Reacciones a un homenaje a los deportados a los campos nazis en el país de la impunidad

Reacciones a un homenaje a los deportados a los campos nazis en el país de la impunidad
Apelar a la libertad de conciencia para defender la participación voluntaria en el ejército nazi en una guerra de agresión, es algo que solo muestra la degradación moral de quien tal cosa defiende. Hacerlo como reacción a la instalación de una placa homenaje a quienes murieron en los campos nazis es, además, indecente. 





No es una afirmación retórica, por tres veces repite tal juicio en el ABC el sr. Girona Hernández en su artículo «Ecos imborrables de la historia» (ABC Toledo, 05/03/2016). El anticomunismo, a lo que se ve, justifica todo, hasta la decisión del Tercer Reich de arrastrar al mundo a la mayor matanza de la historia humana. El carácter «romántico» de la División Azul, el simpático afán de «devolución de la visita», pero sobre todo la pretensión de que el juramento a Hitler se limitaba a la «justificada» lucha anticomunista son parte de los mitos del franquismo ampliamente repetidos en el revisionismo actual.


El juramento de los «divisionarios» españoles decía, efectivamente:

"¿Juráis ante Dios y por vuestro honor de españoles absoluta obediencia al jefe supremo del ejército alemán, Adolf Hitler, en su lucha contra el bolchevismo y que combatiréis como valientes soldados dispuestos a dar vuestra vida en cada momento por cumplir este juramento?"

Ampliemos el foco. ¿Cuál era el juramento de las Waffen SS? Pues practicamente el mismo:

"Juro por Dios obediencia incondicional como un soldado valiente que quiere estar preparado en todo momento para dar su vida en la lucha contra el bolchevismo al comandante supremo de la Wehrmacht, Adolf Hitler."

Los campos nazis, la guerra de agresión y la política de exterminio del nazismo no fueron ejercicio de «libertad de conciencia», fueron crímenes contra la Humanidad reconocidos internacionalmente. No hay aquí equidistancia posible, no ha lugar escuchar las razones de conciencia de los nazis para llevar a cabo su exterminio. Cuando se estudia lo sucedido en los campos y en las tierras de la URSS sometidas a la guerra total, los argumentos de los genocidas se reproducen para poder conocer las dimensiones del horror y para mostrar la lógica criminal del exterminio, pero no se apela a la «objetividad» o a la «equidistancia» moral. 

El Tercer Reich dejó morir de hambre a más de tres millones de prisioneros de guerra soviéticos; olvidar eso y molestarse por la falta de comodidades en un campos de prisioneros en la dura postguerra de la URSS, campos de los que volvieron pese a todo una gran proporción de los prisioneros, es retorcer la historia para perpetuar el ditado de noche y niebla. Hay una diferencia enorme entre un campo de internamiento y trabajo y un campo de exterminio. Primo Levi, miembro de la resistencia italiana deportado a Auswitchz lo ha dejado plasmado por escrito en obras estremecedoras que son de obligada lectura en los colegios italianos. 

¿Qué podemos esperar de sujetos que desprecian la propia historia cercana de prisiones y campos de muerte como los existentes en Ocaña, Uclés, Quintanar donde fueron asesinados por hambre, tortura o ejecutados miles de toledanos de toda condición? Ante esto ni una reacción moral, pero basta recordar a los deportados a un campo nazi que hasta 2016 han permanecido en el olvido, para que se exija reconocimiento a los que de forma voluntaria vistieron el uniforme de la Wehrmacht. En realidad no nos extraña este vómito moral en un medio, el ABC, que rindió homenaje en portada a ese gran líder anticomunista que fue Adolfo Hitler.

Toledo vio sus calles bombardeadas y a sus habitantes asesinados por tropas alemanas, pero a lo que se ve estuvieron en misión humanitaria, obligados por su conciencia. Toledo recibió también la visita de Heinrich Himmler en 1940 al paso alegre de la paz; le acompañó su ayudante el coronel de las SS Kurt Wolf y otros sujetos de la plana mayor de las SS y el SD. Recorrieron el Alcázar de la mano de Moscardó y del alcalde de Toledo, de todas las autoridades locales, de apellidos hoy muy vivos en la política local y a lo que se ve muy orgullosos todos de sus amistades y fraternidad con la cúpula nazi responsable del Holocausto y la Guerra de Agresión, al fin y al cabo España fue el único lugar en el que pervivió una victoria de Hitler, las otra guerras las perdió, la nuestra no; de hecho, sin la intervención alemana del día 25 de julio de 1936, el golpe fracasado hubiera acabado por ser dominado, habida cuenta del bloqueo del Estrecho por la heroica Armada de la República Española, sólo una intervención extranjera pudo derrotar a la República.

Le recomendamos a los espíritus sensibles que no soportan el modesto homenaje a nuestros deportados, que organicen efectivamente un acto de desagravio y recuerdo a los nazis y sus aliados caídos por la «libertad de España» como rezan las estelas de la Legión Condor. Que hagan visibles las fotos de tan olvidada visita de la cúpula de las SS, que se vea bien clara la infame presencia en Toledo de estos sujetos y sus hermanos españoles de jauría —son las palabras de Himmler en el funeral de esa víctima del terrorismo que fue Reinhardt Heydricht—, que aprovechen para intentar rescatar sus motivaciones anticomunistas para sus actos criminales. Pueden invitar a Andrea Levy, del Partido Popular, o al Embajador de Israel, o a los representantes de las Comunidades Judías de España, o a los embajadores de Francia, Inglaterra o Italia: seguro que comprenderán de inmediato las razones de al ver los uniformes FeldGrau y las cruces de hierro de los veteranos que juraron fidelidad a Hitler.

Es sabido que la impunidad de los crímenes contra la Humanidad acaba por envilecer a las sociedades que se ven sometidas, ver impunes a los verdugos, triunfantes sus ideas y socialmente reconocidos a los que se beneficiaron de los crímenes, lleva a muchos a no saber moverse moralmente. El nazismo, como el fascismo, o la variante hispana del totalitarismo, el nacional-catolicismo, no precisaban traicionar sus ideales para devenir genocidas, estaba en su propia esencia y definición. Es por ello que en una contienda como la española o la guerra mundial 39-45 debería ser muy fácil orientarse, basta con preguntar ¿en que lado estaban los nazis? Pues bien, las personas decentes está claro que deben estar enfrente. Aquí no hay equidistancia que valga. Churchill lo tuvo claro. Parece que el sr. Girona Hernández no tanto.

Pedro Alberto García Bilbao 
Foro por la memoria de Castilla la Mancha
Reacciones a un homenaje a los deportados a los campos nazis en el país de la impunidad
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top