Siria no es un país para niños, denuncia Unicef

Siria no es un país para niños, denuncia Unicef
En los 5 años de guerra nacieron 3,7 millones de chicos. Según Unicef, el 80% de la población infantil del país fue afectada por el conflicto.

Después del reciente informe de la ONG “Save the Children”, lo confirma también Unicef: son los niños los más afectados por el conflicto en Siria.




Cinco años de guerra han afectado profundamente a los niños sirios que han "crecido demasiado rápido" en un contexto de "violencia, miedo y desarraigo", lamenta Unicef en un informe publicado el lunes y titulado “No es un lugar para niños”.

Desde el comienzo del conflicto nacieron 3,7 millones de niños, señala Unicef: la cifra representa a un tercio del total de los niños sirios e incluye a los más de 151.000 niños nacidos como refugiados desde el 2011.

Unicef estima además que en total 8 millones de niños –más del 80% de la población infantil de Siria– fueron afectados por el conflicto, incluyendo tanto a los que están dentro del país como a los que viven refugiados en países vecinos.

"Cinco años después del inicio de la guerra, millones de niños han crecido demasiado rápido. Siguen abandonando la escuela, y muchos tienen que trabajar, mientras que las niñas se casan a temprana edad". Así lamentó Peter Salama, director de la Unicef para Medio Oriente y África del Norte.

En su informe Unicef denuncia 1.500 "violaciones graves" perpetradas en 2015 contra niños, la mayoría de ellos víctimas de "armas explosivas". Más de un tercio de ellos murieron en la escuela o cuando iban a estudiar.

Asimismo, tal como ya había señalado “Save The Children”, "la tasa de escolarización en Siria ha tocado fondo": Unicef estima que 2,1 millones de niños en Siria no van a la escuela.

Otro problema es el de los niños y adolescentes obligados a convertirse en soldados. En los primeros años del conflicto, la mayor parte de los chicos reclutados por las fuerzas y grupos armados eran chicos de entre 15 y 17 años de edad, que principalmente desempeñaban un rol de apoyo, lejos de las líneas de combate. Sin embargo, desde 2014, todas las partes del conflicto han reclutado a niños a una edad mucho más temprana – de hasta siete años– y en muchos casos sin el consentimiento de los padres.

Más de la mitad de los casos verificados por UNICEF de niños reclutados eran menores de quince años, mientras que en 2014 la cifra era inferior al 20%.

Estos niños recibieron formación militar, participaron en combate o pusieron su vida en peligro asumiendo roles en primera línea como el transporte y mantenimiento de armas, la vigilancia en los puestos de control o evacuación y el cuidado de los combatientes heridos. Las partes del conflicto utilizan a los niños para matar, incluso como verdugos o francotiradores.

Para Unicef, se necesitan 1.400 millones de dólares en 2016 para ayudar a los niños a recuperar su dignidad y bienestar. Pero la agencia solo ha recibido 6% de los fondos necesarios.


Siria no es un país para niños, denuncia Unicef
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top