El frustrado proyecto de hacer en Burgos el Monumento Nacional a los Caídos

El frustrado proyecto de hacer en Burgos el Monumento Nacional a los Caídos
Desde el inicio de la guerra civil, Burgos fue configurada por los golpistas como centro organizativo, militar, ideológico y espiritual, convirtiéndose la ciudad en la capital política de la España franquista. El 28 de julio de 1936 se creó en Burgos la Junta de Defensa Nacional y el 31 de enero de 1938 se formaría el Primer Gobierno de Franco, quien ya había fijado su residencia en la capital burgalesa desde el verano de 1937.

El 8 de noviembre de 1937 las autoridades franquistas del ayuntamiento burgalés, Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. de Burgos crearon la "Comisión pro Monumento Nacional Altar de los Caídos", con el fin de recoger el anhelo popular de perpetuar la memoria de todos los caídos y construir en la ciudad de Burgos un grandioso monumento. 

En el acta de constitución de la mencionada Comisión, se relata que esta iniciativa "patriótica" había sido calurosamente alentada incluso por el propio general Franco. La Comisión quedaba presidida por el alcalde de Burgos, Manuel de la Cuesta y Cobo de la Torre; Secretario. Pedro Izquierdo Ruiz, Delegado Provincial de Prensa y Propaganda de F.E. de las J.O.N.S.; Tesorero, Ricardo Diaz Ayuelas Conde, Presidente de la Cámara de Propiedad Urbana y varios vocales. 

El proyecto consistía en la construcción de un gran monumento que perpetuase la memoria de todos los caídos en la Gloriosa Cruzada de la liberación de España, acordando que se denomine "Monumento Nacional Altar de los Caídos" y que el lugar de emplazamiento fuera el cerro del Castillo de Burgos. 

Bajo esta premisa, la Comisión estableció la necesidad de mejorar los accesos al cerro del Castillo e iniciar una repoblación forestal, trabajos que deberían ser realizados por prisioneros de guerra republicanos. Al mismo tiempo, se instaba al levantamiento de un plano taquimétrico del Castillo y la redacción de unas bases para el anuncio de un concurso de proyectos, donde podrían concurrir arquitectos y escultores españoles, italianos y alemanes. La previsión inicial era que el monumento debería llevar agregado una Biblioteca, un Museo de la revolución, una capilla y una cripta. 

Por otra parte, la Comisión acordaba el iniciar una suscripción nacional y la creación de una Junta de recaudación en cada capital de provincia. El Ayuntamiento de Burgos resolvió aportar inicialmente la cantidad de 250.000 pesetas al proyecto. Posteriormente, la Comisión visitó al Gobernador del Banco de España, señor Artigas y al gerente de la Empresa Minas del Rif, en orden a la suscripción, quienes se mostraron favorablemente dispuestos por la idea y la acogieron con un gran entusiasmo. Las visitas para recaudar fondos al proyectos fueron constantes, incluidas a los directores de los Bancos Español de Crédito e Hispano Americano. También se mandaron circulares a grandes empresas, personalidades y Ayuntamientos. 

La Comisión pro Monumento, utilizó la prensa como medio de propaganda, especialmente los periódicos locales "Diario de Burgos" y "El Castellano", los cuales publicaban periódicamente listas con los nombres de particulares y empresas que aportaban fondos para el monumento. El 26 de noviembre de 1937 la recaudación alcanzaba la cifra de 700.000 pesetas y el 10 de enero de 1938 ascendía a 886.526 pesetas recaudadas. 

El 1 de abril de 1939 Franco firmó en Burgos el último parte de guerra, el famoso "En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado". 

El 18 de octubre de 1939, la ciudad de Burgos despidió fervorosamente y multitudinariamente al Franco, quien fijaría su residencia oficial en Madrid. Previamente, las autoridades franquistas agasajaron a Franco, otorgándole la medalla de oro de la ciudad de Burgos, nombrándole alcalde honorario de la misma y cediéndole el Palacio de la Isla. 

Terminada la guerra civil las autoridades burguesas esperaban, en su fuero interno, que el dictador Francisco Franco compensara a la ciudad por los muchos sacrificios realizados en pro de la "Nueva España", dotándola de un Monumento Nacional a los Caídos. Sin embargo Franco optó por el paraje de Cuelgamuros, junto al Escorial y el proyecto burgalés se vio frustrado. 

Luis Egea

El frustrado proyecto de hacer en Burgos el Monumento Nacional a los Caídos
  • Title : El frustrado proyecto de hacer en Burgos el Monumento Nacional a los Caídos
  • Posted by :
  • Date : 12.9.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top