Familias argentinas no pueden afrontar incremento de 400% en tarifas de luz y gas

Familias argentinas no pueden afrontar incremento de 400% en tarifas de luz y gas
El aumentativo no alcanza. Llamar tarifazo al escandaloso incremento de las tarifas de luz, gas y agua corriente que autorizó el presidente Mauricio Macri a lo largo y ancho de Argentina es insuficiente. Es un “enorme tarifazo” con consecuencias nefastas en la economía y en la vida cotidiana de millones de personas.

Los comercios, las grandes y pequeñas empresas, las universidades, los clubes se enfrentan a la misma disyuntiva: qué gastos recortar para poder pagar esas cuentas sin despedir personal o cerrar las puertas.

Hay una franja de la población más afectada, la que vive en la Patagonia donde las temperaturas bajo cero obligan a mantener encendida durante meses la calefacción. La región consume el 23% del total de gas, a pesar de reunir apenas un 7% de los hogares del país. El consumo elevado también está asociado a la intensa actividad turística en temporada de nieve.

En la Patagonia, los aumentos para los domicilios particulares fueron en promedio de 700% y para los comercios y la industria de 1.300%. La reacción de la población fue inmediata en las principales ciudades del sur argentino. Allí, gracias a una seguidilla de presentaciones judiciales, se logró frenar el tarifazo. Luego y a medida que llegaron las boletas con los aumentos se sumaron a la protesta los otros distritos.

El descontento alcanzó tal magnitud que el Gobierno tuvo que retroceder y puso de tope un 400% de incremento. La cifra no deja de ser escalofriante, además porque los servicios que antes se pagaban cada 2 meses, ahora vencen mensualmente. Incluso para afrontarlos se permite pagar en cuotas.

El tarifazo es la consecuencia directa de la quita abrupta de los subsidios que se mantuvieron durante los tres períodos presidenciales kirchneristas como un aporte indirecto del Estado a la economía. A pesar de que muchos consideran que el aumento es para reducir la carga fiscal, se trata de una transferencia del dinero de los consumidores a las petroleras que se quedarán con las tres cuartas partes del dinero, alrededor de $ 4.000 millones.

Desde el Gobierno aseguran que esa inyección de fondos derivará en inversiones que beneficiarán a la Patagonia, que es la principal zona petrolera del país. Sin embargo, hasta ahora, nada de eso ocurrió, más bien la explotación está detenida y hay amenazas de despido y recortes de salario en las plantas productoras.

La Patagonia, por ser zona desfavorable por las bajas temperaturas, tenía los subsidios más altos y, por eso, es la más perjudicada. Bariloche, el segundo centro de esquí más importante del mundo, fue la ciudad que primero se organizó contra el tarifazo. Se juntaron 30.000 firmas para detener el tarifazo en tiempo récord y se logró frenar los aumentos. Más tarde se sumó Chubut y Santa Cruz, y hoy el tarifazo quedó suspenso en el país hasta tanto se expida la Corte Suprema.

“Bariloche está a oscuras”, le dijo a El Telégrafo Coral Martinsen, una joven argentina que vive en esa ciudad y trabaja en el Cerro Catedral, al ser consultada sobre el aumento de la luz y el gas. Es que en esa localidad turística, la más visitada del sur argentino, la semana pasada llegó la nieve y se fue la luz. La ciudad quedó a oscuras durante tres días por una falla en una línea de media tensión, justo cuando la ocupación hotelera roza el 60%, ya que es visitada por miles de turistas, sobre todo de Brasil y Chile.

El corte afectó el Centro de Esquí Catedral Alta Patagonia que tuvo que recurrir a sus grupos electrógenos para que funcionen los medios de elevación en las pistas. Parece una broma, pero no es. Al tarifazo se le sumó un corte del suministro que significará más pérdidas económicas para los comerciantes y las empresas que brindan servicios al turismo. En invierno en la Cordillera de los Andes hay pocas horas de luz natural.

En esta época del año, alrededor de las 19:00 ya es de noche y las zonas boscosas o en pendiente se tornan intransitables. “Estamos cuidando el gas y la luz de las velas”, resumió Ana Woelflin, quien definió el efecto del tarifazo en Bariloche como “un caos” porque “muchos hoteles tenían que cerrar si no se lograba frenar el aumento”.

Además, explicó, “como aumentó la demanda, el precio de la leña se fue por las nubes”. Ese malestar que comenzó en Bariloche se trasladó al resto del país y derivó el jueves pasado en la primera protesta en contra de Macri, apenas a 7 meses de asumir la presidencia. Bocinas, bombos, silbatos, latas, gritos, todo vino bien para protestar en cruces de avenidas y plazas a pesar de las bajas temperaturas y de la lluvia.

En las redes sociales la bautizaron como “ruidazo” a la convocatoria que también movilizó a votantes del macrismo que no pueden pagar los aumentos. También por primera vez, la oposición votó unida en el Senado contra una medida del Gobierno. El Frente para la Victoria, el Partido Justicialista, el Peronismo Federal y el resto de los senadores opositores dejaron en soledad a Cambiemos, la única fuerza que defendió los aumentos de gas. Por 42 votos contra 13 se aprobaron sobre tablas cuatro proyectos que reclaman suspender la suba.

Una encuesta difundida el pasado fin de semana reveló que el 70,7% de los usuarios cambió de hábitos para bajar el consumo, mientras que el 81,3% opinó que si fuera presidente hubiera realizado el ajuste de manera gradual.

El Telégrafo
Familias argentinas no pueden afrontar incremento de 400% en tarifas de luz y gas
  • Title : Familias argentinas no pueden afrontar incremento de 400% en tarifas de luz y gas
  • Posted by :
  • Date : 20.7.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top