El futuro pasa por la República

El futuro pasa por la República
“La libertad sólo es posible en la democracia, y es por eso que 
nosotros somos partidarios decididos de la democracia. Pero en España, 
además, la democracia sólo es viable dentro del sistema republicano, y 
es por eso que nosotros somos partidarios incondicionales de la República”.

Xosé Velo. Político gallego.

A la vista de los últimos acontecimientos que han dado lugar a la dimisión del Secretario General del PSOE y la previsible abstención de este partido en una nueva votación de investidura del actual Presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy, desde Alternativa Republicana queremos compartir las siguientes reflexiones:

El régimen surgido de la transición se refuerza y para ello no duda en sacrificar a sus peones, si la coyuntura lo requiere. Lo sucedido en el pasado Comité Federal del PSOE supone un grave daño para uno de los partidos dinásticos buscando salir de la situación de bloqueo a la que han abocado los repetidos resultados electorales de diciembre de 2015 y junio de 2016. De la misma manera se procedió en su momento al cambiar de monarca hace más de dos años. La continuidad del régimen y su entramado de poder e intereses exigen determinados sacrificios para que cambiando las formas, el fondo permanezca básicamente inalterable.

Si se confirma una nueva votación de investidura de Mariano Rajoy que le permita acceder a la Presidencia del Gobierno, es muy probable que tenga como consecuencia unos Presupuestos Generales del Estado sumamente restrictivos tanto en el gasto social como en la inversión pública. Las consecuencias en términos de exclusión social, aumento del paro y la precariedad de las condiciones laborales, junto con la degradación de los servicios públicos serán terribles para la gran mayoría de la población. No es algo que deba de extrañar puesto que las conocidas exigencias de la Unión Europa y la propia dinámica del régimen generan desigualdad y sacrificios para los que menos tienen. La soberanía del pueblo español proclamada en la Constitución del 78 simplemente no existe.

Cabe la posibilidad de que se admitan algunas cesiones a cambio de la abstención socialista como la derogación de ciertos aspectos de la LOMCE, de la ley Mordaza o la adopción de medidas ante las situaciones de emergencia social. Se trata de medidas necesarias pero no suficientes para revertir la situación de manera sustancial. Las exigencias de regeneración democrática y transparencia quedarán en papel mojado porque la corrupción no es algo aislado ni un accidente sino que forma parte de la naturaleza misma del sistema. Tampoco podemos esperar que se ponga fin a la impunidad del franquismo, que sigue siendo una base intocable del actual régimen.

Alternativa Republicana entiende que estamos ante un régimen agotado e incapaz de responder a las demandas de una población que ha sufrido casi una década de recortes en sus derechos y agresiones en sus servicios públicos esenciales. El régimen del 78 ha muerto y mantenerlo con vida no conduce más que a la prolongación de la herencia postfranquista y a mayores cotas de sufrimiento para la ciudadanía. Basta ya de segundas transiciones, es el momento de la ruptura. No intentemos reformas cosméticas de algo que no ha funcionado ni va a funcionar en beneficio de la mayoría. Decir que la República “no toca” es negar una realidad evidente.

Alternativa Republicana lleva más de tres años trabajando por hacer realidad un cambio radical que entendemos imprescindible. No lo hacemos desde la pura nostalgia de lo que fue ni desde el aislamiento. Nuestra disposición a colaborar con otros partidos se ha demostrado en múltiples ocasiones. Con nuestros modestos recursos pero con honestidad y dignidad queremos ser herramienta de un cambio difícil y complejo. Creemos que el futuro pasa por una República, pero hacer realidad ese futuro es tarea para compartir entre muchas personas y organizaciones que están por la ruptura democrática.

Alternativa Republicana seguirá siendo una fuerza política cuyo objetivo último es la proclamación pacífica de la III República, nuestro objetivo irrenunciable, más allá de coyunturas puntuales. Sabemos que no estamos solos. Nuestra invitación a todos aquellos que se sientan identificados con este objetivo queda abierta permanentemente. Todas las manos son necesarias.

El futuro pasa por la República
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top