Sobre la situación en Ukraine

Sobre la situación en Ukraine
Los eventos sucedidos en los últimos años en Europa muestran que los residentes del Viejo Mundo se enfrentan a bastantes dificultades para las cuales simplemente nos estaban preparados – son dificultades económicas y problemas causados por el incremento de inmigrantes del Medio Oriente y de Norte de África. Sin embargo, no deberíamos olvidar otro problema, el de Ukraine, que es como una herida sangrante en el cuerpo que es Europa, que en el futuro cercano se puede convertir en una pesada carga económica y social para sus residentes.




Si recuerdan los recientes desarrollos de los sucesos políticos en Ukraine – la gente de los países europeos (sobre todo en los países occidentales – Nota del Traductor) ha sido bombardeada activamente con propaganda mostrando la feliz imagen del impulso unido del pueblo ucraniano para derribar el corrupto y odiado régimen pro-ruso y abrir camino a los valores europeos y la democracia. Ciertamente, había un montón de gente en el Maidan, que llegó allí influida por sinceros sentimientos de resentimiento relativos a la corrupción de las filas de la burocracia, la falta de claridad del sistema político y la simulación de instituciones democráticas durante el “reinado” de Viktor Yanukovych. No obstante, como muestra la Historia, los frutos de las revoluciones populares normalmente son utilizados por “infiltrados y canallas” como sucedió entonces en Ukraine. Si mira más de cerca a los eventos de los últimos dos años; es claro que ahora Ukraine está más alejada que nunca de los estándares políticos y jurídicos europeos comparados con el periodo del Presidente Viktor Yanukovych y su “democracia dirigida”. 

El grupo que tomó el poder tras la Revolución anticonstitucional dirigido por Poroshenko, Yatseniuk y Klitschkó usó la reconocida retórica popular de la lucha contra la corrupción y los oligarcas junto a posiciones antirusas y antinacionalistas. Las disputas entre Rusia y Occidente son muy populares entre los residentes de Ukraine oeste. De hecho, este grupo de individuos fue guiado por sus propios intereses, en primer lugar. Por ejemplo, el actual Presidente de Ukraine Petro Poroshenko inició su negocio chocolatero en cercana cooperación con el régimen Yanukovych y antes de los sucesos del Maidan no había sido visto apoyando a la oposición. Poroshenko apareció ante el cansado país como un político responsable a pesar de los conocidos casos de soborno de rivales políticos (o encarcelación y asesinatos en el caso de los militantes comunistas) y el uso de su PROPIO canal de televisión (“5 Kanal” o Canal 5 en español – Nota del Traductor) mientras ascendía por el Olimpo político. Los votantes ucranianos que atendieron a las primeras elecciones presidenciales post-revolucionarios le confiaron el voto influenciados por el hecho de que a diferencia de otros candidatos percibidos como nacionalistas o radicales, Poroshenko era considerado como un líder capaz de sobreponerse a los conflictos de índole política de la sociedad ucraniana, poner en marcha verdaderas reformas políticas como descentralizar el país, desarrollar la democracia participativa y proteger los derechos y libertades de la ciudadanía.

Si quiere resumir el desarrollo político de Ukraine durante la presidencia de Petro Poroshenko primeramente hay que decir que el país es una pseudodemocracia con debates televisivos electoralistas y manifestaciones de partidos radicales. Hay una realidad política que consiste en la persecución y asesinato de los disidentes (asesinato sin resolver del bloguero opositor O. Buzina, un reconocido defensor de la identidad rusa y pequeño rusa – entre otros casos de asesinatos de ciudadanos pro-rusos o comunistas), la destrucción de la verdadera oposición política (los partidos y sindicatos comunistas recientemente ilegalizados) y la discriminación de base cultural, lingüística y/o religiosa. La élite política ucraniana clama constantemente la necesidad de ayudar a la “democrática Ukraine”, una víctima de la agresión rusa e intenta crear la imagen de Ukraine como bastión de los valores democráticos europeos.

