Pactos contra natura

Pacto de San Sebastian
Si el PSOE finalmente facilita que Mariano Rajoy sea investido presidente del Gobierno, habrá echado por tierra las ilusiones de prácticamente el 60 % de la población española. Si nuestra democracia está siendo seriamente cuestionada la rendición del PSOE hará que muchos españoles se planteen seriamente si su voto sirve para algo más que colaborar, como espectador, con la cobardía de la izquierda española para actuar unida en base a la eliminación de los reductos del franquismo.

Dejémonos de vaguedades y eufemismos. Olvidemos estrategias absurdas, seamos prácticos. Huyamos de las comparaciones que se nos ofrecen respecto a la capacidad de pactar de los partidos politicos europeos. Si en Alemania, por ejemplo, ha sido posible un gobierno en coalición se debe a que la derecha alemana ha condenado y desterrado el nazismo y todo lo que le representó. En España la dictadura franquista, incluso los golpistas contra la II República, siguen disfrutando de impunidad y honores gracias a la inacción de los principales partidos politicos, PSOE y Partido Popular.

No recuerdo quien dijo : "La Transición acabó en el momento en que dimitió Adolfo Suarez". Tenía razón, a partir de ese momento la izquierda pudo gobernar en España. Lo que vino después fue el olvido, en el cajón de los intereses inconfesables de los políticos, de todo aquello por lo que dieron su vida esa gran mayoría de españoles que se negaron a que la libertad fuera abolida, La única Transición natural, justa y deseada por la izquierda habría sido la reinstauración de la República, sin embargo el tema ni siquiera se planteó. Transición no, lo que se llevó a cabo fue la reinstauración de la monarquía y el blindaje de los franquistas.

Ahora desde el Partido Popular y desde algunos incalificables sectores del PSOE, se apela a los acuerdos que se llevaron a cabo entre los partidos politicos para hacer posible la democracia, lo ven como un gran ejemplo a seguir a pesar de que aquello sucedió hace ya 40 años y las circunstancias eran otras muy diferentes.

Bien, hay que pactar, pero no con cualquiera y por supuesto hacerlo con el Partido Popular es contra natura para el PSOE. Sectores del PSOE, defienden la abstención para que Rajoy vuelva a gobernar, tiran la toalla y al mismo tiempo arremeten contra Pedro Sánchez y su ejecutiva olvidando que Sánchez fue elegido libremente en primarias. Se apela al pactismo de la Transición pero no se lucha por pactos entre la izquierda, prácticamente se descartan al mismo tiempo que se implora la colaboración de Ciudadanos, otra opción contra natura. ¿Acaso nadie desde la izquierda actual defiende los pactos que en 1936 llevaron a la izquierda al gobierno ? ¿Acaso no fueron los pactos que dieron origen al Frente Popular, con golpe de estado en gestación incluido, tan importantes como los que se llevaron a cabo durante la Transición? Unos pactos que nos llevaron a un escenario politico, a un reparto de escaños muy parecido al que hoy tenemos y que sin embargo ahora se antoja imposible. Conviene recordar que en 1936 la izquierda obtuvo el 48% de los votos, la derecha el 46% y los partidos denominados de centro el 6%, y que solo gracias al sistema electoral republicano, que primaba a los ganadores, se consiguió una holgada mayoría del Frente Popular en el Congreso.

Personajes como Azaña, Largo Caballero, Martinez Barrio, Díaz Ramos, Companys,...unieron sus fuerzas y desalojaron del poder a una derecha que en solo dos años había deshecho los avances sociales conseguidos desde 1931, práctica que a imagen de la CEDA el Partido Popular lleva haciendo desde 2012. Hoy, "personajes" como González, Guerra, Fernández Vara, Susana Díaz, Corcuera, Leguina... y una interminable lista de gerifaltes socialistas se oponen a un pacto de izquierdas y claman por facilitar la investidura del que ha sido, con diferencia, el peor presidente de gobierno desde 1976, además del presidente de un partido politico en el que su corrupción arroja 12.300.000 resultados en los buscadores de Internet...y en aumento día a día.

Evidentemente no son necesarias unas terceras elecciones, lo que es necesario es ética, coherencia y generosidad entre la izquierda española...y dejar de tratar como apestados a los partidos nacionalistas, partidos dignos de respeto y consideración como todos los demás. No deja de resultar grotesco que el PSOE contemple la posibilidad de pactar con el PP o Ciudadanos, o facilitar la investidura de Rajoy, y se niegue en redondo a hablar con el PNV o con el PDC...

Y ya puestos a hablar de pactos bueno sería que los partidos de izquierdas se acordaran del Pacto de San Sebastian, pero claro, eso ahora no toca, como no lleva tocando desde diciembre de 1976, y no será, visto lo visto, que no hace falta.

Pactos contra natura
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top