Javier Aroca: "Es la ultraderecha, estúpidos"

Es la ultraderecha, estúpidos
Los nuevos fascistas son de verdad, vienen con chequera, los encabeza la plutocracia, aupada sobre una multitud de desencantados de todo, debidamente masajeados e inoculados por miles de miedos e insatisfacciones por la derecha acomodada y la izquierda desaparecida y disuelta en el establishment.

Javier Aroca | eldiario.es

Los mejores analistas de la política global, aseguran que Europa está muerta, o moribunda; la indigencia al analizar la victoria de Trump en Estados Unidos no hace sino confirmar esa contundente afirmación. Si eso se dice con respecto a Europa, la valoración sobre la nación más antigua de Europa, en palabras de Rajoy, no es más optimista. En efecto, la inteligencia política española se ha apresurado a aplicar a los resultados electorales americanos, la matriz española de sus propias miserias, con la siguiente conclusión: Trump es un populista, como Pablo Iglesias. Ahí queda eso, y tan panchos.

Menos mal que no se han detenido en el significado del apellido del agraciado millonario norteamericano, ultima moda de deconstrucción política, véase el caso Rufián. Según el Online Etymology Dictionary, en su primera acepción, sabidas ya las relaciones del apellido con timbas y triunfos, Trump también significa sorpasso y golpe. Lo que faltaba; con esa acepción, añadirán, se confirma y comprende todo: Trump es Podemos y así, hasta la estulticia final.Manca finezza.

A Trump, y su victoria, habrá que estudiarlos detenidamente, a los nuevos populismos, también, pero despachar con esa simpleza el asunto, es de una mediocridad inquietante. Prefiero seguir a los que saben, y ellos afirman que el fenómeno Trump nace del Tea Party, es una evolución natural y radical de la derecha americana y mundial. Joaquín Estefania contó magistralmente hace unos días en El País, la evolución de las derechas en EEUU, desde Reagan, a Bush, proceso culminado ahora por el personaje. Una derecha radical, insisto, más dura que la de siempre, alt right, se dicen, derecha alternativa, nacionalistas paranoicos, supremacistas blancos, racistas, homófobos, xenófobos, fascistas, en suma.

La posverdad de Oxford no lo explica todo, aunque sí que muchos americanos hayan preferido a la estrella mediática antes que a las ideas; lo ocurrido, en todo caso, es multicausal, nada simple. Que a pesar de la agresividad de la campaña, haya obtenido el 29% del voto latino, el 53% de mujeres blancas y el voto del trabajador blanco, antes votantes demócratas, ¿incomprensible?

Difícil es, lo fácil es decir que es populismo, el recurso de los, tal vez, sin recursos. No va a reconocer la derecha europea que Trump es un hijo de su estirpe, al fin y al cabo, son de su misma familia, los más extremos de ellos; no va a reconocer la izquierda que es hijo también de su fracaso, pendiente de reconocerse a sí misma . Cuando digo que es un fascista, no lo digo solo por la correspondencia de sus argumentos e ideología. Se me dirá que han sido unas elecciones limpias, democráticas, que son los Estados Unidos, pero, ¿se puede afirmar que enEEUU no haya fascistas? Solo diré una cosa, Trump no estaba dispuesto a aceptar los resultados, si hubiera perdido y, otra, el plantel de elegidos para gobernar los Estados Unidos da miedo, ultraderechistas confesos y expresos, paleocons, nada de neocons. Ya lo advirtió Saramago: los golpistas del futuro no vendrán con tanques sino con corbatas de Armani.

Los nuevos fascistas son de verdad, vienen con chequera, los encabeza la plutocracia, aupada sobre una multitud de desencantados de todo, debidamente masajeados e inoculados por miles de miedos e insatisfacciones por la derecha acomodada y la izquierda desaparecida y disuelta en el establishment. El fascismo no crece entre los políticamente activos, sino entre las masas despolitizadas, objetivo, el de la despolitización, felizmente cumplido, al alimón, por esa derecha instalada y una izquierda convencional cómoda en sus cenáculos y puertas giratorias. Trump no es rubio de bote y ,por tanto, en sus ingles morenote; no, es rubio auténtico. En sus primeros pasos, lo está demostrando.

A los europeos, en vez de invocar el populismo como sortilegio de conveniencia, sobre todo la izquierda, más nos convendría observar y sacar mejores conclusiones de lo ocurrido. Los trabajadores le han dado la espalda a Clinton. Las minorías también. Sanders, el candidato malogrado que mejor conectaba con los trabajadores, fue sometido a un escrache mediático continuo memorable, fue desestabilizado por su propio partido y por los aliados europeos socialdemócratas. También fue acusado, desde Europa, de populismo, por los mismos socialdemócratas en descomposición que ahora salmodian de populista a Trump , por supuesto. Hoy se bate en las carreteras de los EEUU tratando de recomponer un maltrecho partido demócrata, volviéndolo a la izquierda; Obama se dedica a lo mismo, a recomponer un partido al que nunca echó demasiada cuenta.

Trump no es solo un fenómeno ultramarino, -por cierto que la derecha también ganó Senado y Cámara de Representantes y dominará la Corte Suprema-; que se lo mire la izquierda europea. Y si hay que calificar lo ocurrido de populismo, aquél,como el que tenemos a la vuelta de la esquina son de derecha. Vallas, muros, odio al inmigrante, proteccionismo, son vocablos propios de la narrativa europea cotidiana, del populismo de aquí. Rasgarse las vestiduras en la UE después de haber firmado un acuerdo ignominioso con Turquía, deportar a minorías étnicas, o dejar morir ahogados a miles de personas en el Mediterráneo es un sarcasmo. El papel de la poca izquierda en el poder, pongamos que francesa, más sarcasmo aún. En la UE tenemos a Le Pen, Wilders, Salvini, Hofer, Frauke Petry, Farage y a Putin, todos ellos felices y esperando la llegada de Trump a Europa. Quizá no llegue en elefante, como Aníbal a Roma, pero, qué curioso, el elefante es el animal totémico de los republicanos. La izquierda europea, perdida, incapaz de llegar más allá de sus mediocridades, sigue sin ideas, le basta el simplismo del recurso al populismo pero no, ¡es la ultraderecha, estúpidos!

Javier Aroca: "Es la ultraderecha, estúpidos"
  • Title : Javier Aroca: "Es la ultraderecha, estúpidos"
  • Posted by :
  • Date : 21.11.16
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top