Nuevas elecciones: 130 millones más y los mismos problemas posiblemente

Nuevas elecciones: 130 millones más y los mismos problemas posiblemente
Después de haber vivido una de las campañas electorales más intensas y participativas desde los inicios de la Transición, es con toda seguridad un fracaso que los resultados en las urnas no hagan posible un gobierno de cambio -tras el oscuro cuatrienio de don Mariano Rajoy en La Moncloa-, porque quienes están llamados a verificarlo se dejen llevar por intereses partidistas y no por el criterio expresado en las urnas por más de once millones de ciudadanos.





La secuela de ese fracaso se dejará notar sin duda en la participación del electorado. Bajará del 73,2 por ciento registrado el pasado 20 de diciembre, trayendo consigo, además, un decrecimiento notable del interés por la política, sensiblemente incrementado a lo largo de la pasada campaña electoral. Es lo que ocurre cuando sobre un país, tal como sucedió en Grecia por dos veces (2012 y 2015), se cierne un contexto de ingobernabilidad y las circunstancias sociales y económicas ahogan a una mayoría de la población. 

Esa apatía y escepticismo de los electores no sólo afectará a los dos grandes partidos que se han turnado en el gobierno de la nación, ya castigados en las urnas el 20-D, sino a aquellos que han propiciado unas nuevas expectativas en los métodos de hacer política. No creo por esto que, a menos que haya un acuerdo de confluencia con Izquierda Unidad/Unidad Popular, Podemos obtenga mucho mejor resultado en los nuevos comicios.

Quien peor lo va a tener -aparte de Ciudadanos, que dejará muchos de sus votos al Partido Popular- será el PSOE. La invitación al diálogo de Pablo Iglesias al sector sensato de este partido para realizar una alianza que lleve a una segunda transición, dejando al margen al que es proclive a un pacto con el PP, podría ser a la postre la tabla de salvación para que el Partido Socialista no desemboque en el negro porvenir que le cupo al PASOK en Grecia, con un 5 por ciento de votos tras las elecciones de 2015, como consecuencia de su pacto con la derecha en el gobierno de aquel país. 

Cabe esperar, también, que unas nuevas elecciones generales den como resultado algo muy parecido a lo que ahora tenemos, por lo que además de incrementar los gastos que ocasionan las urnas -130 millones de euros el 20-D-, tendremos los mismos problemas para formar gobierno.

Félix Población, periodista.

Nuevas elecciones: 130 millones más y los mismos problemas posiblemente
  • Title : Nuevas elecciones: 130 millones más y los mismos problemas posiblemente
  • Posted by :
  • Date : 5.1.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top