¿Tienen Principios los partidos políticos?

¿Tienen Principios los partidos políticos?
Antonio San Román Sevillano

¿No hay Gobierno en España? Lo cierto es que hay uno en funciones y que ejerce el poder a su capricho. Y, aún así, el PIB mejora, aunque ello no signifique ni una mínima mejora para el 80/85% de la población.

Se busca Gobierno. Los partidos se piden, unos a otros, que cada cual renuncie a su programa a favor de la gobernabilidad. Es decir, que renuncien a sus principios.

 ¿Todos? No, Hay uno que ni se lo plantea. Les dice a los demás que deben dejarle gobernar porque ha sido el más votos ha obtenido. Y es cierto. Ha obtenido más votos que cada uno de los demás. Pero los demás, es decir, el resto de partidos, que suman el resto de los votos emitidos por la población, tienen un punto en común con todos sus votantes: el rechazo al partido más votado. Conclusión: la mayoría de los votantes no quieren que siga gobernando el PP.

Pero para eso están los medios de comunicación mayoritarios, para hacernos rectificar a la mayoría de los votantes, presionando a los dirigentes de los partidos, especialmente a Pedro Sánchez-PSOE, para que dejen gobernar a Rajoy-PP. Piden que dejen gobernar a un partido corrupto con un dirigente presunto sospechoso de amparar la corrupción, que ha implantado leyes destructivas de la sociedad, antidemocráticas, que a lo largo de estos cuatro años ha ido cimentando un golpe de estado encubierto a favor de las clases económicas españolas e internacionales. Los medios de comunicación de masas, a las órdenes de sus amos del IBEX35 y de cadenas financieras internacionales, piden a nuestros representantes políticos que se olviden, que renieguen de sus principios políticos y éticos a favor de la gobernación de este país, a favor de un político sospechoso de corrupción y que está al frente de un partido imputado por Corrupción. Los medios de comunicación más influyentes de este país nos están pidiendo a todos los votantes que dejemos que la corrupción siga gobernando este país. Defienden la corrupción que representa Rajoy-PP.

En esta ingobernabilidad, los del PP culpan al PSOE-Pedro Sánchez. Éste y sus acólitos del PSOE, incluidos los medios de masas –cuando les conviene, y les conviene siempre- atizan a Podemos-Pablo Iglesias. A éstos, también les atiza Ciudadanos, ese partido al que le escribe el programa la Fundación FAES. Podemos atiza a todos. Cada uno de ellos pide a los demás que renuncien a sus programas. Se supone que los programas de cada partido están basados en una mezcla de principios ético-políticos, en algunos casos hasta principios intelectuales asumidos como norma de conducta. Es decir, cada uno pide a los otros que renuncien a sus principios éticos, políticos, económicos, etc.

El PP, un partido corrupto moral y económicamente, es decir, social e individualmente, que miente en cuanto uno de sus dirigentes abre la boca, no duda en pedir para sí el poder. Se siente legitimado por los 7 millones de votos que, una España profunda, corrupta en lo moral y en lo intelectual les ha otorgado. Vamos, como si se exculpase a Franco por el referéndum de los 25 Años de Paz –de los cementerios-. El PP, la derecha más insolidaria, piensa que el poder les corresponde, y punto. Los demás partidos son unos arribistas ladrones de sus derechos.

El PSOE comenzó a perder sus principios socialistas en el momento que fue elegido Isidoro, ¡perdón!, Felipe González Márquez, ese personaje que trabaja para, entre otros intereses que sepamos, los económicos del multimillonario Carlos Slim. A lo largo de las legislaturas en que ejerció como Gobierno fue convirtiendo al Partido Socialista en un defensor a ultranza del capitalismo salvaje y criminal que gobierna el mundo. Hoy, el PSOE es uno más de los partidos socialdemócratas que se han integrado en la construcción y defensa de un mundo neoliberal que está destruyendo el planeta. Quizás no perciben, aún, que el género humano, incluidos los socialdemócratas del PSOE, viven en este planeta Tierra. ¿Por qué pone tanto empeño Felipe González Márquez, de profesión lobbysta, en que el PSOE deje gobernar al PP?

