Y el PSOE da el gobierno a la derecha

Y el PSOE da el gobierno a la derecha
No se por donde empezar. Mi estado de ánimo está por los suelos, tras la decisión que ha adoptado el Comité Federal del PSOE, que por esperada, no ha dejado de ser golpe para quienes, sin ser miembros del partido, nos consideramos socialistas y por tanto en desacuerdo con el hecho de que la derecha reaccionaria que representa el PP, gobierne con la abstención, que es consentir. Votar «no» en la primera votación de la investidura a Rajoy y abstenerse en la segunda para «desbloquear la excepcional situación institucional», es vergonzoso; es querer descargar la mala conciencia, para luego volver a cargarla, además es un fraude a su electorado. Nos toman el pelo.

Que el partido de la corrupción y de las políticas represivas y antisociales, gobierne por la acción u omisión de quién se llama Partido Socialista, de quien dice ser de izquierdas, es una de las mayores traiciones a la idea y a su historia. Partido español lo seguirá siendo, pero con este acto vergonzante, perderá los términos de socialista y obrero. Muchas personas piensan que hace tiempo ya lo había perdido. Abandoné la militancia en el Partido hace unos años; aunque nunca la de ser socialista por la igualdad, la justicia social y la solidaridad, porque desde que conocí esas ideas, me di cuenta que era algo por lo que merecía la pena luchar; y transcurridos ciento treinta y siete años desde que Pablo Iglesias fundara el partido, siguen teniendo vigencia.



Por aquel entonces se consideraba que la sociedad era injusta, porque dividía a sus miembros en clases desiguales y antagónicas: los dominantes y los dominados. Los que lo tienen todo, recursos, dinero y poder; y los que nada tienen, salvo su fuerza vital para trabajar. Los privilegios de la burguesía estaban garantizados por el poder político y económico, del cual se valía para dominar a los trabajadores. Por superar estas contradicciones comenzó la lucha de los socialistas decimonónicos. Aquel análisis, vale para hoy, y la lucha sigue siendo necesaria para conseguir los mismos objetivos.

La historia del PSOE es rica en debates sobre ideas, estrategias y objetivos. En el Congreso de Suresnes (1974) comenzó el cambio de orientación política e ideológica, de la edad moderna del Partido. Se acordó adaptar la idea y la acción a la lucha por la democracia y las libertades en el interior. En el XVIII Congreso, con aquel «hay que ser socialistas antes que marxistas», Felipe González, favoreció la revisión ideológica y ya no se ha parado. Aquel día comprendí lo que era vaciarse, soltar lastre, entregar el método, la forma de la acción y algunos objetivos, por el reconocimiento internacional.

Con la Transición a la democracia, el Partido y su siempre responsable política de Estado, entendió que lo primero era lo primero y por tanto prioritario, dejándose en el camino algún principio ideológico histórico y señas de identidad, así como la hermandad con la Unión General de Trabajadores. Siendo Rodríguez Zapatero, secretario general, la ideología se fue a «los cerros de Úbeda» y desde allí, su política de derechas, con la reforma del 135. Hay que ser socialista antes que marxista y además sin República y con monarquía parlamentaria; entregados a los designios del capital y ahora apoyando a la derecha para que gobierne sin trabas.

En la historia de España, la unidad de la izquierda no ha tenido final feliz. Pero unidad ha habido y lo negativo de la historia no tiene por qué repetirse, pese a la llamada de los voceros interesados, argumentando que volverán a ocurrir los males si no gobierna la derecha. La izquierda sigue dividida y en el peor de los casos enfrentada. La izquierda tiene que cuestionar el poder, sin olvidar que el objetivo de la acción política, consiste en la transformación de la realidad injusta y la función de las ideas y principios en cargarse de razones. Hay que tomar el poder y derogar todas las leyes injustas, promovidas en estos cuatro insufribles años de legislatura. Juntos contra el enemigo.

La derecha está unida, desde el centro, hasta su extremo: liberales, democristianos, conservadores, franquistas y la extrema derecha. Frente a ello los partidos de izquierdas se han caracterizado por marcar sus diferencias. Entre las formaciones de izquierda, aunque parezca lo contrario, es más fácil coincidir en el trabajo contra la pobreza, indignarse ante la exclusión social, ser inconformista con toda forma de injusticia o considerar una aberración la desigualdad social; dar prioridad a los derechos humanos, por encima de los intereses de los mercados y ser intolerantes ante las injusticias. Pero es más complicado eludir egoísmos partidistas de organización, personalismos humanos o posiciones tácticas de corto recorrido.

El socialismo, comunismo, anarquismo, sindicalismo, ecologismo, feminismo, pacifismo, son ideologías y demandas sociales, que desde lo específico, dan una visión global de la cuestión, para promover la igualdad, la justicia social y la solidaridad. Para conseguir sus fines tienen que llegar al poder y mejor unidos. Unidad desde la diversidad, frente a la derecha como enemigo común. Todo puede conseguirse uniendo, no disgregando. También podría entenderse que el que no quiere la unión o la torpedea, es porque prefiere que el enemigo venza y eso es traición, que puede haberla.

