La cobardía del PSOE, responsabilidad exclusiva del PSOE

Juan Carlos Monedero
El viejo PSOE, evidentemente por la arrogancia que daba la certeza del turnismo, tenía maneras de vieja gloria y no iba mendigando por las esquinas que le hablaran de usted ni exigía a los plebeyos que se quitaran el sombrero a su paso. El nuevo PSOE, dirigido por jóvenes que no han hecho otra cosa en su vida que vivir de ser burócratas de partido, pretenden haber heredado ese privilegio y gritan como monarcas destronados de casas reales centenarias ¡A mí se me respeta! ¡Tengo sangre real! ¡Soy la máxima autoridad de un partido de cien años!





Pero en política, el respeto se lo gana uno, y no es un gran pedigrí ser un profundo miedo tembloroso y pretender solventarlo viniendo a decir que vas a renovar tu partido cuando durante los últimos veinte años no has hecho otra cosa que gestionar, urdir o aplaudir las políticas que junto con el PP han llevado a España al actual callejón sin salida.

El 15M no pidió permiso para decirle al turnismo que no nos representaba, de la misma manera que Podemos no pidió permiso para presentarse a las europeas, salir con bien del adelanto electoral andaluz, lidiar sin tener el partido consolidado con las elecciones municipales y autonónicas, ser honestos hasta la médula en las elecciones catalanas donde sólo servía alinearse en el choque de trenes y, finalmente, sacar 65 diputados en las elecciones generales sin pedir ni un euro a los bancos. Podemos nació porque hay millones de españoles hasta las narices de la podredumbre de la política española, de la Gürtel y la Púnica, de la cobertura a los Pujol y Convergencia, de los ERES y los cursos de formación, de la resignación ante los mandatos de unos mafiosos centroeuropeos, de las escandalosas cifras de paro, de nuestros jóvenes emigrados, de las pensiones de miseria, de los 13 millones en riesgo de pobreza y de la pérdida de soberanía de nuestro país, que volvemos a parecer una colonia que empieza en los Pirineos.

Algunos nos estamos cansando de este juego táctico donde nadie, salvo Podemos, ha puesto las cartas sobre la mesa desde el primer momento. Todos andan mareando las fichas en un juego macabro donde primero buscan salvarse personalmente, luego dejar en un lugar cómodo a su partido -porque lo viven como su refugio- y después, si queda algo, ya pensarán en España, que al fin y al cabo es un país recio con un solar firme y el que venga que arree. El PSOE, que ha obtenido el peor resultado de su historia, cree que va a lavar toda su miseria en este juego de la silla donde hablando con unos y con otros cree que va a engañar a los españoles intentando dejar fuera de juego a Podemos y, encima, echándole la culpa. Llevamos unas semanas de declaraciones tácticas en los medios, de requiebros y caídas de ojos, de estiramientos de la Constitución que han puesto en una difícil situación al monarca, de líneas rojas que se desvanecen, de declaraciones de amor donde ayer había devoluciones airadas del rosario de mi madre, de promesas de reforma constitucional donde ayer había camisas rasgadas sólo con pensarlo. Y la ciudadanía mirando y pensando ¿es que estos no van a ser capaces de dejar de marear la perdiz? Si la vieja política sigue con esta comedia de enredo, hay que decir basta.

Sánchez, uno de los doce del patíbulo, anda en su misión suicida no sabiendo si le tiene más miedo al PP, a Podemos o los matarifes de su partido. Dicen que ahora han puesto un poco de calma en la interna, como si los odios del PSOE no traspasaran fronteras y generaciones. Siguen odiando barones y baronesas a Sánchez, pero se han dado cuenta de que ejecutarlo en la plaza pública como venían haciendo es pegarse un tiro en el pie. Pero que quieren su cabeza, la quieren. Precisamente porque Sánchez sigue jugando a seis barajas y no es de fiar. Y en eso igual tienen razón. Y aún hay gente que dice ¡Qué bien está haciéndolo Sánchez que ha sacado un poker de seis ases! La vieja política cuando regresa en rostros renovados, más que farsa se convierte en comedia bufa representada en un vertedero. Y si este país vuelve a cansarse, mala cosa, porque detrás sólo viene decepción.

Sánchez, que tiene si no los días los meses contados si depende de su partido, sólo tiene una tabla de salvación: pactar un gobierno de cambio que le permita a Europa cambiar el rumbo. O correrá la suerte de Zapatero. Ya hemos visto que obligar a Grecia a seguir la senda de la austeridad sólo ha servido para que regrese a la recesión. ¿Quiere el PSOE consolidar el cambio del contrato social en Europa y seguir colaborando en el vaciamiento de nuestra democracia o está dispuesto a tener un poco de coraje? Porque desde Olof Palme no se recuerda un poco de valor en la socialdemocracia europea. ¿Prefiere Sánchez ser el hombre que inauguró en España la gran coalición entre el PSOE y la derecha antes que ser quien intente recuperar el socialismo de la socialdemocracia?

Pactar con Ciudadanos es cómodo para la parte asustada de Sánchez. Es lo que le piden los barones. Es la orden del Ibex 35. Le gusta al Rey y le gusta a Merkel y a Schäuble. Y también a la ciudadanía que ha votado Ciudadanos y PP. Lo ven como un mal menor que dejará las cosas prácticamente en donde están. Desgraciadamente significa para nuestro pueblo una condena: aguantad que aún viene lo más fuerte. Puede encontrar una coartada que oculte ese contorno de Gran Coalición en algún grupo minoritario (¿otra vez el nacionalismo como chantaje y no como identidad de un pueblo?) e incluso, como vienen anunciando, en Izquierda Unida (¿Izquierda Unida apoyando un gobierno del PSOE con Ciudadanos? Me gustaría que ese papelón lo hiciera otra persona que no fuera Alberto Garzón, pero es muy difícil meterse a opinar en la vida de pareja de los demás, sobre todo cuando el amor y el odio caminan por el mismo precipicio).

Es la hora de la gente. No basta decir: he votado, arreglaoslas vosotros. Si volvemos a desentendernos, volverán las oscuras golondrinas. Todo aquello contra lo que protestamos está uniéndose para lograr que nada cambie. Los partidos de la vieja política están llenos de taras y de cobardía. Y el poder, como estamos viendo en Valencia y en Madrid, no va a soportar que levantemos las alfombras. Hay que recordarles que queremos un gobierno de cambio. Que nos estamos jugando un par de décadas de retrocesos. Y que ese cambio solamente puede venir de la mano de un gobierno del PSOE, de Podemos y las confluencias y de Unidad Popular, comprometidos todos con un programa de transformación de nuestro país que cambie el rumbo que nos ha llevado a esta sima. Es hora de que asumamos los retos que se nos han hurtado en estos últimos decenios. Que solventemos las cuestiones territoriales para que dejen de distraernos, que opinemos qué relación queremos con Europa, que regeneremos la vida política y que hagamos saber qué tipo de derechos sociales exigimos. Quieren volver a darnos gato por liebre. Hacen su trabajo. Pero nos toca hacer el nuestro. Los pueblos merecen los gobiernos que tienen mucho más que tienen los gobiernos que merecen.

Juan Carlos Monedero

 La cobardía del PSOE, responsabilidad exclusiva del PSOE
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top