Alfonso XIII: Un rey rico, frívolo y derrochador

Alfonso XIII. Un rey rico, frívolo y derrochador
El exilio de Alfonso XIII no fue tan penoso como nos habían contado. En 1931, el Monarca salió de España con el equivalente a 48 millones de euros. Los gastó en safaris, casas… y 10 años después sólo le quedaban 18. El libro de José María Zavala, El Patrimonio de los Borbones, desmonta el tópico del Rey viviendo de la caridad de los monárquicos. 





La escena ya se había repetido antes. Los camareros del Hotel París en Montecarlo ya están acostumbrados y apenas prestan atención al hombre levemente ebrio acodado en la barra del bar. Su presencia en el hotel monegasco es habitual. Tanto que el barman ha bautizado con su nombre -Alfonso XIII- un combinado de ginebra, dubonet y angostura. Su rostro de mejillas deprimidas, la mirada ojerosa, su inconfundible bigotito alfonsino. El antaño Rey de España podría narrar muchas historias: rememorar días de gloria, desfiles, ovaciones e incluso alguna victoria militar. Sin embargo, prefiere jactarse de haber quemado cerca de 200 fotografías de contenido erótico antes de salir del Palacio Real rumbo al exilio. La misma frivolidad que caracterizó su reinado.
El 14 de abril de 2011 se cumplieron 80 años desde que Alfonso XIII partiese rumbo al exilio. Apenas seis semanas antes, el 28 de febrero, se conmemoró el 70 aniversario de su muerte en Roma. En esos casi 10 años de exilio se forjó la leyenda de un Rey si no mendigo, sí forzado a la austeridad, y que pudo sobrevivir a su deposición gracias a los afectos (económicos) que le profesó su camarilla de acólitos monárquicos. 
Pero, ¿fue Alfonso XIII tan pobre como para no poder vivir sin el apoyo económico de sus fieles? El Patrimonio de los Borbones, el libro de José María Zavala, desmonta esta tesis que no sólo ha servido para ensalzar a un Rey que fue nefasto para España, sino también para justificar los excesos del actual Monarca, su nieto. Como repetían los popes juancarlistas: «Es necesario que el Rey tenga un capital… por lo que pueda pasar en España».
El libro «aspira a destruir en la medida de lo posible ese mito de rey menesteroso y necesitado, dado que éste dispuso del equivalente a 48 millones de euros actuales depositados en bancos de París y Londres». Una cifra no demasiado elevada si se compara con los bienes de otros monarcas europeos, como Leopoldo de Bélgica, pero que sí que se puede calificar de considerable. Durante la década que duró el exilio, la fortuna del Monarca (48 millones de euros) se redujo a la tercera parte, el equivalente a 18,5 millones de euros. Según el cuaderno particional de Alfonso XIII -al que Zavala ha tenido acceso-, 7,5 de los 18,5 millones se adjudicaron a Don Juan de Borbón, el padre del Rey Juan Carlos. El resto se repartiría entre sus tres hijos restantes. La cifra indicaría que Alfonso XIII gastó el equivalente a tres millones de euros anuales hasta su muerte. ¿Una cifra escandalosa?
SAFARIS EN SUDÁN