Y ante la realidad calamitosa, la alternativa del PSOE es permitir que gobiernen Rajoy y el PP. Han reaparecido los viejos políticos de la Transición para poner orden, evitar que se produzcan desmanes o surjan intenciones de llevar al partido a la izquierda, por donde se desangran los apoyos electorales. Se han cargado a un secretario general ante la posibilidad de un gobierno alternativo a la derecha. Con cada razonamiento de los líderes territoriales, los llamados «barones», en defensa de la abstención, más firme me siento en mis convicciones y razonamientos. Con la abstención el PSOE pierde credibilidad y coherencia; avalan las políticas llevadas a cabo por el PP y blanquean la corrupción que le cerca judicialmente. Nunca un gobierno de derechas es la mejor alternativa. Y además, porque dar el gobierno a la derecha va contra sus principios y su historia. El llamado bloqueo a la situación política, no puede ser la coartada para hacer presidente a un enemigo del pueblo. Y no ¡Por España!, sino por los españoles.

La resolución aprobada, por 139 votos, frente a 96, que presentó Elena Valenciano, plantea que las terceras elecciones serían la peor de las soluciones. La resolución argumenta que «se ha producido una situación excepcional» y que «si no se desbloquea en ocho días estaríamos ante la disolución automática de las Cortes y la convocatoria de unas terceras elecciones» con «consecuencias que irían en perjuicio de las instituciones y de las personas». El texto remarca que en los últimos comicios los socialistas obtuvieron «los peores resultados de la historia reciente». Para los abstencionistas resulta incuestionable que no hay más que dos alternativas: o unas nuevas elecciones o el PSOE contribuye a desbloquear la situación y celebrar unas terceras elecciones, que sería el peor desenlace posible: «porque sería dañina para la salud de la democracia, porque es perjudicial para el interés de España y el de los españoles y españolas y porque puede tener efectos muy negativos también para el PSOE», que aparecería como principal responsable de un bloqueo que nadie desea, dice.

Parece que ya no hay tiempo para hacer correcciones, aunque quisieran; ellos mismos lo han ido perdiendo a conveniencia. A mi entender, los socialistas deben mantener una posición firme, seria y contundente, en un frente amplio de izquierdas; dar respuestas a los nuevos retos que la sociedad demanda; dotarse de una organización fuerte, sólida y participativa, en la que la opinión de las bases sea la que cuente; leal con las ideas, principios y valores socialistas de siempre; representar los intereses de quienes tienen que trabajar para poder vivir y a los más necesitados socialmente; presentar un modelo social diferente y alternativo, por una sociedad justa, en la que la igualdad sea una realidad y la solidaridad una forma de ser y actuar. 

El texto rechazado proponía «Mantener el voto negativo de los socialistas en una hipotética investidura de Mariano Rajoy». Para ello explican que hace solo unos meses «el PP suscribió un acuerdo con Ciudadanos y Rajoy se presentó a la investidura con el apoyo de 170 escaños, lo que tuvo como resultado el fracaso de dicha investidura en las dos votaciones preceptivas» y nada ha cambiado desde entonces. «Ni el PP ha dejado de estar bajo la sombra de la corrupción, ni Rajoy ha mostrado intención de rectificar las políticas a las que nos hemos venido oponiendo los socialistas. Todo lo contrario». Hoy sigue siendo necesario transformar las políticas de la derecha para reparar el daño social que han causado a gran parte de la ciudadanía, considera el texto, que pide ser «coherente» con los «principios y la palabra dada a los ciudadanos», porque ese «caudal de confianza» es el «principal capital» como partido.

Otros argumentos para reafirmar el rechazo a Rajoy es que la abstención solo «retrasaría unos meses la repetición electoral», salvo que el PSOE se comprometiese a dar estabilidad al Gobierno de la derecha, empezando por los Presupuestos y siguiendo con una sucesión de leyes y decretos incompatibles con los principios socialistas. La palabra dada por el PSOE en las elecciones y después de ellas es contraria a la investidura de Rajoy; la petición del voto a los ciudadanos para poner en marcha el cambio; la demanda social progresista para poner en marcha un gobierno de cambio; el precedente de la consulta a los militantes ante el anterior proceso de investidura. Por último argumentan sobre el sentir de la militancia en la multitud de asambleas locales realizadas «a lo largo y ancho de todo el territorio para solicitar al Comité que mantenga su no a la investidura de Rajoy».

Parece que las estrategias y las tácticas que sigue el PSOE, estén diseñadas por sus peores enemigos. Antes de que desaparezca en la marginalidad política y social, que empiezan a vaticinar las encuestas, tiene que recuperar la ideología socialista y posicionarse claramente en la izquierda con todas las consecuencias.

No creo que yo lo vea.

Víctor Arrogante
En Twitter @caval100
Y el PSOE da el gobierno a la derecha
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top