De Ciudadanos no podemos decir mucho. Un partido que fue relanzado desde Cataluña a la pelea política española con la única misión de que Podemos no llegase al poder, cuyos principios son los grouchomarxistas –si no les gustan los que tengo de derechas, puedo cambiarlos por otros de su club… más o menos de derechas, los que necesiten. En Venezuela hay presos políticos y millones de pobres. En EEUU, en Colombia, en México, en Honduras y en la misma España, al parecer no. Sus gafas de ver parecen orejeras monetarias.

Podemos encarno una esperanza que se había sembrado en las Plazas y calles de Toda España. Quería cambiar de arriba a abajo la sociedad española. Una democracia en la que nadie, ni el rey, estuviera por encima de nadie ni al margen de la Ley. Solidaridad con cada uno de nuestros vecinos, con cada uno de ellos que habita en alguno de los 360 puntos de la rosa de los vientos. Pedía Justicia, que no leyes, igual para todos. Una sociedad en la que cada uno dé según sus capacidades, y cada uno reciba según sus necesidades. Pero esta esperanza que encarnó Podemos-Pablo Iglesias se ha ido diluyendo en el realismo político de las sucesivas campañas electorales. Su programa ha ido dejando girones en el realismo, hasta abandonar la meta de lo imposible.

Todos los partidos se piden unos a otros que renuncien a sus principios. Y siempre a la baja. No se les pide que incrementen la justicia. No. Se les pide que acepten la imposición del realismo criminal del neoliberalismo que se ha impuesto desde el mundo financiero a los pueblos. Entonces, ¿cómo fiarnos de unos partidos-personas que se presten a prometernos un programa al que deben renunciar en cuanto se abran las urnas? Todos deben renunciar a sus principios a favor del ganador porque este no tiene una mayoría absolutista para gobernar.

El PSOE pedía a Podemos que aceptase el programa pactado con Ciudadanos. Ciudadanos afirmaba que un 80%  de dicho pacto era su programa. El programa escrito para ellos por los economistas de la FAES. Conclusión: Pedro Sánchez-PSOE pedía a Pablo Iglesias-Podemos que firmase el programa de la FAES. Por si alguien lo ha olvidado, presidente de tal fundación: José María Aznar, Ançar, para aquel presidente Bush.

En estos momentos, el PP-Rajoy, los medios de comunicación del régimen, conspicuos lobbystas como González Márquez, y muchos de sus exministros –Corcuera, el de la patada en la puerta, Bono, el de las caballerizas, etc.-, le piden al PSOE-Pedro Sánchez, que renuncie al programa del PSOE y deje gobernar al PP.

Conclusión: Como el partido más votado es el PP, nos vemos obligados –todos los que hemos votado en contra, que somos más- a conformarnos y aceptar una ley mordaza que consagra la represión política y social, nuevamente recortes presupuestarios, más crecimiento de la deuda pública rescatando nuevamente bancos y grandes empresas privadas, desempleo juvenil o el sometimiento a la semi-esclavitud laboral de los jóvenes, fuga de cerebros y mano de obra cualificada, pobreza infantil, pobreza de los jubilados y parados sin prestación, la falacia de la falsa analogía entre la economía nacional y la economía doméstica para justificar el haber gastado por encima de nuestras posibilidades, la llamada al emprendimiento –es decir, la individuación e indefensión del trabajador precario, al mismo tiempo que pierde sus derechos laborales pues el autónomo tiene escasos derechos laborales-, …

El capitalismo siempre se ha comportado criminalmente con las clases más débiles. Ahora está empezando a serlo con las autodenominadas clases medias. Uno ve en televisión como gente que gana 1000 o incluso 600 euros al mes, con tres, cuatro, cinco… familiares a su cargo, se considera clase media. El desempleo, siempre en las casas de los pobres, va estrechando entre sus tentáculos a los trabajadores de oficina y a los profesionales. La educación universitaria ha dejado de ser una garantía de trabajo y ya no puede ofrecer un futuro a los jóvenes sea cual sea su grado de preparación e, incluso, su cualificación.

Y todo esto defendido, divulgado por unos medios de comunicación que son del Ibex35, ese que no le da órdenes a Mariano Rajoy. Y defienden y divulgan, insertan a fuego –hasta que la gente asume como sentido común el pensamiento neoliberal- en las mentes más indefensas, que el PP es el partido que mejor gestiona la economía mientras olvidan/ocultan quién creó la burbuja inmobiliaria, que el PP creó el tarifazo de la luz, la necesidad de los recortes en prestaciones sociales, la necesidad de la derivación de enfermos de la sanidad pública a la privada, el copago de las medicinas, etc., etc. Para nuestros medios de comunicación, subsidiarios y por ello miméticos con los medios más neoliberales del mundo anglosajón, ya no hay pobres sino perdedores que no saben o no quieren trabajar. Hay que ser emprendedores –cualquier pequeño tendero se cree Amancio Ortega a la hora de opinar sobre la riqueza creada y derrochada.

