Por fin nos han intervenido, señor Rajoy

Por fin nos han intervenido, señor Rajoy
Alejandro Inurrieta * | Cuartopoder 

El miedo a la situación política e institucional actual de la UE ha salvado a España, y Portugal, de una multa que parecía irreversible por incumplimiento de los objetivos del déficit. La salida del Reino Unido y los avances del fascismo en los países centrales de la UE han ablandado a los otrora talibanes de la ortodoxia, como el comisario Moscovici, o el propio ministro de Finanzas alemán, cuyo nombre (Wolfgang Schäuble) es realmente complicado. En este sentido, el olfato de De Guindos ha funcionado y sorprendentemente nos hemos librado de pagar, aunque no del estigma de incumplir lo que se nos exigió, incluso después de la prórroga anti-Podemos que nos otorgó la Comisión Europea antes de las elecciones del 26J.

Pero el ahorro monetario de la multa no va a salir gratis. A partir de ahora España entra de lleno en el mecanismo de vigilancia reforzada, lo que implicade facto que nuestra política económica está intervenida por parte de Bruselas. Ello implicará que tendremos a los hombres de negro cada tres meses vigilando que las medidas de austeridad que se nos exigen, aproximadamente 10.000 millones de euros en dos años, se cumplan escrupulosamente de aquí a 2018. Los argumentos han sido de lo más divertido. Ahora la Comisión, pero también el FMI, se han dado cuenta que han fracasado estrepitosamente con las medidas de recortes en plena recesión de balances, por lo que apelan a que las sociedades europeas afectadas no entenderían nuevas medidas drásticas, después del sufrimiento.

Esta sensiblería social repentina solo esconde un miedo atávico a tener que enfrentarse a un nuevo fracaso de las políticas fallidas puestas en marcha en el marco de una Unión Monetaria fracasada. Ello implicaría que los arquitectos de la misma deberían estar pidiendo perdón y desandando el camino para diseñar otra UE y otra moneda única, completamente alejada de los preceptos falsos y tramposos de la teoría neoclásica que la sustenta. Nada de las recetas impuestas, en algunos casos con sangre y ensañamiento como en Grecia, han resultado válidas para relanzar un modelo económico financiero capitalista que ha fracasado y que no encuentra formulas para revertir los errores. Lo único que sigue haciendo el máximo mecanismo financiero de la UE, el BCE, es inflar la burbuja de deuda y bolsa para que el señuelo de bajos tipos de interés, anime a invertir en economía productiva, algo irreal en un mundo donde la inversión y el empleo ya no son imprescindibles.

En este contexto, España deberá rehacer todo el programa de estabilidad, tirar a la basura el cuadro macroeconómico que lo sustentaba y volver a pintar unas cifras de ingresos y gastos lo suficientemente inflados e irreales, para que la Comisión siga dejándose engañar. No hay que olvidar, y es para enmarcar, que el presupuesto de ingresos del Gobierno para la Seguridad Social se situaba en 2015 en el 8%, mientras que la realidad fue un magro 1,5%. Esta incapacidad para ajustar la realidad al presupuesto es lo que hace de la UE un club de trileros en el que nadie se preocupa en verificar que las previsiones sistemáticamente se incumplen, y por ello se aprueban todos los planes de estabilidad que vienen de cada país. Luego, la realidad choca con esta ilusión estadística que diseñan los burócratas, llamados TECOS en España, y que dice muy poco de su capacidad profesional, siempre con excepciones. Con este funcionamiento, cada vez extraña menos que países como Reino Unido, con un funcionamiento estadístico mucho más serio e independiente que el de España, hayan optado por irse de esta organización, cuyo funcionamiento político y económico es uno de los mayores fracasos de los últimos años.

Con estas premisas, y todavía sin Gobierno, España deberá preparar un proyecto de presupuestos para que los hombres de negro lo aprueben ya sobre el propio terreno. Pero el mayor problema es que casi con seguridad el objetivo de 2016, un 4,6%, también se incumplirá, como ya ha previsto la AiREF, lo que implicará que el ajuste en el gasto y/o ingresos será mayor. Para empezar, la propia Administración central hasta junio ya llevaba una décima más del objetivo, un 1,9% frente al 1,8% del PIB que le marcaba el Programa de Estabilidad enviado. Pero no hay que olvidar que el gran agujero del déficit está en la Seguridad Social. Los datos de la EPA han roto la euforia de las afiliaciones de la Seguridad Social del segundo trimestre y revelan una clara moderación en el crecimiento de la ocupación, fruto del agotamiento del modelo turismo barato y construcción incipiente. Los ingresos por cotización, si los supiéramos con la suficiente diligencia, nos darían la pauta del tipo de empleo que se está creando, y que no permitirá corregir el enorme boquete que se ha abierto en el sistema público de pensiones en España.

España ha enviado, como elemento paliativo, un primer esbozo de donde conseguirá los ingresos necesarios para no tocar el gasto, del impuesto de sociedades. El rocambolesco recurso a adelantar los pagos a cuenta del impuesto, para obtener 6.000 millones de euros, es tan ilusorio como pensar que la Seguridad Social estará en equilibrio en 2018. Esta previsión es simplemente, uno más, un ejercicio torpe y desesperado para no reconocer, primero, que estamos intervenidos, y luego que nos van a imponer un ajuste en el gasto y un aumento del IVA, simplemente para empezar. Además, este ajuste se plantea en el mismo instante que la economía española ya empieza a dar los primeros síntomas de ralentización, precisamente cuando se le ha retirado el respirador del gasto público, que es lo que ha permitido salir del hoyo en el que estábamos, y el que volveremos a estar, tras el ajuste cíclico. No hay que olvidar que el crecimiento potencial, si es que se puede calcular con rigor, que lo dudo, se aproximaría el 1,5%, cifra que no prácticamente dejará la tasa de paro en el 18-20% como tasa de equilibrio a futuro, un auténtico drama.

Por tanto, y a la vuelta del verano, haya Gobierno o no, las CCAA tendrán que comenzar a ajustar sus gastos en educación, sanidad y servicios sociales, y los consumidores y pensionistas a ver recortado su capacidad de gasto real, no por mayor inflación, sino por una elevación de la presión fiscal indirecta, la que tanto gusta a los liberales del PP y del PSOE. El objetivo ya no será reducir elgap en 5.000 millones de euros, sino seguramente algo más de 6.500 millones, ya que el déficit terminará este año por encima del 5,5%. Por ende, disfruten del verano los que puedan, y vengan con el bolsillo algo menos vacío que otras veces, porque se recrudecerán copagos y subirán los bienes de consumo, especialmente para los que consumen más: pensionistas y rentas más bajas. Ánimo constitucionalistas.

(*) Alejandro Inurrieta es economista y director de Inurrieta Consultoría Integral.

Fuente: Cuarto Poder
Por fin nos han intervenido, señor Rajoy
  • Title : Por fin nos han intervenido, señor Rajoy
  • Posted by :
  • Date : 1.8.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top