Consumado el golpe mafioso… la corrupción al Poder

Consumado el golpe mafioso… la corrupción al Poder
Por Amadeo Martínez Inglés

Enhorabuena, amigos, alegraros conmigo, después de once meses de gestación nauseabunda (con golpe del Estado incluido y traidores a manta) que culminó con la payasada política del domingo 23 de Octubre a cargo de la mafia conservadora del viejo PSOE que quiso vestir el muñeco de su asquerosa pleitesía a la derecha más retrógrada que ha tenido este país, el parto con forceps ha tenido éxito y ya tenemos investido en España al flamante presidente del futuro primer Gobierno Corrupto Integral de toda su historia (GCIE).

Corrupto, oficial, pública y judicialmente, porque al partido que lo va a sustentar (el PP) la corrupción en estos momentos le llega hasta las cejas y porque su líder, el Felipito Tacatún de la política española (“Yo sigo”), Mariano Rajoy, además de indecente (Pedro Sánchez, dixit), indeseable y cínico es un depredador social y un auténtico sinvergüenza que mintió al Parlamento y al conjunto del pueblo español cuando, con una desfachatez increíble, soltó aquello de que en su partido no había habido nunca sobresueldos, ni sobres en negro, ni evasión de impuestos, ni financiación ilegal, ni nada de nada que no fuera legal y transparente…

Afirmaciones todas ellas que tanto los jueces en diversas causas como la banda de desalmados ligados al Partido Popular que a lo largo de las últimas semanas han venido declarando ante los tribunales, se han encargado de demostrar por activa y por pasiva que son falsas de toda falsedad, certificando así con absoluta rotundidad que el antiguo PP fundado por el ministro fascista Fraga Iribarne y refundado por el “coinvasor” de la guerra de Irak, señor Aznar, con el paso de los años se ha convertido en un PP todavía más despreciable que el anterior, más desvergonzado, más corrupto y, como apuntan determinados jueces, en una organización criminal dedicada a fomentar el lucro y el enriquecimiento personal de su cúpula directiva, en un solapado refugio de comisionistas y chupópteros de guante blanco que, si queremos conservar sus siglas y con el máximo respeto por los miles y miles de militantes honrados que con toda seguridad pueblan sus filas, podríamos rebautizar con el sugestivo título de “Panda Putrefacta”.



Pues en estos momentos dramáticos para España, investido ya el pandillero Rajoy como futuro presidente del Gobierno, solo nos queda esperar a conocer en su totalidad la composición de ese futuro Ejecutivo Corrupto que, en teoría, sólo en teoría, nos habremos dado todos los españoles y que en realidad será hijo de ese PSOE traicionero y ultraderechista que ahora dirige con mano de hierro la sultana Susana.

Como, obviamente, el nuevo jefe de la trama corrupta que va a gobernar este país (iba a decir “de mierda” pero no lo hago porque sin duda todavía deben quedar en él algunos miles de honestos y perplejos ciudadanos) tardará todavía algunos días (o quizá semanas, sabe dios) en parir su colegiado consejo ministerial, abocado, eso sí, a una muerte prematura e infamante, me voy a permitir ayudarle un poquito en tan trascendental tarea presentándole en las líneas que siguen una muy sincera y bien estudiada propuesta sobre su composición. Sin ser exhaustivo, pues no se trata de abarcar todos y cada uno de los distintos departamentos ministeriales, sí me gustaría señalar los nombres de algunos de los grandes personajes de este país que según mi particular criterio podrían ocupar, con total conocimiento de causa y éxito seguro, las principales carteras del desgraciado equipo que en un futuro próximo va a ayudar, es un decir, al viejo sátrapa Rajoy a gobernar este país de locos. Veamos:

- Como Vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno la más idónea es sin ninguna duda Dª Rita Barberá, senadora, ex alcaldesa de Valencia, meteoróloga honoraria (por aquello del caloret) y con un master en la gestión y puesta en circulación de activos partidarios (los famosos billetes de 500 euros, de 2 en 2 y en sobres).

- Como vicepresidente del área económica debería figurar a todos los efectos Rodrigo Rato, un hombre con amplios conocimientos de la economía española y mundial que con su magnífico currículum profesional y delincuencial reforzaría sin ninguna duda el carácter corrupto del gabinete. Además sabe tocar muy bien la campana para engatusar al personal mayor y es un experto en todo tipo de tarjetas de crédito sobre todo en las de carácter “afro”.

- El ministerio de Hacienda debería ser sin ninguna duda para D. Luis Bárcenas, un señor muy emprendedor, muy profesional, muy amigo del señor Rajoy (Luis, sé fuerte) que sabe multiplicar por muchos enteros cualquier capital que se le ponga a tiro y que seguramente sería muy capaz, entre otras cosas claves para la economía de todos los españoles, de poner la hucha de la Seguridad Social otra vez en negro, repartiendo, incluso, cada Navidad suculentos sobres libres de impuestos a los nueve millones de pensionistas españoles que malviven con las magras retribuciones que les ha dejado el anterior Gobierno de la Panda Putrefacta.

- Para ministro de Economía, el presidente Rajoy debería apostar sin miedo de ninguna clase por el insigne empresario nacional D. Francisco Correa Sánchez, generador como nadie de tejido industrial y empresarial y dinamizador, también como nadie, de las relaciones públicas y privadas en este país sobre la base de regalos (coches, preferentemente) y prebendas económicas.

