Ciudadanos: la estafa del cambio.

Ciudadanos: la estafa del cambio.
Si los 3'5 millones de votantes de Ciudadanos (C's) me pidiesen su opinión en una sola frase – ¡solo en una! – les diría, sin duda: “¡Cómo os han engañado!”

Y es que la gran mayoría se ha dejado llevar por esa dialéctica de corte progresista y propósito regeneracionista; una estética que mira hacia la renovación y sonríe a la nueva política. La sonrisa de Rivera prometía cambio, pero solo cambiarán sus promesas. El tiempo lo dirá.



Reflexionando sobre la formación naranja, vemos indicios de una estrategia de neutralización social; un proyecto de reconciliación entre la mayoría indignada y el mismo aparato político responsable de su deterioro económico. Un plan que, en definitiva, busca la contención de una fuerza capaz de transformar los ejes funcionales del sistema en favor de la soberanía del pueblo:

Y nuestra primera duda – ¡O más bien sospecha! – referida a las intenciones de C's nos surge cuando reflexionamos un poco sobre su repentina irrupción en la centralidad del tablero. Y es que, a partir de un análisis de secuencias muy simple, entendemos que detrás de un partido emergente siempre hay un proceso de gestación – ¡Olvidemos el mito de la generación espontánea! Así, pensar en PODEMOS y en las Mareas nos conduce al 15M y al vacío previo de representación estética en el marco de la ética progresista (no identificada en su totalidad con el PSOE e IU). Intuimos entonces una evolución instrumental al servicio del cambio político: desde la movilización social (iniciada en 2011) hasta su materialización en términos parlamentarios. Un fenómeno plenamente ciudadano, no vinculado a los poderes fácticos y constitucionales que articulan el núcleo funcional del sistema; plenamente favorable a la soberanía popular y las demandas mayoritarias. 

Y ahora nuestra duda: ¿Qué proceso de gestación respalda la irrupción de Ciudadanos? A priori, creeríamos – ¡Y la clave está en hacernos creer! – que es una expresión paralela de la nueva política; esto es, del 15M y el intento de regeneración. Y es que, viendo la propaganda electoral del partido, cualquiera se lo creería: las referencias al cambio social, la igualación con el método comunicativo de la nueva política y, sobre todo, el establecimiento de una dicotomía PODEMOS-Ciudadanos que, en términos de opinión pública, encasilla a ambas formaciones como el resultado de un mismo fenómeno social; el posterior a la crisis de 2008 y el 15M. 

¡Pero ahora encontramos las piezas que no encajan! Y es que, en este puzzle de líderes y lideresas tan atractivos/as, hay algo incoherente: su falta de identificación con el corazón de la nueva política. En otras palabras, si fueran fruto del mismo fenómeno social, hoy canalizado en PODEMOS y las Mareas, obligatoriamente se verían representados por el 15M – ¡Pero solo toman su método dialéctico! El proceso de gestación no es el mismo: C's no nace como consecuencia de los sucesos de 2011 – ¡No es una expresión paralela de la nueva política! Además, la formación es muy anterior y su respaldo de acción inicial es otro: la contención del nacionalismo catalán. 

Pero entonces...si su ascenso frenético no responde a la materialización política del 15M y la indignación ciudadana, ¿Cómo y por qué ha irrumpido en el tablero haciendo uso del rebufo de la nueva política? 

Para entender el “cómo”, pensemos en una premisa muy simple: si no es el resultado de un fenómeno social (como fue el 15M, el único en las últimas décadas), por descarte se tiene que vincular a los poderes fácticos o constitucionales del sistema. Tal vez, un consenso entre las esferas de poder (especialmente mediáticas y económicas) para un fin concreto: el impulso a nivel nacional de una formación poco conocida, con una directiva tan válida como ambiciosa, que toma como referencia dialéctica las nuevas formas de hacer política. Y piénsenlo: ¡De pronto, C's se cuela entre los titulares de los gigantes de la información (sin las críticas, casi difamatorias, que recibían PODEMOS y las Mareas)! Y no sin antes haber sido respaldado por las grandes entidades empresariales del IBEX35 y otras instituciones financieras...

Y ahora viene el “por qué”: ¿Qué pretende este fin consensuado desde el núcleo del sistema? Pues, muy posiblemente, reconducir la ética de la nueva política y hacer de la regeneración democrática un proceso meramente estético. Al fin y al cabo, se neutralizarían las demandas de cambio social; y se acabaría, de una vez por todas, con las consecuencias de la crisis de 2008 y los movimientos de indignación ciudadana. 

¡Y además, la nueva política se fragmentaría! Pues ahora, otra formación hace empleo de su dialéctica y busca apoyos entre el descontento ciudadano. Ya no es solo PODEMOS y las Mareas, pues se ha formado una dicotomía con otra formación de distinta naturaleza, pero con el mismo método dialéctico; ya no se ve con claridad la correlación de fuerzas: ya no es cambio social frente al aparato tradicional del sistema. ¡Y es que parte de ese aparato, paradójicamente, se ha disfrazado de cambio e intenta desviar los intentos reales de regeneración! 

Vean, si no, otra pieza que no encaja: los ejes programáticos de Ciudadanos están situados en el espectro de la derecha; son propuestas moderadas y de tinte liberal-conservador. ¿Nunca se han preguntado por qué durante la campaña se promovió una estética de corte progresista? ¿O por qué Rivera (antes de asumir la superación dialéctica del binomio izquierda-derecha, a imagen y semejanza de la nueva política) se decía de centro-izquierda? Relacionemos: si en parte el 15M fue el resultado de un vacío de representación estética del progresismo, C's se vende como progresista para buscar el apoyo de los simpatizantes de la nueva política – ¡Pero sin compartir sus ideas! – y poder así conducirlos hacia otro camino: el favorable al eje funcional del sistema. Y ya de paso, lo mencionado antes: enfrentar a los partidarios del cambio...¡Divide y vencerás! 

Pero sin duda, lo más triste de todo es la crueldad al jugar con la ilusión de millones de ciudadanos/as. Aquellos que han votado convencidos de contribuir a un proceso de regeneración democrática; convencidos de estar desafiando a los responsables del deterioro social y económico. ¡No se confundan! La nueva política no es la dicotomía PODEMOS-Ciudadanos; no es una “segunda transición” que busca un traspaso de poder y una renovación estética. 

La única dicotomía es la de la voz descontenta de muchos frente a los intentos de contención del sistema. Y es que en la reflexión encuentran su fin los disfraces. 

Javier González Sabín
Alternativa Republicana - Madrid




Ciudadanos: la estafa del cambio.
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top