Ha sido el "parto de los montes" y lo saben

Ha sido el "parto de los montes" y lo saben
La firma del acuerdo entre Pedro Sánchez en nombre del PSOE y de Albert Rivera por Ciudadanos para la investidura, ha resultado ser como la fábula del «parto de los montes». Tantos días negociando entre los unos y los otros, a cuatro, a tres y a dos bandas «rugiendo» como «el monte» para dar a luz un acuerdo anunciado de progreso y de izquierdas, y ha resultado ser un ratón azul, que no va a tener la oportunidad de seguir adelante, después del día en el que se produzca la segunda votación.




Por mucho que Pedro Sánchez diga —más para consumo interno que otra cosa— que el pacto es de izquierdas y de progreso, miente y lo sabe. El acuerdo no deroga la reforma laboral, niega la sanidad universal a los inmigrantes sin papeles, no sube el IRPF a las rentas más altas, aprueba un complemento salarial fomentando salarios más bajos, abarata el coste del despido, y no desaparecerán las diputaciones provinciales, si es que realmente es necesario. Este acuerdo, podrá ser reformista, pero en ningún caso progresista y de izquierdas. El PSOE ha aceptado todas las propuestas en materia laboral y económico, por lo que es un pacto de centro-derecha, de tinte neoliberal.

Y no es solo mi opinión la que dice que el acuerdo no recoge determinadas propuestas, como la derogación de la ley Wert o la «ley mordaza». Es el propio Albert Rivera quien contradice a Pedro Sánchez y niega que el pacto incluya la derogación de la reforma laboral del PP. Ha justificado su apoyo a Sánchez porque es el candidato que ha propuesto el rey y porque en el acuerdo se recogen una buena parte de las propuestas de Ciudadanos. Rivera llega a decir que el acuerdo incluye medidas con las que el PP podría estar de acuerdo como la defensa de la unidad de España, la no celebración de un referéndum de autodeterminación, la defensa de la estabilidad presupuestaria y otras de índole económica. Y si Ciudadanos y el PP están de acuerdo, bajo ningún concepto ni idea puede ser de izquierdas, sino muy de derechas; y en el PSOE lo saben.

Tan grande es el despropósito, que saltan las contradicciones en la valoración del pacto según las hagan unos u otros. La manipulación se ha dejado ver en la presentación de las medidas en las páginas Web del PSOE y Ciudadanos, que mostraban el supuesto documento diciendo cosas distintas. Ya han subsanado el despropósito, aunque tenemos dudas de cuál es en definitiva la buena redacción.

Pedro habla de «derogación» de la reforma laboral del PP y la «ley mordaza», mientras que Albert lo niega. Desde el PSOE insisten en que la eliminación de los «aspectos más nocivos» de la legislación del PP, supone «de facto» una derogación. Desde Ciudadanos niegan que suponga una derogación puesto que no figura en el texto. En lo relativo a la «ley mordaza», el PSOE sostiene que el acuerdo recoge una derogación de hecho, al retirar los puntos que han recurrido ante el Tribunal Constitucional, además de todo lo que signifique restricción de los derechos de los ciudadanos. Rivera argumenta que no hay ninguna derogación en el texto. En fin, ¿a quién creer?

A parte de estos y otros renuncios, mentiras declaradas y manipulaciones descaradas, un acuerdo en el que Ciudadanos dice que recoge el 80% de sus propuestas, en ningún caso puede ser de izquierdas. Ciudadanos es tan de derechas, como que del PP proceden sus votantes. Rivera, con su peculiar prisa por hacer y decir, ya está en el escenario del fracaso de Sánchez y ha quedado con el PP para después del 5 de marzo. Dice no importarle con quien pactar: «si el rey de España propone otro candidato me sentaré con él para buscar puntos comunes». Probablemente el PSOE ha admitido las propuestas de Ciudadanos, que son de derechas, porque los socialistas Pedro Sánchez, Cesar Luena, Antonio Hernando, Oscar López, Jordi Sevilla y todo su equipo, tengan perdida y olvidada la referencia ideológica. Del despropósito al desatino.

Es un insulto a la inteligencia escuchar como Pedro Sánchez avisa a los suyos y a los diputados de Podemos, Compromís e Izquierda Unida, de que quien vote 'no' a su investidura estará votando 'sí' a la continuidad de Rajoy. Se defiende diciendo que el PSOE ha sido «coherente» en los últimos dos meses, con el mensaje que dieron los españoles en las urnas y con la «hoja de ruta» que se marcó. Insiste sobre Podemos: «Son tan de izquierdas, que son capaces de votar en contra de un candidato del PSOE para que siga gobernando el PP». Entiendo su rabia y frustración, como también su pérdida de coherencia con lo que dice representar, que ya no lo representa ni su partido.

