rajoy. Pierden Pedro Sánchez y Alberto Garzón

debate a cuatro
Celebrado el esperado debate a cuatro parece claro que existe unanimidad entre la totalidad de encuestas online realizadas en los medios digitales: Pablo Iglesias ha ganado el debate. Desde El Mundo al ABC, pasando por la Ser, El País, Público, eldiario.es, 20minutos.es y otros medios, las audiencias digitales coinciden en el dato. No es de extrañar el entusiasmo y la alegría con que el equipo que acompañó a Iglesias al debate celebró al final del mismo. Ayer PODEMOS no iba a ganar las elecciones, pero sí había la opción de poder perderlas. Y salió muy bien parado, mucho mejor incluso, posiblemente, de lo esperado.






Iglesias acorrala a Pedro Sánchez, confronta al PP y actúa inteligentemente con Cs

Iglesias es un auténtico animal televisivo, forjado desde hace años en diferentes tertulias, y eso se notó ya desde las primeras intervenciones “libres”. Mientras el resto de participantes parecía empeñado en recitar versos de memoria, Iglesias debatía, y solo a cuenta gotas, pero de manera muy efectiva, dejaba caer medidas del programa de PODEMOS. Aquello no era un recital de programas, sino un espectáculo televisivo en el que tan importante era exponer tus propuestas como arrinconar al rival en el intercambio de ideas y argumentos. Solo Pablo parecía entenderlo y eso acabó por condicionar el resto del debate. Cuando el resto de los debatientes logró adaptarse a la fórmula ya era tarde: el debate ya tenía ganador. Y por si quedaba alguna duda de ello, la última intervención de Iglesias, con su emotivo mensaje y su cuidada presentación, sumado a la suerte de ser quien cerrara el debate, terminó por resolverla. El mensaje del candidato de PODEMOS será ya, sin duda, uno de los grandes momentos de esta campaña electoral, pase lo que pase en adelante. Un “minuto de oro” en toda regla.

Pablo estuvo además especialmente brillante en saber combinar a la perfección un doble esquema de ataque al rival: confrontación abierta con el PP, que se daba por supuesta, pero especialmente arrinconando a Pedro “Kent” Sánchez en el tú a tú, arrebatándole el espacio de “oposición” al PP desde la izquierda que en todo momento Sánchez trató de presentar, sin conseguirlo nunca, como propio. Sánchez no se ha enterado que tras las elecciones catalanas eso de querer presentarse como “única alternativa al PP” y, sobre todo, hacerlo desde una especie de posición como “partido hegemónico de la izquierda”, ya no sirve, no al menos en un debate como el de ayer, con las cuatro fuerzas con aspiraciones a gobernar en liza. Desde las elecciones autonómicas y municipales de Mayo hasta las catalanas esa estrategia era acertada, pero a partir de entonces no solo no es acertada sino que es claramente perdedora. En el debate quedó en evidencia. Pablo Iglesias, en cambio, apeló sistemáticamente, en los diferentes bloques, a la lucha de los “de abajo” frente a las políticas del PP (y el recambio de Cs), a una misma vez que incidía en la falta de credibilidad de un PSOE que “dice una cosa cuando está en la oposición y hace otra cuando gobierna”, y con ello no necesitó pronunciar una sola vez la palabra “izquierda” para, precisamente, arrebatarle ese espacio de izquierdas al PSOE. Pedro Sánchez ni se enteró, siguió empeñado en confrontar con el PP desde el esquema que tenía prestablecido en su argumentario previo, mientras, uno tras otro, Iglesias le daba golpes con la mano abierta que ni el juego sucio del dirigente social-liberal lograba frenar. Iglesias sacó a Sánchez totalmente del debate, lo redujo a la nada. Entre acusaciones de falta de credibilidad que son de sentir general a estas alturas de la película, comentarios sobre la falta de control de Sánchez en su propio partido, alusiones a la corrupción y a las puertas giratorias, Sánchez quedó totalmente noqueado y acabó realmente desquiciado.