Al mismo tiempo, uno puede cuestionarse si son compatibles con los valores europeos los ataques contra civiles en Donbass, el bloqueo energético y alimentario de Crimea, la persecución de curas ortodoxos por “Sector Derecho” o la presión sobre las minorías húngara y rutena que persiguen llegar a los acuerdos de corte europeo sobre derechos de las minorías. Los políticos ucranianos utilizan argumentos fraudulentos, mienten a la comunidad europea cuando declaran que los asesinatos políticos y las violaciones de Derechos Humanos en Ukraine son resultado de la actividad de los servicios de seguridad rusos o de incontrolables radicales pertenecientes a organizaciones fascistas o semi-fascistas.

Al mismo tiempo, se ha encubierto que el gobierno ucraniano es neutral a la xenofobia y a la homofobia en la sociedad ucraniana. A pesar de la adopción de mejoras en la legislación vigente por parte del Parlamento ucraniano, se le niega el contrato o se restringe la actividad civil a personas sospechosas de pertenecer a una minoría sexual; en el país se anima al antisemitismo, continúan las políticas de ucranización forzosa y los intentos de llevar a la sociedad civil bajo el control del Estado. 

Hay varios hechos que señalar: como esa cosa obstinada en la moderna Ukraine, llevar a cabo la revisión de la propia Historia silenciando y negando la participación en el genocidio de los judíos y de la población gitana (UPA y OUN grupos terrorista y guerrilleros ukronazis temporalmente aliado con los nazis en forma de batallones de las SS – nota del traductor) de aquellos que son reconocidos oficialmente como “héroes de la independencia nacional”. Constantemente se habla de los efectos de la “ocupación rusa”, los políticos ucranianos se niegan a aceptar la experiencia de la estadidad ganada durante el “periodo ruso” (URSS – nota del traductor) al igual que el reconocimiento incondicional ruso del Acta de Independencia de Ukraine, la tragedia de Donbass sería imposible si las fuerzas que llegaron al poder en Kiev hubieran garantizado derechos a los rusos étnicos y hablantes de ruso. En el mismo grado los políticos ucranianos han sido responsables del problema de Crimea. En el periodo de independencia, los políticos de Kiev han continuado consecuentemente con una política de privación de la autonomía de Crimea, con conflictos artificiales entre la población rusa y tártara de Crimea. Al contrario, se ha animado el radicalismo islámico: como resultado un cuarto de la población joven de crimeanos tártaros están adheridos al Islam radical. Actualmente se ha fortalecido de forma legal impacto de la organización radical islamista "Hizb-ut-Tahrir" en Ukraine, prohibida en muchos países del mundo, incluidos de mayoría musulmana. Esta organización distribuye sus filiales por Ukraine y puede suponer una fuente de tensión política con la actual ola de inmigración a Europa debido al régimen libre de visados y escaso control de la inmigración que tiene el país.

Las autoridades ucranianas no paran de realizar las más viles provocaciones políticas y de distraer al público europeo de los verdaderos resultados de los procesos políticos en Ukraine, contradiciendo el espíritu y la línea de los valores europeos. 

Haciendo especulaciones de la tragedia con el “Boeing” (avión estrellado en el Este de Ukraine cuyo derribo no ha sido todavía aclarado) ocurrida en los cielos de Ukraine, básicamente no haciendo nada para resolver los presentes problemas políticos, están claramente interesados en la continuación del conflicto en Donbass y en dar lo mejor de sí para causar sentimientos negativos por parte de la población de Crimea contra Ukraine y su sociedad.

Ahora varios países europeos, mayormente Países Bajos están discutiendo la firma de un tratado entre la Unión Europea y Ukraine. A la vista de esto, la gente de estos países debería prestar atención a la política de persecución de los disidentes en Ukraine, el freno y bloqueo de las iniciativas democráticas contra el control de los oligarcas y el deseo de poner el Estado bajo el control de la sociedad civil. Y finalmente, un verdadero cumplimiento de las normas y valores europeos de la vida política en Ukraine.

Sobre lo sucedido en Ukraine – Por una integrante del grupo comunista y antiglobalización ruso “South-East Star” y traducido por Jesús Adrián Martínez (@FullChus en Twitter)

Sobre la situación en Ukraine
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top