Parlamentarios de Europa y Latinoamérica condenan golpe en Brasil

Dilma Rousseff
Representantes de partidos de izquierda de América Latina y Europa condenaron aquí el golpe de Estado contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, apartada hace una semana de su cargo para ser sometida a un juicio político.




Reunidos en Lisboa, donde sesionó durante tres días la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat), los diputados progresistas de ambos continentes aprobaron una declaración de respaldo al gobierno democrático de Rousseff.

En esa línea, censuraron las maniobras de la derecha brasileña que, con el apoyo del sector empresarial, financiero y mediático nacional e internacional, hicieron caer al ejecutivo de la mandataria.

Precisaron que esas artimañas se enmarcan dentro de una estrategia de desestabilización, auspiciada desde los centros de poder imperiales para retomar el control de la región latinoamericana y apropiarse de sus recursos naturales.

Quienes perdieron las elecciones defendiendo políticas neoliberales rechazadas en las urnas, gobiernan hoy gracias a un golpe de Estado ilegal y antidemocrático que busca, además, acabar con el actual proceso de integración regional, alertaron.

En ese mismo contexto, los parlamentarios denunciaron las constantes acciones desestabilizadoras contra el gobierno legítimo y democrático del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

Rechazamos toda declaración injerencista, irrespetuosa y violatoria de los principios del Derecho Internacional, tales como el decreto del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que califica a Venezuela como "una amenaza inusual y extraordinaria", reza la Declaración de Lisboa.

Los representantes de las fuerzas de izquierda criticaron las constantes resoluciones del Parlamento Europeo de intromisión en los asuntos internos del país sudamericano, que consideraron inaceptables en el marco del estado de derecho y el multilateralismo.

Indicaron que este tipo de pronunciamientos, hechos desde el desconocimiento de la institucionalidad de la República Bolivariana, alientan y promueven a los factores antidemocráticos de la oposición para atentar contra la estabilidad y la paz de Venezuela.

Tras manifestar solidaridad y apoyo al presidente Maduro en su lucha contra la guerra económica que sufre el pueblo venezolano, los diputados de EuroLat impugnaron "la mal llamada Ley de Amnistía, cuyo objetivo es cubrir de impunidad la violencia terrorista".

Asimismo, la declaración demandó el fin del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, así como la devolución a la isla del territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guantánamo.

Los parlamentarios abogaron por la eliminación de la llamada Posición Común de la Unión Europea (UE) contra Cuba.

Cualquier acuerdo de la UE con la nación antillana debe realizarse sobre bases recíprocas y con pleno respeto a la igualdad soberana de los Estados, a su marco jurídico y al principio de no injerencia en los asuntos internos, enfatizaron.

mem/edu

Fuente: Prensa Latina
Parlamentarios de Europa y Latinoamérica condenan golpe en Brasil
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top