Iglesias fue muy inteligente también en no centrar su discurso en Cs. Ya lo hacían por él tanto PSOE como PP. Y en ese contexto bastaba con cuatro pinceladas para confrontar a Rivera desde el debate planteado por el líder de PODEMOS: denuncia de lo que realmente implica el contrato único, y, sobre todo, la incidencia en denunciar el pacto de Cs con el PSOE de los ERE en Andalucía y el PP de la Púnica en Madrid. Cambio y no recambio. No se trataba de presentar a Cs como un partido de derechas (de eso se encargaba Pedro Sánchez) ni como un partido con un discurso ambiguo (de eso se encargaba el PP), sino como un partido de “régimen” cuya aportación a la política estatal se basa, precisamente, en servir de muleta para apuntalar a los partidos tradicionales del régimen, en cualquiera de sus versiones. La actitud de un Rivera visiblemente nervioso, incapaz de responder a la estrategia de PODEMOS salvo con vaguedades y argumentos sin profundizar, al que, en cualquier caso, tampoco parecía interesarle entrar en el cuerpo a cuerpo con Iglesias, hizo el resto. Rivera, al igual que le ocurrió en el debate de la semana pasada en El País, estuvo muy por debajo de lo esperado y no logró en ningún momento centralizar el debate, salvo cuando sacó la portada de El Mundo sobre la corrupción del PP, cosa que tampoco supone mérito especial y que posiblemente favoreció, en perspectiva, más a Iglesias que al propio Rivera, sobre todo tras las brillante intervención que el dirigente de PODEMOS hizo en ese bloque. Cs, no obstante, se mantuvo estable en sus mensajes y no es de esperar que haya salido especialmente debilitado de lo sucedido ayer, tal vez sí como opción de gobierno, pero no como partido “recambio”.

Alberto Garzón y UP-IU, los otros grandes damnificados

A Pablo Iglesias, no obstante, hubo algo que le vino especialmente bien: la ausencia de Alberto Garzón en el debate. Con un candidato como Garzón hablando en el mismo lenguaje que habló Pablo en muchos momentos del debate y, a su vez, combatiendo a PODEMOS desde posiciones de izquierdas reales, Pablo no lo hubiera tenido tan sencillo como lo tuvo para centrarse en combatir al PSOE desde la izquierda y desarrollar su estrategia para ello. Pero Garzón no estaba e Iglesias pudo hacer a una misma vez de Iglesias… y de Garzón. Es triste la ausencia de Garzón y es también injusta, pero IU, que navega entre el 3 y el 5% en las encuestas –pese a llenar actos día tras día- no tuvo problemas en acudir a un debate a tres en las pasadas elecciones andaluzas que excluyó del mismo a quien en las encuestas estaba entre el 17 y el 21% y finalmente fue la tercera fuerza más votada. No me gustó entonces y no me ha gustado ahora eso de excluir a nadie los debates, pero, como se suele decir, donde las dan, las toman. PODEMOS sufrió entonces lo que ahora ha sufrido UP-IU. E Iglesias lo aprovechó a la perfección.

Alberto Garzón es por ello, junto a Pedro Sánchez, el gran derrotado de este debate: que Iglesias lo hiciera tan bien va directamente contra los intereses de IU, porque consolida el voto de PODEMOS del que IU podría servirse para crecer y, a su vez, le cierra también el camino entre indecisos y potenciales votantes de izquierdas desencantados con el PSOE. Iglesias se reafirmó como clara alternativa de voto en esos espacios, algo que probablemente se vea reafirmado en los próximos días con los propios comentarios que se hagan en los grandes medios capitalistas sobre el debate y contra lo que IU, desde su actual posición y habiendo estado ausente del mismo, tendrá complicado luchar.

¿Beneficiará a PODEMOS el “efecto Ciudadanos”?

