Del 20-D al 26-J con un PSOE rumbo a la "pasokización"

Del 20-D al 26-J con un PSOE rumbo a la "pasokización"
La verdad es que no queda otra, el próximo 26-J el PSOE dará su paso definitivo hacia la más absoluta "pasokización". El PSOE no supo leer los resultados del 20-D ni ha sabido interpretar el mandato de sus votantes en esa cita electoral del pasado mes de diciembre, votantes que mayoritariamente representan un espacio sociológico determinado, pues son de unos grupos sociales que, a diferencia de lo que le ocurre a la actual dirección del PSOE, si saben cómo debe de comportarse su representación política.





Tras el 20-D el partido más desorientado sobre qué es lo que debía de hacer ha sido el PSOE. Un PSOE que se ha comportado como el perro del hortelano, ni ha comido ni ha dejado comer. Y todo ello por no saber claramente cual es su espacio sociológico, el que actualmente representa y que siempre ha representado a pesar de sus proclamas ideológicas. Felipe González se lo ha dicho por activa y por pasiva a Pedro Sánchez, pero este no ha puesto interés a las palabras de Felipe González ni de Susana Díaz que son la esencia y alma de este PSOE ordoliberal que dice una cosa de cara a la galería para luego hacer la contraria con sus hechos institucionales y políticos.

Pedro Sánchez no ha sabido interpretar a "su" PSOE, no ha sabido entender que el PSOE es un quiero y no puedo y que, por tanto, solo tenía una alternativa posible; la de abstenerse como le decía Felipe González para que gobernara el PP. O sea, hacer lo que el PP de Extremadura hizo en la investidura de Guillermo Fdez. Vara pero a la inversa.

Dado que todos en la calle Ferraz, incluso Pedro Sánchez, sabían que un pacto entre el PSOE, Ciudadanos y Podemos era imposible; por qué no ofreció la otra alternativa, la de hacer lo que su base sociológica real, no la panfletaria, le demandaba. Por qué Pedro Sánchez no hizo lo coherente según esa base sociológica real que tiene el PSOE, esa base que ideológicamente -más bien praxiológicamente- dice considerarse "clase media-alta"; o sea, intentar ese acuerdo "progresista y reformista" que se veía a todas luces imposible entre el PSOE, Ciudadano y Podemos y, paralelamente, decir lo que al PSOE le surge de ese alma sociológica real que posee; esto es, que de no ser posible el acuerdo reformista progresista entre el PSOE, Ciudadanos y Podemos optaría por la abstención para que gobernara la lista más votada, o sea, el PP, esto es, la otra cara de su moneda; y así ahorrarnos a los españoles una nueva campaña electoral y un gasto de 170 millones de euros que la misma nos va a costar. Pues lo que va a ocurrir el 26-J no será más que esto que digo, un gobierno del PP apoyado por Ciudadanos y PSOE.

Y no puede ocurrir otra cosa el 26-J, pues el PSOE depende de quién depende y sus bases sociológicas y mediáticas harán todo lo posible para que esto ocurra. La "pasokización" del PSOE es urgente y necesaria por reclamarla el sistema -del que el PSOE es parte- para que, una vez más, sigan ganando los suyos.

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Del 20-D al 26-J con un PSOE rumbo a la "pasokización"
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top