¿España?, “UNA, GRANDE y LIBRE”…. Y el mundo en descomposición.

¿España?, “UNA, GRANDE y LIBRE”…. Y el mundo en descomposición.
Si Franco levantase la cabeza estaría orgulloso pensando que los cuarenta años de democracia han servido para consolidar los valores patrióticos en los que se inspiraron sus cuarenta años de dictadura; porque la España del 600, la nevera, y el fútbol la hemos convertido en la España del Ibiza, el móvil, y el fútbol. Aunque las nuevas tecnologías han permitido una difusión a lo bestia para que el adormecimiento social sea aún mayor, para mayor gloria de nuestros gobernantes. De lo único que estaría arrepentido el dictador es de no haber introducido la democracia, porque al menos sus desigualdades sociales y la corrupción masiva de su sistema le hubiese permitido gobernar copn una mayoría absoluta holgada.

Cuando el Caudillo afirmó en su discurso navideño de 1969 que “todo está atado y bien ataco” tenía toda razón, aunque unos cuantos ingenuos -cada vez menos- pensábamos que no era cierto y todo estaba por llegar. Los Borbones nos los impuso Franco, y ahí siguen, distrayendo al personal; la Iglesia sigue cumpliendo el mismo papel, y los mismos feligreses que rezan el rosario, lo abandonan por unos minutos en época de elecciones para elegir en las urnas al partido más corrupto y que más desigualdad social provoca, quizás porque necesitan gentes sin recursos para impartir su caridad cristiana, que con ello se ganan años de indulgencia. La genética funciona, los cromosomas también llevan sus dosis de indecencia, y eso se hereda.

Las últimas encuestas nos confirman que unas hipotéticas terceras elecciones llevarían al poder al partido más corrupto de la democracia, que se acercaría a la mayoría absoluta; y esto sucede cuando estamos asistiendo al enjuiciamiento de conductas indecentes que desencaderaron una de las mayores crisis económicas de las últimas décadas, en las que muchos políticos y “gentes de bien” se dedicaron a robar dinero público a espuertas. Pero como el traje y la corbata imprimen carácter, y son signos externos de “seriedad” y “buen hacer”, la culpa de todo esto la tienen los perroflautas con coleta que han osado poner en duda su “honradez”. Está visto que nuestra sociedad, que no ha cambiado, premia al ladrón y al sinvergüenza, y esta es la cruda realidad de un sistema democrático en descomposición, si es que alguna vez estuvo compuesto.

Pero Europa no es ajena a este fenómeno; ahí tenemos a nuestro amigo Alexis Tsipras en Grecia pisando el polvo por haber osado enfrentarse a los poderosos caballeros del dinero, cuando la crisis de su país la provocó con sus trampas un partido de derechas. Pero quizás lo más angustioso es comprobar cómo hemos cambiado los campos de concentración nazis, como modo de exterminar a los que sobran, por el cementerio en el que hemos convertido el mediterráneo con los cadáveres de los miles de inocentes que no logran llegar a tierra huyendo de las guerras que nosotros mismos hemos provocado. Aunque algo ha mejorado: ahora se mueren solos, y no es preciso poner en funcionamiento la cámara de gas; así se salvan nuestras conciencias, y mirar para otro lado es gratis.

Ayer me crucé con un conocido, y comentamos la actualidad. Coincidíamos en que España se descompone, y el mundo no tiene arreglo. “Pero aun quedamos algunos que queremos que todo cambie“, me dijo. Decidimos quedar para tomar un café para consolarnos; eso sí, descafeinado y con sacarina, que los idealistas ya tenemos la tensión y la glucosa alta. Quizás para entonces, porque todo es posible, Donald Trump ya gobierne la principal potencia mundial…

Fernando de Silva

¿España?, “UNA, GRANDE y LIBRE”…. Y el mundo en descomposición.
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top