- En el ministerio de Defensa nadie lo haría mejor que el actual ministro de Exteriores, señor García-Margallo, quien con su carácter belicoso y si hacemos caso a sus incendiarias manifestaciones a la prensa podría, incluso, aunque la legislatura sea muy corta (que lo será), reconquistar de una puñetera vez Gibraltar y meter el miedo en el cuerpo, vía Acorazada Brunete, a los independentistas catalanes.

Bueno, podría seguir asesorando al cacique Rajoy en la ardua tarea que tiene por delante para formar el primer Gobierno Corrupto Integral de España pero no quiero ser pesado, creo que ya es suficiente y además resulta obvio que, dejando aparte los insignes ciudadanos ya colocados por mi modesta pluma en los departamentos ministeriales antes señalados, el “indecente” político que sigue en La Moncloa va a disponer de suficiente material humano corrupto entre los suyos como para no tener problema alguno a la hora de cerrar su futuro gabinete.

No obstante, si me gustaría darle un último consejo personal más que nada por el bien de España (él lo hace todo así). Y es éste: Por favor, señor Rajoy, coloque como Director del CNI (Centro Nacional de Inteligencia) al ex ministro del Interior, señor Fernández Díaz. Nadie, absolutamente nadie, podrá gestionar ese cargo tan difícil y esencial para la seguridad del Estado como él, todo un experto en escuchas de todo tipo y en conspiraciones sistémicas. Con Fernández Díaz a cargo de los espías del Estado todos los españoles no corruptos (excepto los catalanes) podremos vivir y dormir en paz.

Pues bromas y chanzas aparte (que incluso pueden molestar al personal altamente cabreado de este país, aproximadamente un 90%, que está que se sube por las paredes con la broma macabra que nos ha gastado a todos los españoles la cúpula traicionera del viejo PSOE), la realidad es que en España hemos colocado al frente del Gobierno de la nación a un hombre que es y ha sido durante años líder de un partido que no solo ha amparado y se ha beneficiado de la más abominable corrupción tanto personal como institucional y que una y otra vez ha dificultado la acción de la justicia para evitar que salieran a la luz pública sus presuntos delitos sino que al hilo de las declaraciones de los implicados en los diferentes procedimientos que estos días se están tramitando en sede judicial contra personas vinculadas a este partido e, incluso al propio partido como tal, semejante organización política ha demostrado ser más bien una trama o mafia criminal dedicada a ganar elecciones y, de paso, a enriquecer a sus más altos dirigentes.

¡Pero es que en este país de opereta somos todos unos chorizos, unos estúpidos, unos pasotas, unos amorales, unos imbéciles, unos cobardes…o, simplemente, unos sinvergüenzas a los que les importa un pepino el hecho de seguir siendo gobernados por el jefe de una Panda Putrefacta (PP) que ¡ojo al dato! los jueces están investigando por delitos tales como Asociación Ilícita, Cohecho, Malversación de caudales públicos, Falsedad contable, Fraude a las Administraciones Públicas, Prevaricación, Estafa con Falsedad de Documento Mercantil, Delito contra la Hacienda Pública, Blanqueo de capitales, Tráfico de Influencias, Delito Electoral continuado… etc, etc!

¡Pero como es posible que el señor que desempeña en estos momentos la Jefatura del Estado español, Felipe de Borbón (por cierto, con carácter ilegítimo puesto que ni uno solo de los ciudadanos de este país le ha votado para tan alto puesto, no así a su padre Juan Carlos que sí que fue elegido “democráticamente” en 1969 por el abominable sistema electoral de “un dictador, un voto”, el de Franco) haya propuesto para la investidura como Presidente del Gobierno español a un sujeto como el tal Rajoy, que representa lo peor de la clase política española, que ha capitaneado la corrupción de su partido durante décadas, un hombre sin credibilidad alguna, sin moralidad conocida, un déspota, un auténtico depredador político y social que ha llevado a la ruina y al paro a millones de españoles y que hasta se ha atrevido, utilizando sistemas y medios espurios, a masacrar al líder del primer partido de la Oposición con el único y exclusivo fin de seguir en poder!

¿Se imagina el lector lo que habría hecho en un caso como este el Jefe del Estado de un país verdaderamente democrático y avanzado? Pues sí, eso, proponer igualmente a semejante señor… pero a la Fiscalía General del Estado para que fuera inhabilitado “ad eternum” para cualquier cargo público junto a toda la cúpula directiva de su corrupta organización política, sin perjuicio de los procedimientos penales a los que se hubieran hecho acreedores a título personal todos los integrantes de la misma. Incluso, un Jefe de Estado responsable en un país respetuoso con los derechos humanos, y no una máquina de dar la mano a todo lo que se mueve en su palacio sin intentar siquiera solucionar nada (justo lo que ha hecho el Borbón en los últimos once meses) podría verse impelido a interesar a la Justicia la ilegalización total del partido en cuestión.

De pena, amigos. La jugada ha sido despreciable, nauseabunda, propia de traidores y de tiranos de baja estofa. Pero la historia demuestra que estas operaciones de villanos y sicarios a sueldo de un poder dictatorial pocas veces tiene un final feliz. Y ésta, seguro que tampoco lo tendrá. Los españoles estamos hartos, muy hartos, de tanta basura y tanta necedad y más pronto que tarde acabaremos, democráticamente claro, sacando a patadas de La Moncloa a esta “perla rajoyana” que ha vuelto a bunkerizarse en su recinto. Un poco de paciencia y todo llegará aunque, la verdad, es muy fuerte todo lo que estamos viviendo. 

Madrid, 29 de Octubre de 2016

Amadeo Martínez Inglés es militar con el grado de coronel, escritor e historiador

Consumado el golpe mafioso… la corrupción al Poder
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top