A propósito de la bandera republicana en el Congreso

A propósito de la bandera republicana en el Congreso
Ayer jueves, durante el discurso del rey Felipe VI en el Congreso, con motivo de la apertura de la XII Legislatura, el senador de Izquierda Unida, Iñaki Bernal, desplegó una bandera republicana, con el lema III República. 

Sobre este hecho, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, afirmó que “no era el momento ni el lugar” para exhibir la bandera tricolor. Por su parte, Iñaki Bernal, reconoció que ese gesto fue una "decisión personal" y que no tenía nada que ver con el grupo de Unidos Podemos, por lo que pidió disculpas a los compañeros de Podemos, En Marea y En Comú Podem.

Pablo Iglesias se equivoca. Los ideales republicanos se viven y se respiran, no se apartan ni se esconden. La bandera republicana, roja, amarilla y morada, representa valores democráticos y constitucionales de un ideal del porvenir con vocación de futuro, encarna la ilusión fraterna de un pueblo que quiere ser libre y dueño de su destino, no súbdito de una institución del medievo, vitalicia, heredada y antidemocrática. 

Iñaki Bernal, no tiene que pedir disculpas, porque la bandera republicana que él exhibió con orgullo en el Congreso, representa la voz silenciada de todos aquellos que defendieron la libertad y la democracia contra el fascismo, y que siguen olvidados en fosas comunes y cunetas, bajo la ignominiosa permisividad de gobiernos llamados “democráticos”, que durante cuarenta años, han sido incapaces de desenterrar sus cuerpos para entregárselos a sus familiares, y de paso, juzgar a los criminales golpistas responsables de aquel genocidio. 

En estos tiempos en los que se habla de populismo, como el empoderamiento de la sociedad civil para recuperar la soberanía popular frente a las oligarquías neoliberales, no podemos obviar que República es democracia, y que la democracia sin República ha sembrado la semilla de la basura de Estado que tenemos actualmente, y que por lo tanto, el populismo sin República estará condenado a convertirse en una nueva casta parasitaria acomodada dentro del régimen corrupto surgido en el 78. 

El gran error de la Transición fue la no ruptura con los poderes fácticos emanados del franquismo y permitir que una dinastía impuesta por el dictador Franco, suplantara la voluntad democrática y el derecho inexorable del pueblo a elegir la jefatura de Estado, con todo lo que ello se significa, que no es poco. De aquellos barros, estos lodos.

¡Salud y República!

Eco Republicano
A propósito de la bandera republicana en el Congreso
  • Title : A propósito de la bandera republicana en el Congreso
  • Posted by :
  • Date : 18.11.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top