Un trabajador denunciado por la Ley Mordaza en su puesto de trabajo

Un trabajador denunciado por la Ley Mordaza en su puesto de trabajo
Que al amparo de la Ley Mordaza eufemísticamente denominada Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana) se impongan multas astronómicas ya parece moneda corriente en la carrera gubernamental para evitar cualquier actitud de crítica o protesta. Sin embargo las circunstancias que rodean la que le puede ser impuesta a Emilio Cañibano, trabajador de mantenimiento eléctrico del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, supera con creces lo creíble





A media mañana del jueves 28 de enero, ataviado con su uniforme sanitario (por tanto sin posibilidad de portar cartera con documentación), es requerido por el jefe de taller para realizar un trabajo urgente en una planta del hospital. Solícito, se monta en un ascensor en el que al haber en su interior ya unas 15 personas se coloca en una esquina. Pero poco después entran también en el ascensor dos policías nacionales custodiando a un preso al que llevaban para un reconocimiento médico. En este camarote de los hermanos Marx en que se convirtió el ascensor, tanto por lo lleno como por lo grotesco, se va a desarrollar la película.

Cuenta Emilio que nada más entrar, uno de los policías le puso la mano en el brazo y le ordenó “apártese”, con voz dictatorial. Pese a que se apartó lo que buenamente pudo en las circunstancias del habitáculo, el policía no quedó satisfecho y con el mismo tono de voz le ordenó apartarse unos centímetros más. Emilio le hizo una observación de disconformidad, más por las formas que por el fondo, señalando que merecía un poco de respeto, recibiendo como respuesta del agente que “nadie tenía que decirle cómo hacer su trabajo”.

Cuando el ascensor se para en la planta a la que iban los policías con el recluso, éstos le conminan a Emilio a salir también del ascensor, a lo que se niega recordando a los agentes que estaba trabajando y que había sido requerido de urgencia para hacer un trabajo de reparación. Tras varios cruces de “que fuera”, “que no”, “que sí”, “que no”, la paciencia del resto de usuarios del ascensor se fue agotando ya que estaban allí parados como figurantes de la película.

Finalmente triunfó el sí y Emilio salió del ascensor. Y allí en el pasillo le solicitan la documentación. Emilio les dice que con el uniforme de trabajo no tiene la cartera, que la tiene en su taquilla, y que además en el uniforme lleva la tarjeta identificativa, y que si quieren les dice su nombre. Pero nada, ellos insistiendo en que les muestre la documentación y de nuevo “que si”, “que no”, “que sí, “que no”, por lo que le amenazaron con llevarle a comisaría.

Finalizada la jornada laboral, ya en casa, Emilio contó a la familia la película, pues no siempre se tiene la suerte de ser protagonista de un vodevil. Pero no sospechaba que el final estaba aún por llegar y que el género del film era otro. De momento un drama, y quien sabe si acabará en tragedia griega.

Cuando el reloj estaba a punto de señalar las 11 de la noche, y la familia con el pijama puesto, llaman a la puerta. Y no, no era el lechero, como dicen que hay que pensar cuando llaman a la puerta a esas horas en un país democrático (¡a ver si va a ser que no estamos en un país democrático!). Era una patrulla de la Policía Nacional que acudía a notificarle una denuncia contra él por “desobediencia a la autoridad por no guardar la distancia de seguridad, y negativa a identificarse”.

Y Emilio pensó, y así lo ha manifestado a Diagonal, que algún alimento de la cena le había sentado mal y le estaba provocando alucinaciones. ¿Cómo podía obedecer a la autoridad cuando la orden es guardar una distancia de seguridad en un ascensor lleno de gente? Eso le recordó, seguro que por añoranzas de la juventud, a cuando entre colegas se contaba el chiste aquel del millón de personas jugando al fútbol en una cabina de teléfono y el portero echa la culta a la defensa del gol encajado diciendo “si es que me habéis dejado solo”.

Y en cuanto a la negativa a identificarse, entonces, ¿cómo es que estaban allí en su domicilio? Sin duda una estrella les había guiado. Por supuesto este comportamiento tan antisocial de este trabajador tiene asignada su correspondiente sanción en la eufemística Ley citada al principio. Puede ser de hasta 30.000 euros de multa. Bagatela que por supuesto Emilio gana en una mañana, así que sin problemas.

Emilio Cañibano ha declarado a Diagonal que “debería existir un protocolo establecido para los casos en los que hay que conducir a reclusos al hospital, para evitar problemas similares que ocurren muy a menudo”.

Este trabajador ha obtenido el apoyo de la Federación de Asociaciones de Vecinos y de la Junta de Personal, que han exigido a la Subdelegación del Gobierno en Valladolid el archivo de la denuncia y la derogación de la Ley que la ampara. La junta de Personal también ha solicitado a la dirección del Hospital (la dirección médica, pues la gerencia está vacante desde que quien ostentaba el cargo se presentó a las elecciones por el PP) que asuma la defensa del trabajador. Pero esta dirección se ha desatendido alegando que es un problema personal de Emilio, y en todo caso que se haga una colecta para abonar la multa.

Pretender la derogación de la "Ley Mordaza”. Dónde vamos a ir a parar, ni que esto fuese una democracia.

Alba C. | Diagonal Periódico



Un trabajador denunciado por la Ley Mordaza en su puesto de trabajo
  • Title : Un trabajador denunciado por la Ley Mordaza en su puesto de trabajo
  • Posted by :
  • Date : 29.3.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top