Emilio Torres Gallego, una figura olvidada a recordar.

Emilio Torres Gallego, una figura olvidada a recordar.
Emilio Torres Gallego, fue un intelectual, político y abogado nacido en Villatoro (Ávila) el 14 de septiembre de 1917. A los diecisiete años, ingresó en las Juventudes de Acción Republicana sintiendo una profunda admiración por la figura de Manuel Azaña, como político, escritor, pensador, estadista y por su incalculable oratoria. Durante su juventud Emilio Torres viajaría a las Las Hurdes con las Misiones Pedagógicas, y estuvo en la Barraca de Federico García Lorca.

Torres fue un abogado forjado en la 'Residencia de Estudiantes' que en noviembre de 1936, con tan sólo 19 años, se alistó en el ejército republicano y estuvo en el Frente de Extremadura en donde consiguió el grado de capitán.

Al finalizar la guerra civil, luchó para sobrevivir, asesorando a empresas extranjeras. Luego fue director general de la Compañía de Seguros La Previsora Hispaliense, apoderado, delegado y asesor de varias compañías de seguros. En 1946 se casó con Lucila Ríus Taylor (1924-2002), con la cual tuvo dos hijas: Lucila y Marta.

Tras la muerte del dictador Francisco Franco, Emilio Torres entró a formar parte de ARDE (Acción Republicana Democrática Española), partido republicano creado en el exilio en julio de 1960 como resultado de la fusión el año anterior de Izquierda Republicana y Unión Republicana, los dos partidos republicanos de mayor importancia durante la II República.

Con la aprobación de la Ley de Reforma Política aprobada el 18 de noviembre de 1976 por las Cortes franquistas, ARDE trató de inscribirse en el registro de partidos políticos para poder concurrir en las primeras elecciones democráticas, las de 1977, sin conseguirlo. 

ARDE no lo tuvo fácil, ya que los republicanos en España seguían siendo perseguidos al igual que en la dictadura. Con motivo del día 14 de abril de 1977 en la celebración del XLVI aniversario de la República, sus dirigentes republicanos fueron detenidos, entre ellos Francisco Giral González (Presidente), Eduardo Prada Manso (Presidente en funciones) y Régulo Martínez Sánchez (Presidente honorario), acusados de redactar un escrito titulado "Por qué soy republicano".

El 11 de mayo de 1977, Emilio Torres es nombrado funcionario en el Cuerpo Administrativo de la Administracíón Civil del Estado y se le destina al Ministerio de Trabajo en Madrid, según cita el BOE

El 2 de agosto de 1977, ARDE el partido republicano al que pertenece, finalmente consigue ser inscrito en el registro de partidos políticos. Durante el segundo Congreso extraordinario de esta formación política celebrado en Madrid en junio de 1978, serían designados Emilio Torres como Presidente de la Comisión Ejecutiva Nacional de A.R.D.E. y Francisco Giral, como presidente del consejo nacional, un nuevo órgano creado en el congreso.

En una conferencia de prensa celebrada en enero de 1979, el presidente Emilio Torres explicaba porque ARDE se presentaba a las elecciones municipales de 1979:

"Las elecciones de junio de 1977 se celebraron sin que a ellas pudiéramos concurrir los republicanos. Ahora nos presentamos como una opción idealista y testimonial, aunque los republicanos no somos una reliquia histórica: muchas de las cosas que hoy se están planteando como solución para España ya las defendió la República. Los republicanos salimos a la calle por vez primera, desde 1936, para presentarnos a una contienda electoral y nuestro único patrimonio histórico es la inteligencia, la honestidad y el patriotismo en las funciones de gobierno. A
 pesar de la edad de muchos de los nuestros, no tenemos prisa. Para nosotros, el tiempo tiene distinto valor que para los demás. Nuestras ideas no son viejas ni nuevas, son ideas. No son coyunturas u oportunidades. Son las que han movido eternamente al hombre desde sus primeros vacilantes pasos sobre la tierra. Son las ideas de libertad, de igualdad, y de fraternidad entre todos los hombres".

Emilio Torres se convirtió en uno de los impulsores de la revista Cuadernos Republicanos. De una magnifica oratoria, participó en varias conferencias en el Ateneo de Madrid, entre ellas el "Centenario del nacimiento de Manuel Azaña" (23/01/1980); "El ideal Republicano" (6/10/1988) y "La política Autonómica de la II República" (16/05/1981). 

Torres fue autor de varios libros entre los que destacan, "Comentarios de urgencia a la ley de relaciones laborales" (1976), una de las pioneras en el derecho del Trabajo. "Comentarios al estatuto de los trabajadores" (1980); "Estatuto de los trabajadores. Toda la doctrina y la jurisprudencia" (1987); "Reforma laboral textos y comentarios" (1994) y "Cartas para mis nietos la educación de un joven republicano" (2007). Entre 1978 y 1981, publicó varios artículos en el periódico "El País".

El libro "Cartas para mis nietos. La educación de un joven republicano", publicada en 2007, repasa su vida a través de varias cartas, Emilio Torres describe su educación en el Instituto Escuela, sus experiencias en la Residencia de Estudiantes, Misiones Pedagógicas, La Barraca, su actividad en la Federación Universitaria Escolar (FUE) y en las Juventudes de Izquierda Republicana.

Emilio Torres, falleció en Madrid, el 8 de septiembre de 2008

Luis Egea

Emilio Torres Gallego, una figura olvidada a recordar.
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top