La unidad republicana necesaria

La unidad republicana necesaria
Por Ángel Pasero

Por fortuna, se vienen dando una serie de encuentros entre entidades republicanas, no solo con la pasada manifestación del día 14 de abril, 85º Aniversario de la proclamación de la II República española, sino con el firme propósito de continuar la lucha diaria hasta alcanzar la III República, como máxima expresión de democracia, libertades y progreso de las clases populares, que en España se vivió en la breve vida de la II República, una ilusión truncada por la fuerza de las armas empuñadas por unos militares traidores, una iglesia católica que desde el mismo día -14 de abril de 1931-, declaró su particular guerra a una república que nacía por la gracia de los votos del pueblo y con la ayuda de la Alemania nazi y la Italia fascista.





En estas reuniones de entidades republicanas, convocadas se ponen de manifiesto la diferencias que existentes entre las diversas sensibilidades republicanas, pero en todos, debe primar la discusión sana que nos lleve a acuerdos definitivos, lejos de personalismos, para llegar a nuestro objetivo que no es otro que terminar con el régimen fascista – franquista, que primero bajo la bota del dictador y luego bajo los reyes por él impuestos, Juan Carlos I y Felipe VI, estos últimos y sus voceros y leyes, nos hacen creer que vivimos en un régimen de libertad plena, llevan 80 años –desde 1936 en algunas partes de España y desde 1939 en toda su geografía-, sometiendo al pueblo soberano. La salida a éste sistema de corrupción, descrédito de la clase política y sus instituciones muy alejadas de la ciudadanía, tiene una respuesta a todas estas injusticias; la proclamación de la III República, máxima expresión de libertad, democracia y participación del pueblo soberano.

Es más que posible que nos encontremos ante la convocatoria de unas elecciones generales anticipadas, dada la imposibilidad de que las diferentes formaciones políticas que conforman el actual parlamento, se pongan de acuerdo y formar un gobierno, que en todo caso, debe ser del agrado del IBEX35, la UE y por supuesto de EEUU. Ante estos las organizaciones republicanas tenemos retos importantes; hacer visible la república. Que ésta sea el centro de discusión de la ciudadanía. Recuperar la corriente del pensamiento republicano que siempre ha existido en España a lo largo de los siglos XIX, XX y lo que va del XXI, aunque han cristalizado solamente en dos cortos periodos que no alcanzan ni un par de lustros y en ambos casos, unos militares perjuros y represores, pusieron fin por las armas, los periodos de la I y II Republicas.

La tarea más urgente para visibilizar la república, es poner en primer plano los valores republicanos que han de impregnar todo el tejido social de España, que son una muestra de convivencia y desarrollo moral, cultural, intelectual que debe marcar la vida cotidiana y que tenemos que inculcar en todos los ámbitos y hacer que lleguen a la ciudadanía.

Valores Republicanos, que son La Libertad, Igualdad, Fraternidad, de la Revolución Francesa, el rechazo de la discriminación en todos los ámbitos, el laicismo, la división de poderes: legislativo, ejecutivo y judicial, la democracia y el sufragio universal, los derechos fundamentales y los servicios públicos (educación, sanidad, etc.) y los principios morales.

Nuestros antecedentes históricos, son nuestra guía; las Constituciones de la I y II Repúblicas, los Estatutos de Autonomía catalán, vasco y gallego, con la II República española y establecer una comparación con los Estatutos de Autonomía emanados de la Constitución de 1978.

Tenemos que marcar un modelo de Estado para la III República española, en base a crear; El Estado centralizado. El Estado federal. Mecanismos de control de la “democracia representativa”. La “democracia participativa” o la participación ciudadana en la “res publica”. La justicia distributiva o la distribución equitativa de la riqueza. El sufragio proporcional y La República social: Los servicios públicos. Entre otros valores republicanos.

Creo pensar, que en torno a lo expuesto no debe haber muchas discrepancias entre las diversas formas de pensar dentro de los sectores republicanos, del mismo modo que el acuerdo es total en reivindicar el fin de la impunidad de los crímenes del franquismo, exigir el cumplimiento y ampliación de la Ley de Memoria Histórica, reparación de las víctimas y sus familiares, derogación de los juicios farsa del franquismo declarándolos nulos, abolir la Ley de Amnistía de 1977 y condenar a los culpables, aunque ya hayan fallecido. Compañeros, compañeras, si lo expuesto lo lográsemos, todo en entramado del fascismo-franquismo, se vendría abajo y arrastraría al rey Juan Carlos I y a su sucesor Felipe VI, que quedarían automáticamente deslegitimados, sino cómplices de la represión durante la dictadura.

Este 14 de abril se cumplen 85 años de la proclamación de la II República, el segundo periodo democrático de nuestra historia que instauró un verdadero Estado de Derecho y proclamó la primera constitución democrática de España –la Constitución de la I República española, nunca entró en vigor-. Esta Constitución plasmó el principio de igualdad de los españoles ante la ley, al proclamar España como “una república de trabajadores de toda clase que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia”, el principio de soberanía popular, establece el sufragio universal para hombres y mujeres mayores de 23 años, en economía la propiedad privada quedó sujeta a los intereses de la economía nacional, se constituyó un “Estado integral, compatible con la autonomía de los Municipios y las Regiones”, el principio de laicidad “el Estado, las regiones, las provincias y los Municipios, no mantendrán, favorecerán, ni auxiliaran económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas”, además se reconoció matrimonio civil y el divorcio así como la enseñanza primaria laica, gratuita y obligatoria, y se reconoce la libertad de cátedra. La II República promovió el avance en la transformación de nuestra sociedad, en la defensa de las libertades individuales y colectivas, y en la consecución de la justicia social. 

Hacer pedagogía republicana es hacer llegar a la ciudadanía estos valores republicanos, que permiten visibilizar la república y mostrar que no fue un accidente en la Historia de España, sino la plasmación de los anhelos de libertad, igualdad y fraternidad, de unas gentes que tanto en 1873 como en 1931, vivieron con intensidad el dejar de ser súbditos para pasar a ser ciudadanos libres con derechos y libertades que nunca generaciones pasadas tuvieron la oportunidad de ser ciudadanos libres.

Ángel Pasero. Periodista. Director de La Hora de la República. Y Secretario de Unidad Cívica por la República (UCR).


La unidad republicana necesaria
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top