Ignacio Escolar: "Un Gobierno en la cloaca"

Ignacio Escolar: "Un Gobierno en la cloaca"
Ignacio Escolar | eldiario.es

El ministro Jorge Fernández Díaz, el mejor hombre del presidente, montó una estructura secreta dentro de la policía de todos para atacar a sus enemigos políticos. Primero fueron a por los independentistas. Después, a por los de Podemos. Mañana le podría haber tocado a cualquiera. Por mucho menos que esto, Richard Nixon se fue con deshonor a su casa.



“El Gobierno ha utilizado a los aparatos del Estado en beneficio propio y en contra de la oposición”. “Esto que pasa no es una invención”. “Este Gobierno ha hecho un flaco favor a la democracia y al principio de división poderes”. Quien así hablaba hace seis años era la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Se refería al Gobierno de Zapatero, claro, al que acusaba de una “cacería política” contra el PP por el caso Gürtel. El tiempo, y las pruebas, han puesto a cada cual en su sitio. Y el sitio del PP hoy está en lo más profundo de la cloaca.

Que el Gobierno de Mariano Rajoy había puesto en marcha una gestapillo policial era algo que nuestros lectores ya sabían. Nuestro compañero Pedro Águeda lleva dos años publicando decenas de evidencias que demostraban cómo el ministro Jorge Fernández Díaz había creado en Asuntos Internos y otras unidades su propia policía política; una gestapillo con la que acosar a sus rivales y poner en marcha investigaciones sin pasar por el control de la justicia. De ahí, de esa cloaca, salían esos informes sin firma ni sello que después publicaba “el periodista gacetillero que está siempre por ahí”, en palabras del propio ministro.

La tapa de la cloaca policial en la que ha chapoteado el ministro Jorge Fernández durante toda la legislatura ha saltado por los aires. La grabación difundida por Público.es de esa conversación entre el ministro y el director de la oficina Anti Fraude de Cataluña es la prueba definitiva que demuestra qué tipo de Gobierno hemos tenido y cuál es su bajísimo nivel democrático. ¿Usar a la policía contra la oposición sin control judicial? ¿No es esto lo que, según el PP, hace el Gobierno de Venezuela?

Este ministro de la democracia que se retira a meditar al Valle de los Caídos ha actuado como lo haría el jefe de la policía de un estado totalitario. Ahora se entienden mejor las condecoraciones al siniestro comisario Villarejo –un premio a sus servicios, pero también a su silencio–, o la generosa protección que le brindó el ministro cuando se supo de sus prósperos negocios. O los mensajes del jefe de gabinete de Rajoy a la exnovia de Jordi Pujol junior. O por qué un abogado socio de Villarejo acompañó a esta ex a declarar cuando tiró de la manta. O qué pasó con ese feo asuntillo de la grabación del restaurante La Camarga. O el silencio cómplice de tantos medios de comunicación, que miraban hacia otro lado porque se alimentaban de la cloaca policial, tan nutritiva en dosieres, medias verdades y mentiras.

Hoy, ante el escándalo, algunos argumentan que el caso Pujol nace de ahí, de las investigaciones prospectivas de esta gestapillo organizada en el Ministerio del Interior. Es bastante probable que así sea, pero cabe preguntarse también qué clase de Estado tenemos cuando solo se persigue a determinados corruptos si, además de robar, rompen España. Si se hubiese dejado actuar en su momento al Villarejo adecuado, al fiscal Carlos Jiménez Villarejo, ¿hubiese hecho falta recurrir al comisario Villarejo para llevar a los Pujol ante la Justicia?

La estrategia del ministro contra el independentismo no solo es profundamente antidemocrática. También inútil: más allá de ensuciar aún más la vida política, solo ha servido para unir aún más si cabe la causa soberanista y también como coartada para auténticos corruptos que encuentran en esta causa general su vía de escape. Si esto es España, incluso a mí, que soy de Burgos, me entran ganas de independizarme. Si ellos son la patria, yo soy extranjero.

Casualmente, la publicación de estas grabaciones coincide con una enorme guerra interna en la cúpula de la Policía Nacional que ha salido a la luz con la operación contra el pequeño Nicolás –una detención que, casualmente, también hizo "asuntos internos"–. Casualmente, también coincide con la imputación del comisario Villarejo, que tendrá que declarar ante el juez que lleva esta causa, acusado de grabar una conversación comprometedora entre otros comisarios y agentes del CNI a los que está enfrentado. Casualmente, hace unos días la mancha llegó hasta el número dos de Interior. Casualmente, ahora salpica al señor ministro. No hay que ser un lince para entender estas casualidades. Quien se acuesta con estos comisarios, grabado se levanta.

El Gobierno de Rajoy usó la Policía porque sabía que el CNI a esto no se prestaría. El ministro Jorge Fernández Díaz, que tanto se encomienda a dios, pactó en la Policía con el diablo. Se puso a pescar “antiespañoles” en la cloaca y ha acabado cayéndose dentro de esta fosa séptica. Pero Jorge Fernández no ha actuado solo ni es el único responsable. No fue el ángel custodio Marcelo quien le puso al frente de este delicado ministerio. La X de esta gestapillo policial está mucho más arriba y el propio ministro así lo admite con sus propias palabras: Mariano Rajoy lo sabía.

Las patéticas explicaciones del presidente en funciones este miércoles por la mañana ante Carlos Alsina provocan tanta indignación como vergüenza. Rajoy intenta soplar y sorber al mismo tiempo: quita importancia a la grabación, pero asegura que ni siquiera la ha escuchado. Y se supone que este señor es quien va a conseguir más votos el domingo.


Ignacio Escolar: "Un Gobierno en la cloaca"
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top