El debate de ayer, de hecho, visto el resultado, le va a hacer media campaña a PODEMOS. La idea-eje electoral sobre la “remontada” que sus dirigentes vienen utilizando recurrente en estas últimas fechas salió ayer muy reforzada (al ganar visos de credibilidad) y la propia imagen de Pablo Iglesias, como candidato solvente, se disparó exponencialmente. Profundizar en ambas ideas será fundamental para lo que queda de campaña. Especialmente porque todos los medios y analistas coinciden en el bajo nivel que ofreció Pedro Sánchez. Si el objetivo central de PODEMOS, para encauzar esa remontada, pasa por arañar votos al PSOE, esta combinación de factores, más el propio debate en sí, se lo facilitan bastante. El PSOE puede sufrir un fuerte desgaste a poco que PODEMOS sepa rentabilizar lo ocurrido en este debate, y es posible que hasta se acabe viendo a PODEMOS como el verdadero voto “útil”, desde la izquierda, para enfrentar tanto a PP como Cs. Hace unas semanas escribía en mi cuenta personal de Facebook que el “efecto Ciudadanos” podría acabar beneficiando sobre todo… a PODEMOS. Su posicionamiento en esos % tan cercanos al PSOE en las encuestas e incluso superándolo en algunos casos, podía tener un efecto colateral que se venía notando y que tenía al PSOE descolocado: romper con la tendencia de bipolarización de las elecciones entre dos posibles ganadores (PP o PSOE) que tan bien le estaba funcionando al PSOE hasta las catalanas y tan mal le venía a PODEMOS (por aquello del voto útil anti-PP). Ahora, tras este debate, aquello cobra mucha más fuerza. Ahora ya puede ser un hecho.

Eso puede hacer que el 20-D muchos indecisos que van a votar principalmente contra Rajoy acaben finalmente, como he dicho antes, apostando por PODEMOS, cosa que en un escenario totalmente polarizado, como parecía que iba a ser el caso hasta las catalanas, hubiera ido muy en favor del PSOE. Pedro Sánchez se desesperaba semanas atrás por repetir eso de que Cs y PODEMOS no tenían opciones reales de ganar y que solo el PSOE podía hacer frente al PP. Sabían que era la clave principal de su derrota/victoria en estas elecciones. Cs les estorbaba por el “centro” y PODEMOS le enchufaba la aspiradora por la izquierda en un escenario así, sobre todo si las encuestas seguían dando al PSOE esos % casi ridículos para lo que ha sido el PSOE históricamente. Tras el debate de ayer todo ese se profundizó. El PSOE siguió en su misma línea y el propio debate, como se analizó antes, lo ha puesto en una situación muy delicada, al menos durante el mismo. Ahora, pues, en función de lo hinchadas que estén las encuestas a favor de Cs (es decir, en función del voto cercano al PSOE tradicionalmente que puedan realmente estar captando), PODEMOS pueden salir muy beneficiados del “engorde” artificial de Cs. Ya veremos si el “monstruito” marcatendencias electorales que habían creado los medios con Cs nos les acaba mordiendo precisamente a ellos y sus intereses por posicionar a los tres partidos del régimen en los % más altos posibles. No lo descartemos.

Valiente con Catalunya, perdido en Andalucía

Iglesias, por otro lado, fue valiente al defender sin medias tintas la celebración de una consulta en Catalunya y apostar por un proyecto plurinacional para el estado español. No era sencillo su papel en ese bloque concreto y salió bastante bien parado… hasta que habló del 4-D de 1977 en Andalucía.

Presentar aquello como un hecho que se pueda vincular a una reafirmación del pueblo andaluz por pertenecer a España es no haber entendido nada de lo que pasó realmente. Fue justamente lo contrario: una reafirmación del pueblo andaluz en su propia existencia como pueblo y en absoluto intento alguno por lo sugerido por Iglesias. Aquí sus asesores le explicaron algo… que Iglesias no entendió. Efectivamente aquello fue una expresión de voluntad popular, similar a una aplicación, salvando las distancias, de una especie de derecho a decidir del pueblo andaluz sobre su futuro, su ratificación como pueblo y un avance en su deseo de construir su propio futuro, pero se hizo en nombre de Andalucía y exclusivamente de Andalucía.

