El futuro del pasado: ¿Podrá Podemos? ¿Terminará como IU?

El futuro del pasado: ¿Podrá Podemos? ¿Terminará como IU?
Para Julio Anguita, profeta de la otra España,

de la vencida y nunca derrotada,
la que renace cada día.

Manolo Monereo

Fue hace dos días. Me llamó un viejo dirigente de Izquierda Unida. Estaba muy preocupado y me hacía preguntas con mucho dramatismo: ¿romperán Podemos como hicieron con IU? ¿Demolerán a Pablo como hicieron con Julio? ¿Aguantará Podemos? No eran preguntas fáciles y exigían una reflexión serena y a la vez, radical. En ese momento no tenía ni las ideas claras ni la tranquilidad de espíritu suficiente. El ataque es alevoso, cruel y casi unánime y provoca tal indignación que me impedía la respuesta en ese momento.




Quisiera comenzar con una afirmación rotunda y clara: el principal problema de España, desde hace dos siglos, son sus clases dirigentes, la sólida, maciza oligarquía económico-financiera y patrimonial que ha mandado en ella sin ningún tipo de miramientos humanos, políticos y sin proyecto alguno de país. Sin esto no es posible entender lo que está pasando en nuestra patria. Un largo período histórico de guerras civiles, golpes de Estado y dictaduras, la derrota permanente de los proyectos de modernización y democratización del país, nos han marcado como pueblo y como Estado. Cada crisis de los poderes dominantes ha sido seguida por la correspondiente restauración monárquica impuesta—esto es decisivo— por la fuerza de las armas al servicio de unas clases dirigentes políticamente subalternas y económicamente dependientes de los centros de poder de las grandes potencias europeas.

Es bueno empezar por la Historia cuando, como ahora, vivimos una crisis de régimen que, de nuevo, se intenta saldar con una enésima restauración borbónica y con nuestra progresiva conversión en la periferia de una Europa alemana del euro. Lo que está en juego es España, su modelo productivo, sus derechos sociales y laborales, sus libertades reales y concretas. Como siempre, los poderes económicamente dominantes y su clase política aceptan un nuevo orden que nos condena al subdesarrollo y nos convierte en un protectorado igual que al resto de los países del Sur.

Cuando se habla de Podemos, de sus supuestas crisis, hay que entender que la batalla no está en el interior de Podemos. La batalla es Podemos, mejor dicho, liquidar a Podemos, romper a su núcleo dirigente, demoler a su secretario general, restarle votos y protagonismo político-social. Y todo esto, ¿por qué? Si miramos el mapa político, es evidente; si no existiera Podemos, sus confluencias y la esperanza social depositada en ellos, la restauración ya hubiese vencido. Estaríamos en el escenario que hemos conocido durante 30 años: bipartidismo, sucesiones pactadas y búsqueda, más o menos necesaria, de partidos satélites que acompañaran a las dos fuerzas monárquicas dominantes.

Si atacan con la fiereza que lo hacen es porque Podemos les hace daño, porque se convierte en un obstáculo para los poderosos, porque genera confianza, seguridad, entusiasmo y esperanza en los “comunes y corrientes”. La palabra clave es la autodeterminación de las personas, de los hombres y mujeres que dicen basta y se constituyen en un (contra-) poder de hecho. Este es el impulso que llega desde el 15M, de las Mareas, de las luchas sociales y sindicales que se han ido concretando, mutando, cambiando el mundo de eso que hoy conocemos como Podemos.

La comparación con IU puede dar pistas de lo que está pasando hoy. Se tiende a olvidar que la Izquierda Unida de Anguita fue una enorme innovación política antes, mucho antes, de la caída del Muro. Innovación en las formas y en los contenidos, en la propuesta y en la estrategia y en su enorme capacidad de organizar alianzas sociales. La primera novedad fue radical y diré que casi absoluta: IU no era una fuerza satélite, bisagra y subalterna del PSOE. La segunda, era más audaz, pretendía ser alternativa al partido de Felipe González, es decir, a una socialdemocracia neoliberal, aliada estratégica de los poderes económicos, mezclada con la corrupción y ligada al terrorismo de Estado. La tercera novedad fue la construcción de una fuerza—un movimiento político y social— alternativa a la política y a las formas de hacer política dominantes. Por último, un tipo de organización capaz de realizar en su seno una síntesis entre las viejas tradiciones socialistas —en un sentido amplio— y los nuevos movimientos emancipatorios; y todo ello concretado y fundado en un programa común colectivamente elaborado.

Como se ve, hay similitudes más que evidentes con el proyecto de Podemos. Lo que más preocupaba y preocupa a mi viejo amigo de IU son las “otras” similitudes. La fundamental, el ataque sistemático contra la dirección de IU y especialmente, contra Julio Anguita. Aquí se inaugura el “psico-social” (ver La trama: un psico-social interminable sobre Podemos) que se aplica ahora a Podemos. El PSOE de PRISA, con todo el inmenso poder que tenía en ese momento, puso en pie una estrategia con objetivos claros y precisos que buscaba, como fin último, impedir que IU se convirtiera en una fuerza determinante en la vida política española. Eso se consiguió.

