Julio Anguita: Reflexiones sobre estos 30 años de IU

Julio Anguita: Reflexiones sobre estos 30 años de IU
Hace 30 años

IU está en un momento muy difícil pero, paradójicamente, esa dificultad le puede servir para sacudir modorras, confortables autismos políticos, dogmatismos verbales y búsquedas de piedras filosofales del marketing y la “modernidad” desideologizada






En esta hora de tribulación y amargura a causa de la traducción en escaños de los votos obtenidos por IU en las elecciones del pasado 20 de Diciembre, quiero aportar una reflexión con la intención de que ayude y motive el necesario y sereno debate al que nos debemos enfrentar. Y lo hago desde la memoria de hechos y acontecimientos.

En los genes de IU hay tres momentos de carácter fundacional que es necesario recordar:

1. La creación en 1984 de Convocatoria por Andalucía desde el impulso inicial que supuso la Política de Convergencia elaborada por el PCE durante la Secretaría General de Gerardo Iglesias.

2. El acuerdo programático y electoral de Abril de 1986 por el que se creaba la entonces denominada Plataforma de Izquierda Unida.

3. Los acuerdos de Junio de 1988 en el máximo órgano de dirección de IU llamado entonces Consejo Político Estatal. Fue en este Consejo donde se aprobaron, de manera embrionaria, las características del nuevo proyecto político que serían desarrolladas en el transcurso de los años siguientes. Paso a reseñarlas brevemente.

- IU se constituye como un Movimiento Político y Social organizado.

- La Elaboración Colectiva de Programas como seña de identidad específica e irrenunciable. Un mecanismo de elaboración y estudio que sirviese, además, como instrumento básico para forjar las alianzas sociales y adquirir la Cultura de Gobierno que combinándose con la de lucha y movilización permitiese la permanente construcción de la Alternativa. Una Alternativa que se desplegaba en torno a tres objetivos: al Gobierno, al Estado y al modelo de sociedad.

- En consecuencia con lo anterior IU aspiraba y se comprometía, desde el ejemplo, a promover otras formas de hacer política: democracia plena, transparencia, participación, ética, discurso claro, propuestas concretas, funcionamiento regulado por las normas y acuerdos orgánicos. Era un objetivo para el interior de IU pero también para el exterior, para el funcionamiento de la política en España. Se perseguía el objetivo de hacer política permanentemente, más allá de los momentos electorales.

- IU era concebida como una fuerza política de carácter federal concorde con nuestra concepción de la forma de Estado.

- IU se constituía como una propuesta política totalmente independiente de cualquier otra organización política o sindical. Los acuerdos, pactos, movilizaciones conjuntas o frentes políticos solamente se basarían, sola y únicamente, en la confluencia programática.

- IU asumía tanto en la elaboración programática como en la del discurso, y tras debate previo en la organización, las nuevas elaboraciones, visiones y valores de otros proyectos de liberación que han ido apareciendo a lo largo de los tiempos. Esa opción condujo, en su momento, a la identificación de IU como la portadora de un discurso rojo, verde y violeta.

- Con el tiempo la Alternativa al modelo de Estado cristalizó en la concreta apuesta por la III República Española.

Esta fue la concepción con la que IU se presentó ante la sociedad. De cómo IU lo cumplió o no y las causas de ello, deben ser objeto de reflexión y análisis desde la perspectiva de reiterarse en el proyecto o corregir derivas y prácticas nocivas. Quiero decir que la crítica no es ningún juicio sumarísimo sino una búsqueda de soluciones.

La dirección federal de IU ha puesto en marcha una consulta a afiliados y simpatizantes. Yo añadiría que también a las numerosas personas que habiendo militado en otros momentos siguen pensando que un proyecto como el que IU significó sigue siendo, válido, mutatis mutandis, para la España del presente.

Creo que no se puede convocar a la militancia a que dé su opinión o su propuesta sin que tenga ante sí un texto, un escrito que ayude a la reflexión sobre lo que quisimos ser y sobre el grado de coherencia en lo conseguido.

Para el que esto escribe IU está en un momento muy difícil pero, paradójicamente, esa dificultad le puede servir para sacudir modorras, confortables autismos políticos, dogmatismos verbales y búsquedas de piedras filosofales del marketing y la “modernidad” desideologizada. Es la última oportunidad pero, precisamente por ello, puede ser aprovechada con un buen método y una decisión política valiente y arriesgada. Reflexionemos sobre estos 30 años de IU. Reflexionemos sobre lo que se debe hacer y también sobre lo que nunca más debe repetirse.

Julio Anguita: Reflexiones sobre estos 30 años de IU
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top