“Solo queremos banderas andaluzas”, gritaban ese día en las calles los manifestantes. No se trata de presentar aquello como un hecho independentista (que no lo fue), pero en ningún caso tampoco fue un hecho de reafirmación nacional española, sino todo lo contrario: un hecho de reafirmación nacional andaluza frente a las imposiciones y la negación de España. Andalucía quiso ser por sí y lo demás vino por añadidura. Ser por sí dentro del estado –a ello se querría referir Iglesias, suponemos-, pero es que entonces eso ya era mucho para un pueblo que hasta entonces había sido despreciado y negado por el estado, relegado a un papel de segunda fila en el proceso autonómico en ciernes, y que dio un golpe encima de la mesa para romper temporalmente aquella negación, que no pensaba en España, en ser dentro de España o para España, sino en sí misma, como pueblo, como nación. No por casualidad tal fecha es el día nacional de Andalucía para el soberanismo andaluz.

Rajoy también “ganó” el debate

Finalmente decir que si hubo un segundo ganador en el debate ese fue, paradójicamente, Mariano Rajoy. La Vicepresidenta del gobierno estuvo imprecisa y bastante perdida, acorralada en el bloque de la corrupción y sin saber aprovechar especialmente aquellos otros bloques donde era de esperar tuviera una mayor fortaleza argumentativa a explotar (economía y debate territorial/Catalunya), se notó su falta de experiencia en debates y tertulias, sus intervenciones eran a ratos una especie de spots electorales grabados y a ratos simples intervenciones desde el escaño en el Congreso en una sesión de control parlamentaria, a menudo se vio sorprendida por la actitud “agresiva” que mostraban contra ella sus adversarios y solo en la segunda parte del debate pareció empezar a sentirse más cómoda, pero, con todo, ello no debe suponerle demasiado desgaste entre su electorado tradicional, especialmente fiel como es conocido. Tampoco le dijeron realmente nada que éstos no supieran ya y el que fuese Iglesias el ganador del debate no va, en principio, contra sus intereses (de ahí que el gobierno filtrara a la prensa tras el debate que había visto “muy bien” a Pablo Iglesias).

Primero porque ya parece claro que el acceso que PODEMOS pueda tener a ese tipo de votantes es muy limitado, y segundo porque un ascenso moderado de PODEMOS puede ayudarles a consolidar una mayor ventaja sobre PSOE y Cs, lo que podría facilitarles la entrada al gobierno si tal diferencia es muy amplia. No obstante, volvemos a lo de antes: ojo el ascenso de PODEMOS no acabe acorralando también al PP, en el sentido se situar al PSOE en la disyuntiva de tener que elegir entre un gobierno de PODEMOS o un gobierno del PP, siendo PODEMOS segunda fuerza y dando los números para ello como pasara, entre otros sitios, en Madrid o Cádiz. Ahora mismo está todo abierto y nada debe ser descartable, máxime después de lo de ayer. ¿Y por qué decimos entonces que Rajoy salió ganador del debate? Pues precisamente por el hecho de no asistir. ¿O alguien se imagina a Rajoy en ese escenario, debatiendo a ese nivel y no haciendo un ridículo espantoso?

El Rajoy de las frases antológicas sobre españoles o alcaldes, el que no entiende su propia letra, el que se ve acorralado por un periodista y sale con aquello de ¿y la europea?, etc, etc., ¿en un debate como el vivido ayer? A estas horas el PP estaría en un 15% de votos. No asistir fue, indudablemente, la mejor decisión posible, visto lo visto. Y hasta en eso se equivocó ayer Pedro Sánchez cuando, tirando de frase preconcebida de manera previa al debate, afirmó tras el mismo que el perdedor del debate había sido Mariano Rajoy, por no asistir. No hombre, no. El perdedor fuiste tú, Sánchez, y Rajoy hizo pero que muy bien en no asistir.

Veremos si en ese debate a dos que tenéis la semana que viene puedes al fin ganar un debate. Aunque, la verdad, el interés por el mismo, en ese formato y con ese nivel de participantes, deberá ser similar, hoy por hoy, al interés por ver un partido de fútbol entre dos equipos de la zona baja de la liga.

El Barça-Madrid de los debates se jugó ayer y ahí Kent Sánchez salió goleado. Y Pablo Iglesias goleador.

Pedro Antonio Honrubia Hurtado | Kaosenlared.net


Debate 20-D: Ganan Pablo Iglesias y Rajoy. Pierden Pedro Sánchez y Alberto Garzón
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top