Pedro Sánchez: el pulso

Pedro Sánchez: el pulso
Manolo Monereo | Cuarto Poder

La esencia y la apariencia no suelen coincidir, en política mucho menos. Esta tiende a sepultar la esencia con la apariencia, a ocultarla, difuminarla hasta hacerla invisible. Así estamos desde hace meses. El sistema de partidos ha cambiado sustancialmente con la emergencia de Unidos Podemos y las fuerzas políticas se quedaron sin referentes y, lo que es más importante, están obligadas a cambiar. El “todos contra Unidos Podemos” ha funcionado en un aspecto esencial: el partido de Pablo Iglesias no ha conseguido convertirse en la oposición mayoritaria frente a las derechas y sus políticas, pero sigue teniendo una fuerza apreciable y sigue estando en condiciones de disputarle la hegemonía al PSOE. Este es el bloqueo real, el bloqueo esencial, los otros son bloqueos aparentes que tapan y ocultan a éste.

Quizás la mejor manera de entender lo que pasa es verlo como un ‘teatro de operaciones’ donde distintos ejércitos actúan combinando alianzas y objetivos estratégicos con la finalidad de ganar hegemonía, de ganar la guerra. Con la agudeza que le es propia, Enric Juliana ha intentado, con éxito, a mi juicio, dar cuenta de los operativos en este complejo teatro de operaciones y evaluar consecuencias futuras. Un actor apenas si aparece; me refiero a los poderes fácticos, a los grupos económicos y mediáticos dominantes. Desde hace tiempo vengo sosteniendo que se ha producido una fractura entre estos y la clase política tradicional; lo nuevo, tras las elecciones del 26 de junio, es que la recomposición del régimen se va a hacer en torno al PP. El guión se está cumpliendo en líneas generales, pero hay un problema que emerge de nuevo con mucha fuerza, el papel del PSOE. Por decirlo de otra forma, Pedro Sánchez está sosteniendo un pulso muy fuerte con los que mandan y no se presentan a las elecciones y en el interior de su propio partido, que, en muchos sentidos, son un mismo pulso.

La partida que está jugando Pedro Sánchez es a tres niveles. Uno, frente a los poderes fácticos; otro, frente a Podemos y el tercero, frente a su propio partido. La clave que todo lo organiza es polarizarse con la derecha, es decir, conRajoy. Sánchez, mucho más de lo que se piensa, es un producto genuino del PSOE. Su aspiración profunda es que su partido siga siendo el partido de un régimen renovado y puesto al día en torno a la figura de Felipe VI. En esto no hay que hacerse demasiadas ilusiones. El objetivo sigue siendo derrotar a Podemos. El bipartidismo tenía y tiene una lógica implacable: una derecha que lo es cada vez más y una izquierda siempre más desdibujada, difuminada, dócil ante los que realmente mandan. Para eso, lo fundamental es que el PSOE siga teniendo el monopolio de la izquierda. El bipartidismo ha sido un modo de organizar el poder político que ha garantizado el predominio de las clases económicamente dominantes y el consenso, muy amplio, de los grupos subalternos. De ahí que, una y otra vez, Sánchez trace con mano firme el eje derecha e izquierda para polarizarse con Rajoy y, simultáneamente, “dirigir”, “ordenar”, “definir”, el complejo mundo de Unidos Podemos.

La operación tiene riesgos muy serios para Sánchez: está obligado a acentuar su papel de líder de la oposición y a la vez, no parecer culpable de la convocatoria de unas nuevas elecciones. Lo primero es saber, si se puede saber, cosa nada fácil, si el PSOE esta dispuesto a llegar hasta el final en su polarización con el PP/ C’s, o, por el contrario, está realizando diversos juegos de estrategia para hacer más aceptable, más asumible a su base militante y electoral, la abstención frente al gobierno de la vieja y la nueva derecha. Cuesta mucho trabajo pensar que este PSOE esté dispuesto a llegar hasta el final, mucho; sus relaciones con los poderes económicos y mediáticos son de altísima complicidad y ayuda mutua. Sánchez sabe que no durarían nada o casi nada él y su partido sin la ayuda preciosa, vital y urgente de los grupos empresariales básicos (el capital monopolista financiero y sus conexiones mediáticas) sobre todo, cuando, por primera vez, una fuerza -Unidos Podemos- le disputa en serio su hegemonía.

No hace falta irse muy lejos: las recientes elecciones generales mostraron hasta la saciedad el poder, los poderes, que realmente tienen y ejercen los que mandan para salvar al compañero Sánchez y a su partido. Claro que esto supone costes y no pequeños: la dependencia aumenta y la autonomía se diluye en el santoral de la vieja historia partidaria. El pulso sigue en lo interno: se le vigila de cerca y la confianza hace tiempo que desapareció, si alguna vez la hubo. Los barones lo son por que tienen poder político regional, ligados, conectados de mil formas, a los que mandan y temerosos siempre de no coincidir con la suficiente firmeza y determinación con ellos.

No creo que el PSOE llegue hasta el final. Hay todavía partido que jugar y las elecciones vascas y gallegas están al caer. Conocemos muy bien –Unidos Podemos lo sabe de primera mano– qué pasará si Rajoy y Rivera (peligroso enemigo cuando se sabe tanto y a fondo sobre los meandros y vericuetos del partido, hasta hace poco cómplice y aliado) salen derrotados: los que mandan, al unísono, pasaran todas las facturas no cobradas y las por cobrar. Éste será el momento Sánchez. No bastará el miedo a Pablo Iglesias ni la posible autoliquidación del PSOE. El momento, sigue siendo fundante y de excepción. Se necesitan políticos tipo Renzi, Hollande, hombres de partido fuertes capaces de inmolarse con valentía, con decisión en la postrera refundación de un capitalismo subalterno y dependiente, según lo impuesto por una Unión Europea bajo hegemonía del liberalismo alemán. Ahora se tiene el poder político; hay que hacer las reformas imprescindibles, necesarias y urgentes que los poderes exigen. Máxime, cuando el peligro Unidos Podemos parece neutralizado. Hay partido que jugar y tomar mucha tila.

Unidos Podemos lo tiene mucho mejor, mucho mejor de lo que piensan sus dirigentes. Este tiempo se ha empleado bien: rebajar la exposición mediática, dejarse ilustrar por la vida y tiempo, tiempo para pensar, para planificar –política y orgánicamente– la nueva fase. La táctica de Podemos debería ser actuar como si hubiese elecciones, sabiendo que no las va a haber. La paradoja es solo aparente. Hace falta tensionar todas las fuerzas que se tienen, que son muchas, para reconstruir la organización, clarificar el discurso político y definir un proyecto creíble, posible y radical de un nuevo país. Las elecciones gallegas y vascas serán una oportunidad. Hay que unir con inteligencia cuestión nacional y cuestión social frente a una Europa neoliberal que cercena la soberanía popular, destruye el Estado Social y viola los derechos humanos. Lo sustancial del momento es la coherencia interna y una dirección política clara y diáfana. La pelota sigue estando en el tejado de Unidos Podemos.

Manolo Monereo | Cuarto Poder

Fuente: Cuarto Poder
Pedro Sánchez: el pulso
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top