Me gustaría pedir perdón

Logo
Cada vez que el Estado Islámico comete un atentado, millones de musulmanes toman una actitud que, hasta hoy, no entendía: piden disculpas. Se disculpan por los radicales que cometen masacres o las apoyan, porque se avergüenzan de ellos como comunidad. 

Hasta ahora no apoyaba esa actitud porque ellos no son responsables, no tienen por qué pedir perdón por lo que hace un grupo de psicópatas/sociópatas desequilibrados muy bien financiados, por mucho que puedan compartir sus creencias religiosas.

Pero hoy entiendo lo que es avergonzarse hasta ese punto de “tu gente” y querer dejar claro que no todos somos iguales. Ahora lo entiendo.

El 26J se produjo el triunfo del Brexit en España. La política del miedo y del odio al extranjero y al obrero. Yo no creo que tengamos lo que nos merecemos. Yo no me siento culpable, no soy responsable, no me lo merezco. Jamás he votado a la derecha y jamás votaré a la derecha porque, entre otras cosas, creo en los derechos sociales y en el Estado de Bienestar. 

Pero me gustaría pedir perdón.

Me gustaría pedírselo a los que se han tenido que ir para encontrar ya no un futuro mejor, sino un futuro. Un porvenir en el que la familia y amigos pasan a verse a través de una pantalla de Skype, en el que el hogar a veces no está donde resides, sino en los que dejás atrás. Lo siento. 

Lo siento, mamá y papá, siento que os engañaran, que os dijeran que la Universidad era el futuro asegurado, que vuestros hijos debían “estudiar para ser alguien” y sin embargo no os avisaran de que para llegar a ser ese alguien primero habría que nadar en préstamos y que ese futuro asegurado era mentira. Que no somos nadie, que el Estado no nos quiere si no somos carne de empresa. Que vivimos de sueños como bien dice mi amiga Claudi. De verdad, Perdón. Perdón por cada vez que agacháis la cabeza lamentando no haberme podido ofrecer un futuro mejor fuera de España porque los obreros, en vuestra época, no podían valer para estudiar y ya no digamos los idiomas. Y lo siento sobre todo porque no es vuestra culpa, nunca lo ha sido, pero os hacen sentir que lo es. No sabéis hasta qué punto me disculpo por ello.

Pido disculpas a todos aquellos que venís a España a buscaros un futuro esperando ser tratados como iguales. A los que huís de una guerra de la que no os dejan escapar (me disculpo de antemano ante las posibles bombas enviadas por los dirigentes de nuestro país). Pido perdón por todos aquellos que os odian pero luego esperan que sus hijos sean tratados como reyes en países extranjeros. Sé que muchos venís buscando un trabajo – que no NUESTROS trabajos – que tenéis la esperanza de dar una vida mejor a los vuestros, como muchos de nosotros tenemos aquí. Así que lo siento porque, a partir de ahora, solo puede ir a peor y no será porque muchos no intentamos evitarlo.

Por supuesto, también lo siento por vosotros, "los diferentes", aquellos culpables de amar a los de vuestro mismo sexo, a los de ambos, o de sentirse nacidos en otro cuerpo. A vosotros esta sociedad también se os pone peor. Perdón.

Me disculpo en nombre de todos los votantes de la derecha con todos aquellos que buscáis una educación de calidad para vuestros hijos. Mis disculpas por las ratios profesor alumno, porque la Educación sea igual a dinero, porque algunos os sentiréis fracasados al no poder permitiros una educación “de calidad” (ergo, casi millonaria) para vuestros hijos. La culpa de que no haya becas no es vuestra, es del hombre que ayer daba saltos y de su equipo. Que si vuestro hijo el día de mañana tiene que estudiar y trabajar y no llega al sobresaliente (o, en casos, al aprobado), la culpa no es suya porque “quien no se esfuerza no consigue”, sino del que le pone en esa situación cuando, en otros países de Europa, el Estado subvenciona a sus jóvenes en vez de sus propias carteras. Os pido perdón.

