Felipe González: Algo más que un político nefasto

 Felipe González: Algo más que un político nefasto
No sé si lo recordará el curioso lector, pero creo que fue en el film Valentina, basado en la deliciosa novela de Ramón J. Sender Crónica del alba, donde el joven protagonista chinchaba a un potencial rival amoroso haciéndolo decir que su padre era un político nefasto.

Esta expresión se me queda corta para referirme a Felipe González, no por lo que dejara de hacer durante los años en que fue presidente del Gobierno o por algunas lacras que los significaron como la de los GAL, sino por los últimos y bochornosos episodios de los que ha sido protagonista su partido, así como por sus recientes declaraciones a la revista francesa Politique Internationale.

El señor González, callado como una tumba durante la semanas en que se gestó el golpe de régimen llevado a cabo en su partido para hacer posible la continuidad de la derecha en el Gobierno de la nación, afloró ayer a las portadas de los periódicos gracias a la exhibición de su mala baba. Así se puede desprender de una manifestaciones en las que duda de que el exsecretario general del PSOE, defenestrado por una conspiración inspirada por don Felipe y su baronía más fiel y sumisa al IBEX, pueda hablar más de media hora sobre sus propuestas para España.

Al expresarse de ese modo, el señor González Márquez no está mostrando únicamente una discrepancia ideológica con quien en última instancia, luego del craso error de pactar con Ciudadanos, pretendió intentar un gobierno progresista. Lo que hace es tratar de denigrar la capacidad política de quien fue elegido por la militancia socialista como secretario general y tuvo la dignidad de dimitir antes de faltar a la palabra dada a sus votantes.

En la entrevista, el expresidente lamenta que el PSOE haya perdido su vocación mayoritaria y admite que está en crisis y que ya no se le percibe por parte de los ciudadanos como una fuerza de progreso capaz de defender y restaurar los derechos sociales. Ignoro si al periodista se le ocurrió repreguntar por la responsabilidad que le cabe a González en esto último, porque su última gestión en la sombra ha consistido en dejar a su partido hecho unos zorros.

PS.-Los castigos a que la Comisión Traidora está sometiendo a los diputados del PSOE que votaron no a la investudura de Rajoy, más que coser van a descoser al partido hasta hacerlo un guiñapo. ¿Otro PSOE es posible?

Félix Población 

 Felipe González: Algo más que un político nefasto
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top