Dos golfos y un destino. Gónzalez-Aznar

Dos golfos y un destino. Gónzalez-Aznar
Gregorio Morán

No entiendo por qué a nadie se le ha ocurrido poner en paralelo a estos dos expresidentes de carreras políticas harto diferentes, con más oscuros que claros, pero que el tiempo les ha ido creando cierta complicidad. Los dos profetas de una situación política que ellos fomentaron y que se les ha ido de las manos.

¿Se acuerdan de cómo acabó Felipe González? La mierda le impedía hasta nadar. La gente, especialmente la suya, le quería. Tenía carisma, o lo que es lo mismo, podía decir las mentiras más evidentes con un tono de complicidad que te hacía confidencias, cuando lo que pretendía era sumarte a aquel barco desvencijado por la corrupción y la incompetencia.

¿Y el otro? El abnegado líder que anuncia su retiro después de haberse metido en el berenjenal de la Guerra de Irak, con ambición de pasar a la historia. “¡España, cuenta en el mundo!” Era cierto, pero contaba cadáveres de iraquíes y abría la crisis internacional más importante desde la Segunda Guerra Mundial. Ni siquiera Corea fue algo semejante. Ahí sigue, como una metástasis que no admite cirugías de hierro sino un poco de sentido de la geopolítica y el conocimiento de unos pueblos y sociedades de los que no tenían ni idea, pero que han trastornado el mundo en el que vivíamos; sin solución posible durante muchas décadas. José María Aznar, el estadista. Aprendió inglés y entendió cómo hacerse rico después de haber destrozado todo lo que se le metió por el medio, incluido el idioma.

Su partido le admitió para que llevara un museo y jugar a soldados de plomo teóricos, pero él aspiró a convertirse en el cerebro de la FAES, para todo el mundo, incluidos los suyos. Un estratega mundial, y eso en el momento en el que los suyos estaban cada vez más distantes y su partido devino un comedero tres estrellas Michelin. No se robaban las propinas, se atracaba al Estado en función del maitre y los soumeliers recién llegados. El estadista calló. Él, que había iniciado el invento -¡ay, aquella boda escurialense con aire siciliano!-, donde estaban todos como si se pasara lista delante de El Padrino, su señora, la niña de la cara escuálida y un yerno que hasta conocía cómo funcionaba la industria del automovilismo de alta gama, los Fórmula 1, el alquimismo sobre el que se elaboran las grandes fortunas a gran velocidad.

Un destino paralelo

Helos ahí a los dos. El compañero González, asesor áulico de los nuevos patronos del mundo mundial, y el señor José María Aznar, charlando en su inglés recién aprendido, con los astros que iluminan (o apagan) las luces del mundo de la manipulación informativa. Un destino paralelo de dos tipos que nacieron a la política huérfanos de todo menos de astucia, ambición y ganas de dejar la mediocridad en la que nacieron y crecieron. Podrían, sin excesivo esfuerzo intelectual, echar una partida de póker -descubierto, por supuesto-, que apenas nada quedara al azar. Una reconversión, un Gal, un director de la Guardia Civil digno de presidio. ¡Enséñame lo tuyo! A mí me basta un Bush el tonto, un Irak con armas de destrucción masiva, y aquella memorable transformación de un atentado islamista en operación de ETA.

Incluso podría añadir. “¡No lo olvides González! Yo salvé la vida en un atentado por décimas de segundo, y recuerda que salí del coche ileso y dije aquello que nadie olvidará. ¡Y decían que no tenía carisma!. A mí me lo dio ETA, a ti también, y no eches en saco roto que cuando inventasteis el GAL, que hasta entonces era una chapuza de UCD, aseguraste, en una de tus grandes sesiones de Gran Mandarín, que tuviste en tu mano volar a la dirección de ETA, y te pareció excesivo para el Estado. Yo invadí Irak, al menos de palabra.”

“Aquí estamos los dos -podría decir cualquiera de ellos- convertidos en golferas con un solo destino: asesorar a los ricos, que nos hacen caso, y aconsejar a los de nuestro partido, que no nos lo hacen. Pero sobre todo ganar un dinero que nos consienta mirar a los demás con ese punto de desdén y superioridad que otorga haber sido un supuesto estadista”.

Fuente: Bez
Dos golfos y un destino. Gónzalez-Aznar
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top