Hablar del franquismo hoy, por Gerardo Pisarello

 Hablar del franquismo hoy
La exhibición temporal de dos estatuas franquistas en el Born pretende cuestionar la impunidad de los crímenes de la dictadura que aún hoy persiste

Esta semana regresa al Ayuntamiento de Barcelona el debate sobre la exhibición temporal de dos estatuas franquistas en el Born. Cuando un esbozo de la propuesta se filtró a la prensa durante el verano, algunas voces señalaron que la iniciativa banalizaba, cuando no exaltaba, la dictadura. Otras, que con ello se pretendía mancillar la memoria de 1714. Pasado el encendido clima previo a la Diada, quizá sea posible discutir de manera más serena e informada el sentido de la propuesta.

Huelga decir que no se está ante una iniciativa neutra. Por el contrario, su objetivo explícito es cuestionar la impunidad de los crímenes del franquismo que todavía hoy persiste. De hecho, la exhibición de las estatuas viene precedida de una muestra sobre la tortura durante la dictadura. Este tema nunca se había tratado de manera específica en una exposición. Es más, ha sido negado o directamente expulsado del discurso público como una cuestión incómoda.

ESCENARIOS DE TORTURA

Miles de jóvenes no saben que todavía en los años 70, los jeeps de la Policía Armada, los vehículos camuflados de la Brigada Político-Social, las jefaturas de Policía o los cuarteles de la Guardia Civil eran escenarios de torturas. Vejaciones que no tenían nada que envidiar a las de la Gestapo o, más tarde, a las del FBI o la CIA. La exposición pretende sacarlo a la luz. Y hacerlo, sobre todo, a través de la voz de quienes padecieron estos maltratos. Todas las víctimas, como escribía Manuel Vázquez Montalbán en 1985, “anarquistas, comunistas, nacionalistas, que conservarán mientras vivan en su memoria el recuerdo de todos los profesionales de la humillación”.

Pero no se trata solo de rememorar las vejaciones del pasado, sino de recordar las resistencias que generó y las complicidades –militares, judiciales, intelectuales, políticas– que la hicieron posible. Unas complicidades que explican, en buena medida, su impunidad y las grandes carencias de la democracia actual (incluida la reproducción de la tortura en casos como los de Lasa, Zabala, y tantos otros).

LOS SÍMBOLOS DE LA DICTADURA

Un sentido similar tendrá la exposición Franco. Victoria. República. Impunidad y espacio urbano. Mostrar la permisividad con los símbolos de la dictadura a partir de la historia de tres estatuas emblemáticas y de sus autores, Josep Viladomat y Frederic Marès. Ambos trabajaron para la República, exaltaron el franquismo y acabaron premiados por la democracia.

Marés llegó a ser escultor oficial del régimen. Esculpió La Victoria, en homenaje a él, y recompuso la estatua del esclavista Antonio López, abatida por anarquistas durante la República. A pesar de ello, fue reconocido por diferentes sectores de la cultura catalana y distinguido por los gobiernos de Jordi Pujol y de Pasqual Maragall.

Viladomat, por su parte, esculpió La República en los años 30 y marchó al exilio tras el levantamiento franquista. En los 60, sin embargo, acabó por aceptar el encargo del alcalde Porcioles de realizar una estatua en homenaje a Franco en el castillo de Montjuïc. Esta estatua llegó a presidir un Museo Militar donde se ensalzaban las glorias del régimen. Y también generó reacciones contrarias. Desde la de 1985, cuando fue teñida de rosa, hasta la que la llevó a su estado actual, la de una ruina decapitada en el 2013.

LUCHAR CONTRA LA IMPUNIDAD

La exhibición temporal de las estatuas viene acompañada por fotografías, vídeos, textos y obras teatrales. Es obvio que luchar contra la impunidad del franquismo exige mucho más. Bien lo sabe el actual gobierno municipal, que se ha personado en la querella contra los bombardeos fascistas a Barcelona de 1938; que colabora con la causa abierta en Argentina contra los crímenes franquistas; que realizó el primer gran homenaje en el Born al presidente Companys, con motivo del 75 aniversario de su fusilamiento; y que ha impulsado activamente la rehabilitación de memorias democráticas olvidadas y criminalizadas: republicanas, catalanistas, obreras, libertarias, feministas.

Pero nada de esto es excusa para no avanzar, algo que han reconocido historiadores de diferente orientación, como Josep Fontana o Joan B. Culla. Mucho menos cuando en España y en Catalunya aún hoy se consienten monumentos franquistas como el del Valle de los Caídos o el de la Batalla del Ebro, en Tortosa. O cuando se permitió que el Memorial Democrático de Via Laietana fuera cerrado y reemplazado por un hotel.

Es lógico que un debate sobre estas cuestiones incomode y nos interpele. Pero este es el sentido de una política memorial democrática. Romper el silencio, recordar a las mujeres y hombres que hicieron posibles nuestras libertades, y evitar que hechos intolerables del pasado sean olvidados o normalizados por las generaciones presentes y futuras.

Gerardo Pisarello
Primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona

Fuente: El Periódico


 Hablar del franquismo hoy, por Gerardo Pisarello
  • Title : Hablar del franquismo hoy, por Gerardo Pisarello
  • Posted by :
  • Date : 21.9.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top