Frenando a Podemos para una gran coalición

Frenando a Podemos para una gran coalición
Los principios tienen un precio; venderlos al mejor postor siempre es más barato que defenderlos. PODEMOS vuelve a ser el foco de atención mediática - ¡Nada nuevo! La actualidad se vuelca en las dimisiones en el Consejo Ciudadano de la CAM. ¡Las noticias ya no se miden por su relevancia, ni mucho menos por su veracidad! En este puzzle de información incoherente, la prensa insiste en forzar las piezas que no encajan. Atrás queda la época en la que ser periodista suponía un riesgo; en la que había algo más que titulares basados en el Twitter de cargos públicos y en la apariencia física de los actores políticos. ¡Encontrar la verdad ya no es el fin de los medios! Ahora, la realidad es un instrumento para condicionar la opinión pública; todo vale con tal de condicionar la opinión pública. Mantenemos, al fin y al cabo, un aparato mediático al servicio del interés político y económico de unos pocos. 





Y otra vez le toca a PODEMOS. Pero me pregunto: ¿Qué hemos hecho bien esta vez para vernos de nuevo en el ojo del huracán mediático? Pues posiblemente, no les habrá gustado nuestra negativa a un gobierno de PSOE y C's. Es normal, hemos vuelto a poner en jaque la estabilidad de los núcleos del poder. Para algunos, el cambio debe de ser un simple proceso de renovación estética: “Cambien las siglas, las caras; cambien incluso el cuerpo de los poderes públicos...pero nunca cuestionen las directrices financieras y empresariales”. Y las hemos vuelto a cuestionar: está dentro de la naturaleza de la nueva política. 

En realidad, siempre las hemos cuestionado. Al principio, la contención del cambio se limitó a la persecución mediática; en asociarlo al caos y la realidad social de otros países. Luego, se impulsó la irrupción de C's, un PODEMOS de la derecha para equilibrar el tablero y neutralizar la renovación democrática. Y gracias al equilibrio entre nuevas formaciones, los partidos convencionales tuvieron margen para renovarse y hacer del cambio su principal arma dialéctica. Pero más de uno llevaba esperando la oportunidad de usar el método más efectivo: el de atacar a la nueva política desde dentro. Saben muy bien que se vence dividiendo.

En la Comunidad de Madrid, como en otros territorios, PODEMOS no es una agrupación homogénea. Es, por decirlo de algún modo, la cohesión política de varias fuerzas sociales con un fin muy concreto: cambiar el país. Y evidentemente, el disenso interno es inevitable. ¡Echen, si no, un vistazo a los resultados de las primarias internas: solo hay un 0,5% de diferencia en la votación entre Luis Alegre y Miguel Urbán para ocupar la secretaría general! Las amplias correlaciones de fuerzas, aunque se han sabido coordinar, siempre han aumentado el riesgo de que, en momentos de tensión política (como es el período electoral), se produzcan turbulencias a nivel orgánico. Y es cierto que no es el momento más adecuado, pero sí el más propenso. 

Aunque vean ahora el oportunismo mediático, empeñado en hacer de la inestabilidad en el CC Autonómico una carga explosiva para dinamitar el cambio y favorecer una gran coalición PSOE-PP-C's:

Lo primero, y más evidente, es la necesidad de vincular la crisis madrileña a los acuerdos electorales. Esto es, enlazar la inestabilidad del Consejo Autonómico a un presunto disenso en el grupo parlamentario de PODEMOS en el Congreso. ¿Y qué es lo más creíble? Un enfrentamiento entre Iglesias y Errejón a raíz de la negativa de apoyar a Sánchez. Pero ahora vienen las piezas que no encajan:

El CC Autonómico es independiente. Es una idea poco repetida entre los medios, aunque clave. ¡Los dirigentes dimitidos no estaban, por tanto, nombrados por nadie de la cúpula! Se habla de los afines a Errejón y los afines a Iglesias, pero en realidad, la articulación de los organismos territoriales se basa en procesos de primarias abiertas a la ciudadanía. Ningún Consejero Autonómico está nombrado a dedo; ninguno se debe a nadie, solo a los ciudadanos. 

Y también, de haber sido un enfrentamiento en el marco del Congreso, ¿Por qué las dimisiones solo se suceden en la Comunidad de Madrid? ¿No cabría esperar lo mismo en otros ámbitos territoriales? 

Pero todavía hay más: si los Consejeros hubieran buscado debilitar las decisiones del grupo parlamentario del Congreso, seguramente hubieran entregado también su acta como diputados autonómicos. ¡Pero las dimisiones solo se han producido a nivel orgánico! Es decir, siguen representando a PODEMOS en las instituciones, lo que no implica un descontento con el rumbo del partido a nivel estatal, sino con la gestión de la directiva que han decidido abandonar. 

Y ahora nos preguntamos, ¿Cuál es la intención concreta de difundir la inestabilidad en el ámbito parlamentario, más allá de frenar los procesos de cambio? Posiblemente, se piense en un doble objetivo:

Por un lado, el más evidente: buscar la fragmentación y confusión entre las bases de PODEMOS, debilitando los apoyos internos y electorales. Nosotros pensamos en nuevas elecciones, pero ellos también, y saben que un PODEMOS de apariencia inestable y confrontada menguaría nuestros resultados en otras elecciones.

Pero por otro, hay algo más curioso: el aparato mediático señala como punto de enfrentamiento el apoyo a Sánchez. ¿Para qué? ¡Para ceder legitimidad a la gran coalición entre los votantes indecisos de la izquierda! “La decisión de PODEMOS de no apoyar al PSOE ha sido tan disparatada, pero tan disparatada, que los dirigentes de Madrid están dimitiendo a petición del mismísimo Errejón, que ha enfrentado a medio partido contra la decisión de Pablo Iglesias”. Esa es la idea: transmitir a quienes simpatizan con las ideas del partido una imagen de descontento generalizado por rechazar la propuesta de gobierno PSOE-C's...¡Hacer creer que ha sido una decisión tan equivocada que hasta el brazo derecho de Iglesias se ha revelado contra él! No caigamos en la trampa; llevan mucho tiempo esperando una oportunidad así. 

Frente a la manipulación de la opinión pública, usemos la ilusión y la memoria, nuestras mayores armas políticas; las mismas a las que se refería Pablo con aquel “no olviden y sonrían”. ¡Pensemos por nosotros mismos, entendamos que, detrás de cada titular, se esconde un por qué al servicio de las élites! Y sobre todo, mantengámonos unidos, pues todavía no se ha inventado un sistema capaz de sobrevivir a la voluntad de un pueblo unido. 

Javier G. Sabín
Frenando a Podemos para una gran coalición
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top