La clave de la estrategia era propiciar la división interna de la organización y laconstrucción de una oposición al secretario general y a la mayoría de la organización. El objetivo fue convertirla en la otra cara en todas las noticias que tenían que ver con IU. El marco cognitivo que se pretendía crear tenía tres elementos anudados entre sí: 1) un secretario general rígido, prepotente y, era lo fundamental, desfasado en el espacio y en el tiempo; 2) una oposición interna moderna, dialogante, responsable, capaz de situarse bien en la España que audazmente construía Felipe González; y 3) era la clave, crear la imagen —mil veces repetida— de una organización en crisis, sin futuro e incapaz de construirse como alternativa mayoritaria en la sociedad.

Creo que esto no va a ocurrir con Podemos. El país ha cambiado y detrás del partido que dirige Pablo Iglesias hay un movimiento social, político y cultural muy amplio, mucho más de lo que fue la IU de Julio Anguita. El ciclo económico lleva a una etapa de deflación o estancamiento (lo que he llamado la recuperación regresiva) que consolida un modelo social basado en altas tasas de desempleo, en la precariedad y bajos salarios, en la desigualdad y el retroceso de los derechos sociales, laborales y sindicales. A diferencia de la fase actual, en la época de la IU de Anguita el ciclo económico desembocó en una de las etapas más largas de crecimiento y generó un nuevo consenso social que duró más de diez años.

El PSOE es hoy un proyecto históricamente agotado en un sentido muy preciso: no tiene una propuesta alternativa de país, no es capaz de vertebrarlo territorialmente, sus alianzas sociales son muy débiles y su poder se basa en ser un obstáculo para impedir el ascenso de Podemos.

Los medios, hasta este momento, tampoco son lo que eran antes. El control de los grupos de poder económico se ha hecho mucho más estricto y la libertad de prensa es apenas hoy una libertad de empresa que tiende inexorablemente al oligopolio. Marcan la agenda pero ya no son capaces de controlar toda la información y las redes sociales les quitan un poder que, en muchos sentidos, hoy está en disputa. Nada será igual que antes y el frente de la guerrilla comunicativa—no sé por cuanto tiempo— da nuevas capacidades para las fuerzas que luchan por la transformación social.

Cuando se habla de los conflictos en el interior de Podemos —comparándolos con los de IU— lo que me sorprende es que no haya más y más fuertes. Es un movimiento que se autoconstruye en un largo ciclo electoral, que supera sin grandes crisis la elaboración de listas europeas, autonómicas, municipales, generales y, sobre todo, que realiza políticas extremadamente audaces de alianzas con fuerzas nacionalistas de izquierdas y movimientos sociales sólidamente implantados en esa pluralidad que llamamos España. Todo ello realizado en un contexto de una agresión permanente de los medios y de los grupos de poder económicos.

Lo decisivo del psico-social de estos días es romper al núcleo dirigente de la organización. No será fácil. Lo que hay en Podemos son diversas culturas políticas, tradiciones diferenciadas y una riquísima experiencia social. Podemos es un proyecto en permanente definición y con acuerdos muy sólidos en cuanto el tipo de país a construir. La pluralidad es la garantía de su éxito, no un obstáculo a suprimir. Poner en cuestión esto, comparado con la vida “democrática” de las demás organizaciones políticas es, cuando menos, patético.

Pronto se verá que Podemos va a ganar también esta batalla. Se equivocan en la brutalidad y en el carácter masivo del ataque. Costes seguramente habrá, pero habrá también recuperación. Hay una nueva conciencia democrática en el país, más culta, más sofisticada y con una presencia social más fuerte. Ahora ya no es tan fácil engañar como antes. Con Podemos, seamos o no de esta formación política, nos jugamos la cualidad y calidad de nuestra democracia, el poder de los que no tienen poder y nuestros derechos y libertades.

Resumiendo, Podemos ha sido obligada a atrincherarse en un lugar, en un espacio tiempo que no controla y que permite ser bombardeado permanentemente. Como diría Passolini, en el palacio no hay vida para las clases subalternas y para los movimientos emancipatorios. Las negociaciones, los interminables juegos de estrategia, la política como espectáculo se convierte en una guerra de trincheras y de enfangamiento para Podemos. Es como una obra de teatro donde las gentes, nuestro pueblo, mira embobado y pasivo lo que hacen los que mandan. Cada día una sucesión de noticias peores que el día anterior y la gente preguntándose qué queda de la política verdadera, de la política que afecta a las mayorías sociales, a sus libertades y derechos. Enfangados.

No es verdad aquello que decía Alfonso Guerra, ni siquiera para el PSOE de la época. Me refiero a eso de que “un minuto de televisión vale más que mil mítines”. Son cosas diferentes y se pueden complementar y hoy, con las redes sociales, mucho más. Ayer, como hoy, un movimiento emancipatorio necesita la participación activa de una parte sustancial de la sociedad, una organización porosa y sólidamente insertada en las clases trabajadoras en un sentido amplio, con relaciones profundas con la intelectualidad crítica del país y con una enorme capacidad alternativa desde un punto de vista político cultural. Hace falta volver a un discurso-proyecto, salir del enfangamiento y volver a movilizar a las gentes que miran y no comprenden. En definitiva, Podemos debe demostrar que puede y que su recurso más preciado es el consenso y el apoyo de los “comunes y corrientes”.

Manolo Monereo

Fuente: Cuarto Poder
El futuro del pasado: ¿Podrá Podemos? ¿Terminará como IU?
  • Title : El futuro del pasado: ¿Podrá Podemos? ¿Terminará como IU?
  • Posted by :
  • Date : 24.3.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top