La única excepción

La única excepción
En la preconstitucional Ley 18/1978 de 7 de octubre se aprecia con igual evidencia que en la posterior Constitución hasta qué punto la actual dictadura monárquica no es otra cosa que una fraudulenta continuación de la dictadura militar en cuyo seno se engendró cuyos principios juró respetar el borbón elegido por el dictador con la única lealtad que tiene esa familia con que el malnacido de su antepasado Fernando VII juró la Constitución de 1812: lealtad a sí mismo. Todo en los borbones es fraude. Este desfile del 12 de octubre, continuidad del de 18 de julio, cuya fecha se cambió desacredita el descubrimiento de América.

El engaño se hizo tras tres años, 1976, 77 y 78 celebrando el 18 de julio de 1936, inicio del genocidio y abolición de la democracia en España por los facciosos. Durante esos tres años el heredero borbón, agradecido, había venido celebrando “religiosamente” – no en vano Franco era CAUDILLO DE ESPAÑAPOR LA GRACIA DE DIOS – aunque bajo el nombre de Desfile de las Fuerzas Armadas rodeado de generales golpistas. Ahora quería olvidar su complicidad.

La maniobra fraudulenta la apoyaron PSOE y PC. En la Exposición de Motivos de la ley se miente: “La conmemoración de la Fiesta Nacional, práctica común en el mundo actual, tiene como finalidad recordar solemnemente momentos de la historia colectiva que forman parte del patrimonio histórico, cultural y social común, asumido como tal por la gran mayoría de los ciudadanos”. Es una patraña porque eso no ocurre en los demás países; por eso les un fraude esa conmemoración. En esos “otros países! la Fiesta Nacional la asumen todos sus nacionales. Honran a sus Fuerzas Armadas porque evitar una invasión o lograr su independiente. Las nuestras hicieron lo contrario: nos hicieron esclavos al derrocar la democracia republicana, genocidio mediante, imponiendo la dictadura militar primero y la monárquica luego.

El 12 de octubre recuerda una expedición civil de carácter mercantil donde camino de Cipango se descubrió América por azar. Devolvamos el verdadero sentido del 12 de octubre que fue, pese a todo, el inicio de una inmensa obra cultural; ¿por qué no homenajear a la escuela? La expedición que se inició en Palos de la Frontera el 3 de agosto de 1492 como una empresa mercantil aunque luego degenerara en conquista militar es, con sus luces y sus sombras, es la mayor empresa cultural que vieron los siglos pues junto a la conquista de imperios como los mexicanos y peruanos los llevó a la edad moderna junto a innumerables pueblos que todavía vivían en la prehistoria. El descubrimiento de un mundo que no sabíamos que existía inició, con sus luces y sombras, una epopeya insuperada. De ella es paradigma más que el idioma el castellano y el portugués el sentirnos en casa que tenemos los miembros de esa comunidad al visitar nuestros respectivos países. Eso no ocurre con Francia, Inglaterra o los USA que nos sucedieron en la hegemonía mundial. Lo que ellos hicieron fue otra cosa.

Pero si se quiere un desfile militar elíjase una efeméride militar. Celebremos alguna batalla triunfal de Viriato, o las batallas de Covadonga o d Roncesvalles (15 de Agosto), o el 2 de mayo también contra el invasor francés. Ninguna de esas fechas provocarían el rechazo de ningún español como la del 18 de julio aun que se disimule su celebración el 12 de octubre

La llamada “Fiesta Nacional”, hasta que también se rechace, era y es la del maltrato al toro. Llamar “Fiesta Nacional” a la de las Fuerzas Armadas nos obliga a recordar el genocidio que cometieron de demócratas españoles en la Plaza de Toros de Badajoz hace 80 años. Por ello merecen también la repulsa de la gente bien nacida. 

Por eso yo en este 12 de octubre de 2016 levanto mi copa y brindo por las repúblicas de la comunidad iberoamericana para que dentro de poco ya no seamos la única y excepción.

Alfonso J. Vázquez


La única excepción
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top