Por un Nuevo País

Por un nuevo país, libre, igualitario, solidario, laico, pacifista, republicano, federal, sostenible, participativo
En las próximas elecciones generales del 20 de Diciembre nos jugamos mucho. Nos jugamos un Parlamento, la representación de la voluntad popular, que va a decidir sobre cosas muy importantes que afectarán a nuestras vidas. Sabemos que el voto es siempre una decisión importante, pero hoy, más que nunca, ha de ser un voto consciente.

Consciente de que los poderes económicos, esos que nunca se presentan a las elecciones, quieren que todo siga igual, que no haya voces que les digan que nos están robando, que exigimos derechos, que no toleramos un país corrupto, que vamos a luchar para que la crisis económica no la paguemos solo los trabajadores y las trabajadoras






Porque la crisis económica no ha terminado. Desde luego, no ha acabado para los cuatro millones de parados, ni para los más de 13 millones de personas en riesgo de pobreza, ni para los trabajadores que, aún trabajando, no pueden llegar a final de mes.

La crisis ha terminado para otros, para los que estos años de recortes y bajadas de salario les han hecho aún más ricos: los directivos del IBEX, los bancos y las familias más adineradas. Nunca hemos tenido tantos niveles de desigualdad en democracia. Y de eso van estas elecciones.

Este país necesita una candidatura valiente que se enfrente a los poderosos, que defiende lo que es público, lo que es de todos, que sabe cómo crear empleo, que defiende derechos, que propone derechos. Una candidatura hecha desde abajo, con primarias abiertas en las que todo el que ha querido ha podido votar a los candidatos y candidatas que mejor nos representan. Unas primarias democráticas cuyo resultado son personas que sueñan, quieren, proponen y luchan por un nuevo país. Un país de hombres y mujeres libres e iguales.

Un nuevo país para repartir de manera justa la riqueza que entre todos y todas generamos, que invierta en empleo de calidad, con salarios dignos, en el que el trabajo no sea un privilegio, sino un derecho.

Un país que apueste por un modelo productivo que no se base en bajos salarios, sino con inversiones públicas en sectores que creen riqueza de forma sostenible, con empresas públicas que recuperen el patrimonio perdido por las privatizaciones, para asegurar no volver a caer en manos de la especulación financiera.

Un país con educación y sanidad públicas, de calidad y universales; que entiende de que la vivienda es un derecho y lo garantiza. Un país cuya prioridad absoluta sea acabar con la pobreza y que no consienta, bajo ningún concepto, que haya malnutrición infantil; que se enfrente a los que quieren saquear nuestros recursos y privatizar nuestros servicios.

Un país con derechos para todos los que vivimos en él, vengamos de donde vengamos y en el que expresar tus ideas sea un valor. Un país sin mordazas, con justicia para todos y en el que no caben ni corrupciones, ni corruptos. Donde las mujeres y los hombres tengamos, de forma real, los mismos derechos; donde estemos orgullosos de nuestra diversidad.

Un país laico que garantice el ejercicio de la libertad de conciencia, derogando el Concordato, eliminando privilegios fiscales y suprimiendo las enseñanzas confesionales de los currículos educativos y el ámbito escolar. 

Un país con una Justicia digna de su nombre, esencial para la democracia. Que garantice su independencia y con la dotación de medios para una Justicia gratuita, rápida independiente, eficiente, sin tasas e igual para todos. Donde la justicia persiga y acabe con la corrupción inherente a nuestro actual sistema político y económico. 

Un país que quiere vivir en paz, que se opone a la guerra como forma de resolución de conflictos y que hace de la solidaridad y la cooperación su forma de relacionarse con el mundo.

Un país que ha demostrado sobradamente su madurez democrática y que quiere y sabe gobernarse a si mismo, con una nueva constitución “hecha por el pueblo y para el pueblo” que, a través de un proceso constituyente participativo, garantice derechos y decida de forma soberana todo lo que le afecta: desde la Jefatura del Estado al modelo de convivencia entre los pueblos y naciones que lo conforman. En ese proceso, proponemos una República, por mínimo democrático, y un Estado Federal, por ser el que mejor responde a las demandas de autogobierno.

Desde Unidad Popular-Izquierda Unida apostamos por un nuevo país. Un país libre, igualitario, solidario, laico, pacifista, republicano, federal, sostenible, participativo, con plena garantía de derechos sociales y una economía al servicio de la gente, con una justicia independiente y unas instituciones transparentes y dignas de merecer confianza.

Frente a los que quieren que algo cambie para que todo siga igual, pedimos el apoyo a las candidaturas de Unidad Popular, para trabajar juntos para hacer real el país que queremos, el país que merecemos. Un nuevo país.






Por un Nuevo País
  • Title : Por un Nuevo País
  • Posted by :
  • Date : 18.12.15
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top