PP, PSOE y Ciudadanos nos dicen que tenemos que pagar la deuda al BCE. Cuando el pago de una deuda implica que derechos básicos como la sanidad y la educación, entre otras prestaciones que debieran ser obligatorias para cualquier Estado, se ven cruelmente sacrificados para pagar una deuda que no deja de crecer. Una deuda que NO HEMOS GENERADO los ciudadanos. Es una deuda ilegítima, ilegal, odiosa e insostenible, como a este tipo de  deudas las define E. Toussaint.  El aumento de la deuda española tuvo lugar durante el rescate del sector inmobiliario y del sector bancario a partir de 2009-2010.  Aumentó con el PSOE y con PP estos últimos seis años. Una deuda ilegítima no debe pagarse. Estos partidos y los medios de comunicación afines son defensores de este capitalismo rapaz y criminal. Mantienen y divulgan un raudal de mentiras para justificar la “cura” de austeridad que nos imponen sólo al 80% o más de la población. Población que se siente y, sobre todo, se cree indefensa. Todo bloque histórico u orden constituido –señalaba Antonio Gramsci- se apoya no sólo en la violencia o la capacidad coercitiva de la clase dominante sino, también, en la adhesión de los gobernados a la visión del mundo de la clase dominante.

La propaganda de los medios antisociales de comunicación españoles oculta o miente que el dinero del Estado entregado por el Gobierno, primero del PSOE-Zapatero y después del PP-Rajoy, fue para rescatar los bancos privados y las inmobiliarias privadas más poderosas. Cierto que algunos bancos públicos, como Bankia-Caja Madrid, recibió dinero público. Pero, tanto Bankia-Caja Madrid como numerosas Cajas de Ahorros, durante decenios, se gestionaron bajo los intereses privados de las diversas directivas –nacionales y locales- del PP y del PSOE manteniendo al margen los intereses de miles de modestos impositores. Cierto que a veces participaron sindicalistas diversos y miembros de IU. Pero, hasta ahora, se ha podido comprobar que estos personajillos actuaron en pro de sus intereses y no en el de sus organizaciones. Que no es el caso de los miembros del PSOE y PP, que, generalmente, fundían los intereses del partido con los personales.

Estos medios de comunicación tienen  en sus nóminas a intelectuales de todo tipo, que hace mucho que renunciaron a sus principios por otros, los del que mejor paga. Éstos intelectuales –especie repugnante para Eduardo Galeano-, por defender los intereses de quienes les pagan tienen acceso a los medios de difusión mayoritarios –tvs, radios, prensa de gran tirada, etc.-. En su enorme ego, se sienten defensores de los derechos humanos… de sus dueños. Los nuestros, nuestros derechos –humanos o sólo políticos-, no son más que egoísmos de pequeños e insignificantes seres mezquinos, que conformamos la chusma anónima. Probablemente sólo seremos para ellos seres humanos si nos ocurre una desgracia y pueden sacar partido a nuestro cadáver –con foto o vídeo- a favor de los intereses de sus amos. Para ellos –véanse los medios que representan Pedro Piqueras, Jiménez Losantos, Carlos Herrera, Matías Prats, y toda la cía de la SER y del grupo Prisa-, la mentira y la difamación son medios legítimos para combatir a tanto desharrapado económico y mental que milita en la izquierda. El fin siempre justifica los medios. Y el fin es el beneficio de sus amos. Cuanto más mejor. Pues cuantas más riquezas tengan los amos, más migajas se caerán de la mesa del banquete para los perros que custodian el festín de estos Epulones que dirigen el mundo, que rigen España. Ya no hubo en la ciudad más que dos clases de gentes: los que sufrían la esclavitud y los que, por su interés particular, trataban de hacerla sufrir a los demás. Montesquieu: Grandeza y Decadencia de los romanosp. 17


¿Tienen Principios los partidos políticos?
  • Title : ¿Tienen Principios los partidos políticos?
  • Posted by :
  • Date : 4.9.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top