Durante el exilio, Don Alfonso de Borbón y su familia disfrutaron de una vida más o menos desahogada: la pensión de la desdichada Reina Victoria Eugenia (6.000 libras), hasta 11 residencias diferentes, estancias en hoteles de lujo, temporadas en Suiza, safaris en Sudán, coches, gastos de personal, las pomposas bodas de su prole… Por no hablar de sus aventuras en la Costa Azul, donde el Rey y otros compinches de correrías, como el actor Douglas Fairbanks, compartieron veladas de casino y otros placeres mundanos. ¿Con qué dinero?
El patrimonio privado de Alfonso XIII se fraguó desde su nacimiento hasta 1902. En esos 16 años recibió del Estado una asignación anual de 500.000 pesetas, que sumada a la herencia de su padre Alfonso XII (1.300.000 pesetas, equivalentes a 4,4 millones de euros actuales), hizo que la cuenta personal del monarca arrojase un saldo de nueve millones de pesetas (35,46 millones de euros de hoy). En los años sucesivos, hasta 1931,Alfonso XIII, se mostró como un hábil hombre de negocios, ya que logró triplicar esta cifra.
Habría que añadir la fortuna de la Reina Victoria Eugenia y la dotación a los príncipes e infantes de España, por lo que la suma total administrada por Alfonso XIII sería de 69 millones de pesetas (144 millones de euros de hoy). Además, compró dos caseríos en Ollo y Amasorraín (Hernani) y una finca destinada a la cría de caballos.
En 1931, el patrimonio superaba los 44 millones de pesetas (92,14 millones de euros actuales), según el desglose de sus cuentas presentado a las Cortes el 7 de diciembre de 1932, cuando se confiscaron sus bienes por enriquecimiento ilícito. Sin embargo, como su vida privada, la forja de la fortuna alfonsina no está exenta de sombras.
Esperpentos, como diría Valle Inclán: «Los españoles han echado al último de los borbones, no por Rey sino por ladrón». ¿Afirmación o exabrupto? Según un informe elevado al Tribunal Supremo el 6 de diciembre de 1933 por Mariano Luján, titular del juzgado número 10 de Madrid, se inició un proceso en el que se acusaba a, entre otros, el Rey y a su fiel Jacobo Stuart, duque de Alba de «lucrarse con apuestas cruzadas en las carreras de galgos» así como de un delito de estafa y malversación. 
En 1929 se creó el Club Deportivo Galguero español, una sociedad sin ánimo de lucro para fomentar el galgo español, por lo que el general Emilio Mola le otorgó la explotación exclusiva de las carreras de galgos y las apuestas mutuas. En realidad, el club deportivo derivaba los beneficios a la sociedad Liebre Mecánica y Stadium Metropolitano (en cuyo accionariado constaba el monarca representado por Carlos Mendoza).
Desde 1930 hasta la prohibición de las carreras apenas un año después, la camarilla encabezada por el marqués de Villabrágima, que había importado de Inglaterra los galgos más veloces, obtuvo un beneficio equivalente a 6,18 millones de euros y vendieron la sociedad al promotor Enrique Zimmermann, que pagó 12 millones de euros de hoy por el subarriendo del negocio. La querella, que incluía a Jacobo Stuart y a Alfonso XIII, se admitió a trámite pero tras la victoria de Franco se diluyó.
INFINITOS PALACIOS
Tras la muerte del dictador, el Conde de Barcelona vendió los Palacios de Miramar (San Sebastián), La Magdalena (Santander), Pedralbes (Barcelona), un inmueble en Madrid (Gran Vía 47), cotos en Ávila o la Isla de Cortegada en la Ría de Arousa (Pontevedra), propiedades que formaron parte de los bienes oficiales de Alfonso XIII que el régimen de Franco respetó, frente a los bienes que se consideraron Patrimonio Nacional.
Las ventas sumaron 300 millones de pesetas que Don Juan repartió entre sus hermanos. El resto de los hijos de Alfonso XIII y la triste Ena -don Jaime, doña Beatriz y doña Cristina- recibieron el equivalente a 2,15 millones. Del mismo modo, Don Juan sumó a su parte la venta de Villa Giralda (240 millones de escudos) y la Casa de Puerta de Hierro (2,6 millones), que a su muerte se repartirían sus hijos.
Puede decirse que las inversiones legales de Alfonso XIII fueron acertadas. El patrimonio alfonsino era como un gato bien alimentado al que sólo había que acariciar el lomo: el Rey estaba presente en los accionariados de Hispano-Suiza, Metro o Trasmediterránea, lo que demuestra que, al contrario de lo que entonces afirmó la «demagogia del momento», no colocó su fortuna en el extranjero, ni evadió capitales.
Aunque como escribe Zavala: «No es verdad que la Familia Real exiliada se hallase poco menos que en la indigencia y que viviera de la caridad ajena, como se ha sugerido siempre en los círculos monárquicos, tratando de preservar equivocadamente el buen nombre de Alfonso XIII y su descendencia.
Incluso Don Juan Carlos aseguró en cierta ocasión: “Cuando mi abuelo se fue de España en 1931, no tenía una fortuna lo que se dice importante. Por otro lado, que yo sepa, los Reyes nunca han tenido costumbre de llevarse la caja”». Sin embargo, como concluye el escritor, Don Juan Carlos no contaba con lo que su abuelo legó a su descendencia ilegítima. María Teresa y Leandro, los bastardos nacidos de sus amoríos con la actriz Carmen Ruiz Moragas, recibieron un millón de pesetas de 1931 en una cuenta de Suiza. Sin embargo, la rama Ruiz Moragas no fue la primera bastardía del Monarca, sino la tercera. En 1915 nació Roger de Vilmorín, hijo natural del Rey y Melanie de Dortán.
Poco después, el rijoso Soberano se entregó a los brazos de Beatrice Noon, una escocesa que dio clases de piano a sus hijos. En 1916 nació una niña que, dado que el Rey conservaba el ducado de Milán, fue bautizada Juana Alfonsa Milán, quien trató a su padre hasta su muerte, llevando, como escribe su biógrafo Ramón de Franch, «con garbo de princesa la ilegitimidad de su origen».
El primer hijo natural del Monarca fue admitido como propio por el marido de Melianie Dortán, Philippe de Vilmorín, un acaudalado francés que entre otras muchas propiedades era dueño del impresionante Castillo de Verrières. El Monarca lo trató hasta la muerte de su madre en 1937, pero nunca trató de asegurarle un futuro económico ya que Valmorín, el padre postizo, era uno de los hombres más ricos de Francia.
Juana Alfonsa Milán no tuvo la misma suerte que su hermanastro. Sin embargo, Zavala baraja la posibilidad de que los movimientos que el Monarca efectuó bajo el nombre Duque de Toledo en la sucursal madrileña del London County Westminster & Parr’s Bank estuvieran destinados a la manutención de la bastarda.
«¡Qué injusticia! Eso le podía haber pasado a cualquiera de nosotros». Eso es lo que, según recoge la escritora estadounidense Ana Loos, exclamó el Monarca cuando le contaron que su actor favorito, Fatty Arbuckle, había sido acusado de violación tras la muerte de una actriz a la que había penetrado con una botella. «No veía mucha cultura en un rey que quisiera asociarse con Fatty Arbuckle». Es evidente: los socios (ya fuesen en política o en finanzas) de Alfonso XIII nunca fueron demasiado recomendables.
Emilia Landaluce | Cronica | El Mundo
Alfonso XIII: Un rey rico, frívolo y derrochador
  • Title : Alfonso XIII: Un rey rico, frívolo y derrochador
  • Posted by :
  • Date : 14.1.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top