Por una alternativa republicana

Por una alternativa republicana
Algo no estamos haciendo bien, aparte de nuestros modestos medios para influir en la opinión pública, somos como muchos ratoncitos a los que un gran gato, el sistema “monárquico-neocon” devora fácilmente.

Muchas banderas tricolores al viento y pocos resultados organizativos. La ciudadanía en general pasa bastante de nosotros... ¿o somos nosotros con nuestras “capillitas” y “partiditos” cada cual mas “verdadero” y “mejor” los que estamos pasando de la ciudadanía?

Mientras no resolvamos nuestras contradicciones y divisiones nos daremos de narices con la realidad social y no avanzaremos, la República como el mejor sistema político de gobierno se diluye en la memoria y en el quehacer cotidiano del ciudadano va ocupando cada vez menos espacio.

Amigos, compañeros, republicanos tenemos un reto, lograr que la ciudadanía la recupere, la ame y entienda como la mejor forma de gobernarse, pero quizás no estamos, pese a nuestras dotes de autosuficiencia, preparados.

ORGANIZACIÓN para atraer a los más posibles, CRECER para contar y tener presencia, CONCIENCIAR a otros ciudadanos, RESPONDER a las mentiras y absurdos del sistema y sus acólitos, UNIDAD de acción para no excluir y conseguir los objetivos comunes partiendo de que ninguno tiene la verdad política absoluta, pues, la razón republicana surge del esfuerzo por entendernos y poner en común nuestras fuerzas, PLANIFICAR nuestras acciones para que los ciudadanos la entiendan y las acepten como suyas... Y es que sin partidos republicanos y sin frente popular, la mejor opción de unidad y trabajo compartido, la República no llegará por si sola y el camino no va a ser corto. Por ello no caben las prisas ni el desaliento. Solo nos queda hacer el esfuerzo de entendernos entre nosotros para llegar.

Salud y República.

Salva Artacho

Por una alternativa republicana
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top