La ruptura del PSOE: crisis de régimen y autonomía de la política


La ruptura del PSOE: crisis de régimen y autonomía de la política
Un determinado acto político puede haber sido un error de cálculo
de los dirigentes de las clases dominantes, error que el desarrollo
histórico corrige y supera a través de las ‘crisis’ parlamentarias
gubernativas de las clases dirigentes; el materialismo histórico
mecánico no considera la posibilidad de error, sino que entiende
todo acto político como determinado por la estructura de un modo
inmediato, o sea, como reflejo de una modificación real y permanente
(en el sentido de adquirida) de la estructura… Antonio Gramsci

Manolo Monereo 

Los hechos nada dicen en sí mismos, necesitamos saberlos interpretar y para eso hace falta tener un marco teórico, un esquema capaz de darles sentido y convertirlos en instrumento para guiar la acción política. Desde Carta al Amauta he venido proponiendo que la clave para entender lo que pasa es partir de una fase histórica marcada por la crisis del régimen del 78, por cambios acelerados en la política, en la economía, en la sociedad y por nuestra colocación —siempre se olvida— como periferia sur de la Unión Europea. Esto es, a mi juicio, lo decisivo. Un aspecto sustancial de esta crisis es la contradicción, el desajuste profundo entre los grupos de poder económicos y la clase política tradicional española. De esta contradicción nace Ciudadanos —un actor político directo creado desde el poder— y este desajuste gobierna los conflictos en el interior del bloque de poder dominante. Ésta ha sido la tesis que he venido manteniendo desde hace muchos meses.

La propuesta que de una u otra forma han venido defendiendo las clases económicamente dominantes ha sido clara: gobierno de coalición para realizar las duras reformas que el país necesita y frenar a Unidos Podemos. Las dos grandes fuerzas políticas no han seguido el guión hasta el presente. Lo primero que hay que subrayar —se lo recordó Rajoy a Sánchez en el último debate de investidura—es que en los grandes temas hay acuerdo sustancial entre el PP y el PSOE; ya existe, en muchos sentidos, una “gran coalición”. Me refiero a la política exterior y de defensa regida por el alineamiento incondicional con EEUU; a la Unión Europea y sus tratados básicos que hacen obligatorias las políticas neoliberales; a la concepción del Estado y la defensa a ultranza de la monarquía y, más allá, el respeto escrupuloso a las reglas que imponen los que mandan y no se presentan a las elecciones.

En segundo lugar, el PP no aceptó ninguna política que implicara la dimisión de Rajoy. Partían de la convicción de que si el presidente del partido dimitía, se abriría una crisis de grandes dimensiones que podría terminar como la UCD. No era, como he insistido muchas veces, sólo una cuestión de afirmación personal. Los dirigentes del PP sabían que obligar a dimitir a su jefe era hacerle el juego a Ciudadanos y a su política de recambio en la derecha. De hecho, la vida le ha dado la razón. Si algo queda claro de las elecciones del 26J es que el eje de la restauración pasará por el PP.

Para el PSOE la cosa era mucho más difícil. En mi opinión, el PSOE ha sido el verdadero partido del régimen; ha combinado como nadie la obtención de un consenso muy amplio de las clases trabajadoras con la defensa férrea de los intereses de los grupos fundamentales del poder económico. El problema del PSOE —Sánchez siempre lo ha sabido— es Podemos y Unidos Podemos, en un sentido muy preciso: para volver a ser en la nueva fase el partido del régimen debe integrar, dividir y debilitar electoralmente al conjunto de fuerzas que representa Pablo Iglesias.

Aquí aparece lo que podríamos llamar—la cita anterior de Gramsci da muchas pistas— la autonomía de la política. Es un término complejo que funciona entre dos límites, el determinismo económico y el politicismo. Resumiendo mucho, entre los que piensan que lo económico determina unidireccionalmente lo político y aquellos que piensan que lo político anda suelto sin determinaciones estructurales emitiendo discursos al viento. La autonomía es siempre relativa. Esto tiene mucho que ver con la actitud de Pedro Sánchez y la crisis encarnizada que hoy vive el Partido Socialista Obrero Español.

