La luz volverá a brillar

República
El próximo lunes, 18 de julio, se cumplen 80 años del intento de golpe de estado contra la República protagonizado por algunos altos mandos del ejército; financiado por la Italia fascista, la Alemania nazi y el gran capital nacional e internacional, y bendecido por la jerarquía católica.

Como es sabido, dicho golpe fracasó porque gran parte de la ciudadanía defendió con valentía y dignidad al régimen democrático y legítimo. En palabra del general golpista Mola, el golpe habría de ser “en extremo brutal” y así fue ejecutado. El choque desigual se reflejó en tres años de una durísima confrontación civil, 40 años de una cruel dictadura con el colofón de la llamada “transición modélica” hacia una nueva restauración monárquica que llega hasta nuestros días.

En síntesis, 80 años desde la subversión de un estado democrático, la República. Un proyecto de esperanza ajena a todo lo que había sido España en los siglos anteriores. La luz de la ilusión se apagó en medio de una salvaje represión hacia todo lo que significaron las libertades republicanas: libertad ideológica y de pensamiento, derechos laborales y condiciones de trabajo dignas, derechos de la mujer, división de poderes, independencia judicial, separación iglesia-estado, avances prodigiosos en los terrenos de la sanidad, la educación y la cultura, reforma agraria y tantos aspectos que se podrían enumerar. Fueron décadas negras para todo aquel que fuese considerado enemigo del régimen: activistas políticos, sindicales, gentes de la cultura, maestros y maestras, los miembros del colectivo LGTB, aquellos que no profesaban la religión católica y tantos otras personas que fueron reprimidas, encarceladas y torturadas por pura arbitrariedad.

Los largos años transcurridos desde la muerte del dictador Franco no han servido para que sus herederos ideológicos reconozcan el importante avance que supuso la II República sino que, por el contrario, no han cejado en su empeño de sepultarla bajo una despreciable losa de descalificaciones. Se siguen sintiendo vencedores de lo que ellos llaman guerra civil. Es hora ya de que se ponga fin a la impunidad del franquismo desarrollada por el pensamiento reaccionario y apoyada desde el poder político y económico de este país incluyendo a un jefe del estado sin legitimidad democrática de ningún tipo llamado Felipe de Borbón.

Difícil será que el Partido Popular, que se niega sistemáticamente a condenar los crímenes del franquismo, ha dejado a cero los fondos públicos para la recuperación de los restos de los miles de hombres y mujeres asesinados y sepultados en fosas y cunetas y mantiene en pie el ignominioso Valle de los Caídos, se avenga a reconocer simplemente lo que fue y no actúe, una vez más, como una formación política heredera de la dictadura, impidiendo la investigación judicial de los responsables de los crímenes y torturas acontecidos durante aquellos años siniestros.

No obstante, Alternativa Republicana no quiere limitarse a mirar al pasado con motivo de esta conmemoración. Nuestro empeño es la proclamación pacifica de la Tercera República, que la luz de la esperanza vuelva para quedarse en estos tiempos de crisis que azota a la gran mayoría de la población española. La III República debería ser la obra de todos los españoles, hombres y mujeres, en un esfuerzo común por dotar a nuestro país de un Estado que ofrezca derechos y libertades sin trabas ni mordazas, participación política auténtica, transparencia en la gestión de los asuntos públicos, unos derechos sociales con contenido real, condiciones de trabajo dignas, servicios públicos de calidad sin amenazas de privatización, hacer realidad la igualdad entre sexos, hacer de la educación y la cultura universal una prioridad, afrontar una organización territorial federal que respete la pluralidad.

Estas y otras conquistas para hacer frente al despiadado modelo neoliberal necesitan un marco político de referencia que se llama Tercera República, aunque desde algunos sectores de la izquierda se trate de huir de la reivindicación republicana eludiendo la misma palabra República en sus programas electorales. Desde Alternativa Republicana sostenemos con firmeza y sin tapujos que es necesario luchar por las conquistas sociales mediante un cambio de régimen. De lo contrario el entramado de poder conseguirá que los intereses de las élites se impongan de nuevo a los derechos de la gran mayoría.

Alternativa Republicana como proyecto netamente republicano se ofrece honestamente como herramienta de transformación pero no queremos estar solos en esta tarea. Todas las manos serán necesarias.

La III República no es una quimera, no es una utopía. Es una urgente y razonable necesidad de regeneración democrática. Y puede y debe ser una realidad, si todos nos unimos y luchamos juntos por conseguirlo. Sin olvidar las experiencias republicanas del pasado, la III República ha de mirar hacia el futuro.

La luz volverá a brillar porque ochenta años no han podido apagarla.

¡Viva la República!

ALTERNATIVA REPUBLICANA

Comunicado de Alternativa Republicana con motivo del 80º aniversario del golpe de estado contra la Segunda República.

La luz volverá a brillar
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top