Un gobierno “irresponsable” ¿no es una dictadura legal?, de Rajoy

Un gobierno “irresponsable” ¿no es una dictadura legal?, de Rajoy
Un gobierno es democrático cuando emana de un “contrato” de gobierno entre la soberanía nacional, representada en el parlamento, y el poder ejecutivo, porque es un gobierno de “consenso”. En consecuencia todo gobierno democrático “es” en todo momento, “responsable” de sus actos ante la otra parte, la soberana. La única soberanía que existe: el pueblo. 





Es tan inevitable esta condición que, en las relaciones internacionales, cuando un gobierno califica a otro de democrático se refiere a él en los términos de “gobierno responsable”. En caso contrario se trataría de una forma de gobierno “irresponsable” y, en consecuencia, de una forma dictatorial de gobierno.

No creo que sea necesario recurrir a Locke, Rousseau o Duverger para entender qué significa ser responsable. El mismo Duverger, citando a Rousseau, distingue entre representación fraccionada por la que todos los diputados, por mandato imperativo, son responsables de sus actos ante los ciudadanos y representación nacional en la que los mandatarios son, por mandato representativo, responsables ante el pueblo. 

Lo importante es que, en cualquier caso, cualquier poder democrático, sea ejecutivo o legislativo, el judicial en España funciona de otra extraña manera, es necesaria e inevitablemente responsable. O no es poder. Una parte, la que no es origen de la soberanía, no puede romper el consenso unilateralmente porque sólo existe mientras se fundamente legal y legítimamente en el consenso y sea responsable ante los ciudadanos y sus representantes. Sin consenso ese gobierno es, automáticamente, ilegal.

Un gobierno democrático no puede proclamarse irresponsable porque, al romper el origen legal en el que se fundamenta su propia existencia, puesto que no reconoce que la única soberanía reside en el pueblo y es representada por sus diputados, está proclamando e instaurando, automáticamente, una dictadura política. 

Si no reconoce la soberanía legal del parlamento no reconoce la existencia de poderes, que están separados y que tienen, en el caso del parlamento, la función principal de ser quien controla el gobierno. Un gobierno sin ese control asumiría automáticamente el poder legislativo. Concentrando todos los poderes en él. Y así liquidaba la democracia. O lo que es lo mismo, gobernaría sin estar sometido a la legalidad legislativa que sólo la tiene el parlamento. Precisamente para controlar al gobierno. Esto ya lo hizo Hitler, siguiendo el ejemplo de Mussolini.

Como ese gobierno, no nacido del contrato y, por lo tanto, no consensuado con la soberanía popular, al ser irresponsable pasa a ser ilegal, es un gobierno que, constitucionalmente, no tiene que ser obedecido por los ciudadanos. De tal manera que, si en Cataluña, utilizando como argumento legal la ilegalidad de ese gobierno, para poder ejercer el derecho constitucional de desobediencia y de resistencia a un poder ilegal, se proclamara la independencia, no existiría gobierno que pudiera tomar ningún tipo de medidas constitucionales. Porque el gobierno Rajoy no ha reconocido la soberanía parlamentaria, que necesitaría para poder tomar medidas. Porque internacionalmente el gobierno de Rajoy no sería calificado de “responsable” y, por lo tanto, se admitiría que es un gobierno dictatorial. 

¿Podría Rajoy, concentrando en él todos los poderes, ya que ignora al parlamento que no reconoce, decidir que el Ejército invadiera Cataluña? Entonces, si el Ejército le obedeciera, la dictadura sería política-militar. Una cacicada. Esta situación no es ninguna ficción política. El parlamento, declarando ilegal a Rajoy, tendría que elegir un gobierno provisional responsable y emanado de la legalidad, para hacer frente legalmente a cualquier situación. 

Lo más preocupante de esta situación esperpéntica más propia del “ruedo ibérico” y de los caciques católicos sudamericanos, Perón, Pinochet…, es que Rajoy, autoproclamado Caudillo por la gracia de dios, como Franco, con un gobierno de católicos fundamentalistas, cuyos orígenes ideológicos son el franquismo clerical y su ideología el libro sadomasoquista “Camino”, desesperados porque su dictadura moral, que sí están imponiendo desde la legalidad parlamentaria, no se va a poder consolidar porque ya no podrán gobernar autocráticamente, han recurrido a este golpe de Estado legal para mantenerse en el poder con la esperanza de conservar esa dictadura moral, que nadie denuncia pero que existe.

Javier Fisac Seco




Un gobierno “irresponsable” ¿no es una dictadura legal?, de Rajoy
  • Title : Un gobierno “irresponsable” ¿no es una dictadura legal?, de Rajoy
  • Posted by :
  • Date : 18.3.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top