Unión Socialistas manifiesta que el acuerdo entre el «dirigente socioliberal del PSOE y el partido ultra-liberalCiudadanos», es un grave error y una gran decepción para las amplias capas de las clases populares, que han apoyado con su voto un acuerdo de progreso y de cambio. El acuerdo deja al PSOE en una difícil situación y vuelve a defraudar a un electorado de izquierdas. Entienden que el acuerdo con Ciudadanos no recoge las aspiraciones del pueblo en lucha, por derogar las reformas laborales y los recortes en materias educativas y de igualdad, así como por la restauración de las libertades democráticas. La organización llama a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas de progreso y se sitúen con las justas reclamaciones de los pobres, las mujeres, la clase obrera y los jóvenes sin futuro. Aboga por la revocación del acuerdo y por un pacto constituyente, de cambio real e independiente de los poderes financieros.

Desde la corriente Izquierda Socialista, las opciones que recoge el acuerdo con Ciudadanos, aunque algunas positivas, resultan insuficientes, atendiendo al giro que la izquierda demanda. «Se desdibujan contenidos, dotándolos de una ambigüedad especialmentepreocupante en aspectos laborales y fiscales». Para la corriente socialista, en ningún momento queda explícita una derogación efectiva de la reforma laboral del PP, con sus funestos resultados para la clase trabajadora; tampoco se restablecen las indemnizaciones por despido previas a la reforma, y por el contrario se introduce el contrato estable y progresivo, rechazado por prestigiosos economistas de izquierdas, por ser una manera encubierta de llamar contrato indefinido a lo que en realidad es un abaratamiento encubierto de los costes de despido.

Es un acuerdo moldeable a quién lo interpreta, según la audiencia a quien se dirija. Lo de la supresión de las diputaciones es un ejemplo. Del van a desaparecer al van a cambiar de nombre o es necesario «modernizarlas», por la presión contraria de los «barones». En cuanto a la reforma de la Constitución, se omite que es imposible llevarla a cabo, por la posición contraria del PP y su mayoría en el Senado. Tampoco queda explícito la derogación de la LOMCE ni de la ley Mordaza o la apuesta decidida por la sanidad universal. Se oponen a un referéndum en Catalunya, sin dar solución a la cuestión, revelando una falta de responsabilidad y de sentido de Estado. La Chacón sale ahora diciendo que «En aquest acord també hi ha un referèndum per #Catalunya després d reforma d Constitució». ¡Váyanse, déjennos tranquilos y no confundan más!

Poco satisfechos tienen que estar los dirigentes de la calle Ferraz sobre los resultados de su particular consulta a la militancia, por mucho que Pedro Sánchez se sienta orgulloso y diga que «el cambio está más cerca». En el seno de su partido, políticamente, ante los barones territoriales, es un cadáver andante. Poco más de setenta y cuatro mil afiliados, (39,17%) de los 189.256 del censo, han dicho SI a la dichosa pregunta, que no vamos a entrar a valorar su texto, porque es un elogio a la indecente generalidad, para confundir la realidad. Los 74.146 militantes que han dado validez al pacto con la derecha, se han alejado de la izquierda ideológica. El PSOE ha dado la espalda a Las Mareas, que han contado con el apoyo de miles de ciudadanos y numerosos colectivos sociales, que han clamado en la calle contra el pacto porque «PSOE-Ciudadanos, primos hermanos» y gobierne quien gobierne, los derechos se defienden.

Pedro Sánchez tiene todavía otra batalla por delante: conseguir que el Comité Federal diga 'sí' al acuerdo; porque según el barómetro del Instituto Invimark para La Sexta, la mayoría de los encuestados (62,3%) valora negativamente el acuerdo con Ciudadanos, frente al 31% que lo valora como positivo. El pacto no gusta al 64,2% de los votantes del PSOE y un 84% de los de Ciudadanos lo valora positivamente. El 63,6% de los encuestados creen que el pacto perjudica al PSOE y en general, los votantes de todos los partidos consideran que beneficia principalmente a los de Albert Rivera. Reman contra corriente, contra sus propios intereses y su propio destino.

Hemos luchando los últimos cuatro años, contra los recortes sociales, económicos y las restricciones en derechos y libertades, como para que ahora los acuerdos PSOE–Ciudadanos, mantengan los recortes y sólo maticen las mordazas. Un pacto de progreso y de izquierdas, debe pretender mejorar la situación de las clases populares, para transformar la realidad injusta en la que viven. Un pacto de izquierdas es de progreso si apuesta por la libertad, la justicia social, la igualdad y la solidaridad; un instrumento para la vida digna y la decencia. Sin concesiones, sin atajos, sin cambalaches, porque no es una estrategia sino un compromiso, alejado de los partidos de la derecha.

El PSOE ha mostrado su cara ideológica y Pedro Sánchez ha dado su talla política al pactar con la derecha que representa Ciudadanos. Definitivamente no es un pacto ni de progreso ni de izquierdas. Muchos han podido olvidar que ser socialista es una actitud en todos los ámbitos de la vida y mucho más cuando se quiere acceder al gobierno; desde las propuestas electorales, los acuerdos de investidura y en la ejecución de las políticas. No vale acceder al poder a «cualquier precio».

Víctor Arrogante

En Twitter @caval100
Ha sido el "parto de los montes" y lo saben
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top