El juego de estrategia que ha mantenido el secretario socialista —conviene subrayarlo de nuevo— tiene un objetivo fundamental: neutralizar la fuerza política-electoral de Unidos Podemos. ¿Cuál es la clave? Volver a situar en el centro el eje izquierda/derecha, polarizándose radicalmente con el PP. Sánchez lleva meses intentando vender a los poderes económicos que deben ayudarle en la tarea de anular a Unidos Podemos y sus barones (sobre todo a la virreina del sur), que lo importante es reducir a la fuerza morada a su mínima expresión, aunque supongan correr riesgos electorales. Aquí no cabe equivocarse: cuando Sánchez habla de un pacto a tres incluyendo a Ciudadanos, lo que está diciendo realmente es que no quiere un pacto con Unidos Podemos.

Sorprende que gente de buena fe pueda pensar que es factible un pacto entre el PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos. No sólo por la incompatibilidad sustancial programática entre ellos, sino porque el talante y el talento de Rivera lo hace imposible. No es una cuestión personal, es política. Ciudadanos ha sido creado para frenar por la derecha a Podemos y para renovar a la derecha española, modernizándola, afianzándola en el ideario neoliberal y en la defensa de la globalización en curso. Es más, cuando Ciudadanos habla de regeneración democrática y de lucha contra la corrupción, lo que está señalando es que la causa última de ésta es el excesivo intervencionismo de Estado y la necesidad de nuevas reglas que defiendan el libre mercado e instituciones “neutrales y profesionales” que lo regulen. Neoliberalismo puro y duro. El “todos unidos contra la derecha”, aquí y ahora, no es otra cosa que hacerle el juego (electoral) al PSOE e impedir de hecho que las políticas económicas, sociales e institucionales alternativas al PP puedan avanzar y realizarse.

Lo nuevo que ha ido apareciendo es la creciente “autonomización” de Pedro Sánchez, paralela a sus fracasos electorales y la agresividad de sus barones y baronesa. Es una paradoja digna del comunista sardo: a más fracaso electoral del PSOE, más fuga hacia delante del secretario general. Lo importante—repite Sánchez una y otra vez— no son los (malos) resultados electorales, lo importante es derrotar a Unidos Podemos. Si hay que llegar a las terceras elecciones, pues a ello, lo importante es poner fin al 15M, a Podemos, a Unidos Podemos y volver al bipartidismo, ser el partido del rey Felipe y de la reina Letizia. Hasta aquí llegaron los poderes económicos, hasta aquí llegó PRISA, hasta aquí llegó el otro Felipe, hasta aquí llegaron la baronesa y sus barones.

Pedro Sánchez nada tiene que perder y se la juega a una sola carta, audaz, sin duda; creo, sin embargo, que perderá. Se da cuenta —tarde— de que el PSOE es parte del poder; que tiene miles de relaciones con los que mandan y que sin ellos no es mucho, sobre todo, ahora que tiene competencia por la izquierda; que no tiene autonomía de los poderes de hecho y que está encadenado a los que mandan. Verá pronto lo que significa enfrentarse a los que verdaderamente deciden.

Tomará nota de que las cloacas del Estado existen y tienen dosieres preparados; entenderá pronto que las campañas electorales cuestan dinero, mucho dinero y tendrá que convivir con las restricciones de crédito; sabrá—ya lo sabe— que, sin PRISA, el PSOE tiene difícil ganar unas elecciones. Ser Corbyn aquí es mucho más difícil: la transición liquidó cualquier asomo de autonomía en su partido, Felipe González se lo recuerda cada día. Esas son las duras reglas del bipartidismo y del turnismo dinástico.

Pedro Sánchez debería recordar aquella escena de El Padrino donde el viejo Corleone le aconsejaba a su hijo menor que quien le propusiera la reunión con el jefe de la banda rival sería el traidor. Bruto está, seguramente, cerca, muy cerca de él. Defenderá la paz y la reconciliación. Será la señal de que su fin está próximo.

La ruptura del PSOE: crisis de régimen y autonomía de la política
  • Title : La ruptura del PSOE: crisis de régimen y autonomía de la política
  • Posted by :
  • Date : 3.10.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top