De cuando el PSOE era republicano

Rodolfo Llopis
María Fernández | Diario Crítico

A día de hoy, sólo Izquierda Unida, entre los principales partidos políticos, defiende la instauración de la República en sustitución de la monarquía parlamentaria imperante. Si nos remontamos cuatro décadas atrás, encontramos que el PSOE, en el proceso constituyente surgido de la Transición, mostró su disconformidad con la instauración de la monarquía y se abstuvo en la votación al respecto, "por honradez y lealtad" con sus votantes y sus principios.



De ese alma motriz republicana en el PSOE apenas queda la tímida huella de quienes se declaran republicanos aunque se muestran cómodos con el sistema de monarquía parlamentaria. Voces como la de Eduardo Madina, Alfredo Pérez Rubalcaba o Francina Armengol, han reconocido públicamente su inclinación republicana, mientras que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez considera que "los republicanos se sienten identificados con la monarquía parlamentaria", y el ex presidente del Gobierno, Felipe González, reconoció que el PSOE "era republicano cuando la monarquía no respetaba la democracia".

Sin embargo, hubo un momento clave en la Historia de nuestra democracia, momento en el que se redactó la Constitución de 1978, en el que el PSOE, defendió la República como forma de Gobierno. Era 11 de mayo de 1978, y la Comisión Constitucional debatía sobre las enmiendas presentadas al anteproyecto de Carta Magna. Una de esas enmiendas, presentada por el PSOE, hacía referencia al párrafo tercero del artículo 1º y explicitó de manera testimonial el republicanismo del partido socialista, que se abstuvo de forma simbólica en la votación sobre la forma de Gobierno.

En medio de la discusión sobre la forma de Gobierno, el portavoz del PSOE en el Congreso, Luis Gómez Llorente explicó de forma detallada el voto particular de su partido en el aspecto de la forma de Gobierno del Estado.

"Nuestro Grupo Parlamentario expresa su profunda convicción de que todo poder sólo es legítimo en tanto que sea expresión de la voluntad popular libremente emitida, expresamente declarada a través de formas auténticamente democráticas. La forma de Gobierno y la figura del Jefe del Estado no se sitúan más allá de ese principio y, por ello, para nosotros no puede ostentar otro carácter de legitimidad, sino su asentimiento constitucional. Ni creemos en el origen divino del Poder, ni compartimos la aceptación de carisma alguno que privilegie a este o a aquel ciudadano, simplemente por razones de linaje. El principio dinástico por sí solo no hace acreedor para nosotros de poder a nadie sobre los demás ciudadanos. Menos aún podemos dar asentimiento y validez a los actos del dictador extinto que, secuestrando por la fuerza la voluntad del pueblo, y suplantando ilegítimamente su soberanía, pretendieron perpetuar sus decisiones más allá de su poderío personal, despótico, frente al cual los socialistas hemos luchado constantemente", expresó Gómez Llorente. (...) "Entendemos que la forma republicana del Estado es más racional y acorde bajo el prisma de los principios democráticos".

Gómez Llorente justificó el voto particular sobre la forma política del Estado alegando que lo hacían "por honradez, por lealtad con nuestro electorado, por consecuencia con las ideas de nuestro partido, porque lo sentimos como un mandato que debemos cumplir de tantos y tantos republicanos que, no habiendo podido concurrir en cuanto tales a las elecciones del 15 de junio, depositaron en nosotros su confianza, sabedores de que hacemos honor a nuestros empeños".

Pese al voto particular, Gómez Llorente concluyó su intervención asegurando que no sería el PSOE quien fragilizara el nuevo régimen. "Acatamos democráticamente la ley de la mayoría. Si democráticamente se establece la Monarquía, en tanto sea constitucional, nos consideraremos compatibles con ella".

Después de ese momento constituyente, no ha habido, ni en los programas electorales del PSOE, ni en su 'discurso oficial', referencia alguna a la República como la forma de Gobierno idónea en nuestro país, y más bien, se ha mostrado un apoyo sin fisuras a la monarquía.

 De cuando el PSOE era republicano
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top