Lo siento por todos aquellos que os habéis quedado (y os quedaréis) sin casa porque no podéis pagar a un banco un dinero abusivo. Porque os habían prometido pero todo ha quedado en agua de borrajas. Porque el salario mínimo ahora está a gusto del consumidor y muchos no llegáis a los 1000€ ni con dos trabajos. Porque os sentís obligados a agachar la cabeza como si fuerais indignos cuando ellos la llevan bien alta. Porque os rompe el corazón que una botella de Coca-Cola al mes, a veces, sea un premio.

A mis amigos, os pido disculpas. A los que, como yo, trabajáis por un sueldo miserable mientras sale algo de “lo nuestro” que ya no es de nadie – sobre todo si os queréis dedicar a los Servicios Públicos -, a los que ni siquiera podéis trabajar porque las empresas deciden que no sois válidos. A los que os dejáis los cuernos y las carteras en másteres/grados medios o superiores/grados universitarios para tener algo el día de mañana que, si al menos no os permite un trabajo que os gusta, os abra paso a algo parecido. O si no parecido, al menos, a algo. A los que veis sufrir a vuestras familias todos los días porque hoy, tener un trabajo seguro, es una utopía. No obstante, a los que os va todo bien, los muchísimos menos, os felicito. De corazón.

Lo siento también por vosotros, votantes de derechas. Sé que debe ser duro, en muchos casos, avergonzarse del partido al que uno vota (o, al menos, es como me explico yo las encuestas). De ser consciente de que cada papel en la urna es una firma para la continuidad del miedo, del odio, del paro y del robo. De que muchos de esos sobres están sellados con la demencia de muchos ancianos que ni siquiera saben quién es Mariano y por qué tiene frases famosas. De que celebrar en una sede financiada con dinero ilegal no llega tanto a la parte de humano como a la de ser. De que el día de mañana muchos necesitaréis una educación pública para vuestros hijos y tendréis que agachar muchas veces la cabeza y hacer malabares con las cuentas, como desgraciadamente han tenido que hacerlo mis padres. De que el día de mañana necesitaréis médicos, enfermeros y psicólogos en los hospitales públicos y tendréis que esperar más de dos horas o más de tres meses para una cita porque vuestra decisión política no permite que el Estado sea de Bienestar. Desde luego, a mí me parece durísimo, así que, de corazón, lo siento. Espero que nunca os toque.

No olvido que esto es España, así que, a los que ponen por encima (no me refiero a disfrutarlo simplemente) el fútbol ante la situación política de su país (independientemente de que haya jugadores sospechosos de haber abusado presuntamente de mujeres), que “mientras haya fútbol, a mí me da igual”. A vosotros solo os digo que disfrutéis la Eurocopa y las mil copas que están por venir. Tranquilos, eso no cambiará nunca.

A los que se quedaron en casa y no fueron a votar ni nulo porque no sirve para nada, os dedico este poema de Martin Niemölle. Ojalá nunca tengáis que plantearos el final: 

"Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío.
Cuando finalmente vinieron a por mí,
no había nadie más que pudiera protestar."

Finalmente, a ti, que fuiste ayer a votar sonriendo, te pido la disculpa más grande. Como bien dice mi amigo Pablo, he roto con mi ilusión en la política, así que te deseo mucho helado de chocolate y mucha fuerza. Porque esto no se acaba aquí, no hay que agachar la cabeza. Al revés, más alta que nunca. Porque, por mucho que lo sientas, la culpa, en definitiva, no es tuya. No eres responsable, no tienes lo que te mereces. La lucha por un país mejor, por un mundo mejor, continúa. Quizá no cambiemos toda España, quizá la política nacional siga como está por los siglos de los siglos, pero mira Euskadi, mira Cataluña. Son la prueba de que si dejamos de luchar, de estar convencidos, ese quizá desaparecerá y se convertirá en un “seguro”. Y ya basta de ser de seguros, es hora de ser de posibilidades.

Sara Gallardo Gómez

Me gustaría pedir perdón
  • Title : Me gustaría pedir perdón
  • Posted by :
  • Date : 1.7.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top