“Ser juez y ser parte”: el papel de los grandes medios en los debates sobre PODEMOS

“Ser juez y ser parte”: el papel de los grandes medios en los debates sobre PODEMOS
La relación de PODEMOS con los grandes medios ha sido desde el principio una relación difícil en la que, por un lado, el partido no puede prescindir de tener presencia en ellos –pues son los principales creadores de opinión existentes-, pero en la que, por otro lado, debes saber que siempre que haces uso de ellos, de una forma o de otra, juegas en casa ajena. Los grandes medios son pues para PODEMOS un mal necesario del que no puedes prescindir aun a sabiendas de que, siempre que tengan oportunidad, por su propia naturaleza ideológica van a ser utilizados para ir en tu contra.

La máquina del fango

El “Caso Espinar” es tan solo la última demostración de una larga sucesión de hechos que así lo demuestran. Convertir en noticia de gran impacto, a modo de campaña del fango, cualquier minucia que pueda ensombrecer el presente y futuro de PODEMOS, tirando a menudo de un pasado remoto de algunos de sus dirigentes que nada tiene que ver con lo realizado por el partido y sustentado en casos que no pueden ser judicializados pues son absolutamente legales, se ha convertido en norma durante estos dos últimos años. El objetivo, como es bien sabido, no es otro que profundizar, cual gota malaya y extendiendo el mensaje en el tiempo, en esa idea puramente antipolítica de que todos los partidos y todos los políticos son iguales, equiparando situaciones que nada tienen que ver entre sí (supuestos escándalos de PODEMOS con grandes escándalos de corrupción del PPSOE) a fin de anular a PODEMOS como alternativa y, de paso, de justificar-blanquear las tropelías realizadas por los partidos del régimen con su saqueo sistemático y organizado de lo público.

Claro que, como decía Iñigo Errejón recientemente, los periodistas de estos medios hacen su trabajo y que en última instancia ha sido el propio PODEMOS quien han puesto tan alto el listón ético en la política que ahora tiende a volverse en su contra. Pero si no somos conscientes de que, en muchas ocasiones, el trabajo de esos periodistas es, precisamente, crear noticias o matrices de opinión que sirvan para atacar y cercar a PODEMOS, mal vamos. El intenso intento al que hemos asistido estos días, en diferentes formatos, por comparar a PODEMOS con Trump es otra más de esas evidencias que así lo prueban. Sustituir el análisis de los hechos por titulares tendenciosos y por debates condicionados por las propias preguntas que sirven como tema de debate, es otra de las técnicas habituales de estos medios. El simple hecho de llevar a debate si Trump y PODEMOS son lo mismo es ya una forma de hacer creer a una parte de la población que, efectivamente, lo son. La carga de la prueba no recae ya en la acusación sino que, en todo caso, eres tú quien debe salir a defenderse de algo que esos grandes medios consiguen que se convierta en matriz de opinión, y que, con ello, mucha gente dé por hecho como real.

Los grandes medios actúan así por principio “como juez y como parte” en cada “gran” debate que tiene que ver con PODEMOS, debates que, a menudo, ellos mismos impulsan de forma interesada y sesgada, deformada y manipulada. Ellos crean el debate, ellos crean el marco de desarrollo del mismo, ellos marcan los términos de la contienda, ellos fijan las reglas y ellos ponen el escenario, y en última instancia consiguen así que, pese a que te puedas defender muy mínimamente de las acusaciones lanzadas contra ti en esos mismos medios, para una buena parte de la población salgas ya “condenado” de antemano. Tal vez no puedan engañar a todo el mundo todo el rato, pero limitan, y mucho, las posibilidades de crecimiento del partido en tanto que son capaces de crear una imagen muy negativa del mismo ante un número importante de lo que podrían ser potenciales votantes nuestros.

La injerencia en negativo en los debates internos y el “comodín de la prensa”

Esto ocurre en los debates “externos” que son impulsados por estos medios en relación al partido y ocurre igual, no nos quepa la menor duda, cuando tales medios se meten de lleno a difundir y a reproducir los debates internos que se dan entre las diferentes “corrientes” del partido tal y como tales medios las identifican.

Es muy obvio que desde hace más de un año estos medios están tratando de crear la idea de que existe un PODEMOS más “amable” e “institucional”, que se identificaría con Errejón, y un PODEMOS más “radical” y “extremista”, que se identificaría con Pablo Iglesias. Cada vez que pueden azuzan ese debate, exactamente en esas claves de fondo, para sembrar el enfrentamiento y la cizaña en el interior de PODEMOS pero, sobre todo, para que, finalmente, el PODEMOS “oficialista”, el que hasta ahora representa la opción Pablo Iglesias como S.G. y candidato a la presidencia del gobierno, se identifique por estos medios con un PODEMOS poco amable, extremista y que da miedo. Y ya que el debate sobre “los que faltan” es tan importante en los debates internos del partido deberíamos pensar hasta qué punto es un sinsentido que, periódicamente, le pongamos tan fácil al adversario mediático eso de equiparar a la línea actual del partido con una línea extremista, radical y condenada a dar miedo o a hacer desastres caso de llegar al gobierno, y hasta qué punto nosotros mismos, con nuestra forma de dar tales debates, estamos fomentando, sin quererlo, esa idea tan dañina.

Yo, sinceramente, no creo que haya un PODEMOS de PRISA ni un PODEMOS de los poderosos ni nada de eso. Nadie en PODEMOS representa eso. Lo que sí creo, no obstante, es que a PRISA, como al resto de medios, le interesa fomentar el debate interno e instalar el mencionado esquema “Errejón (moderado-institucional) vs Pablo Iglesias (radical y extremista)” y que llevan muchos meses en ello con bastante éxito. En realidad no es que quieran que Errejón lidere PODEMOS, es que quieren debilitar y acabar con PODEMOS, y lo mismo que ahora le hacen a Pablo si, llegado el caso, el que estuviera en la S.G. fuese Errejón, y no entrara por el aro, se lo harían exactamente igual a él. No se trata de una cuestión de nombres sino de estrategia mediática y no se trata de defender a unos para atacar a otros, sino de puro y duro interés por ir segando la hierba bajo los pies del partido en su conjunto.

Dicho lo cual, me preocupa enormemente que en determinados momentos haya habido cierta connivencia desde una parte de PODEMOS con el uso del “comodín de la prensa“, es decir, con el lanzar debates internos a la prensa a sabiendas de que la mayor parte de la prensa se va a posicionar de un determinado lado. Por ejemplo cuando aquella muy publicitada polémica durante la campaña de las elecciones gallegas sobre el debate entre “el miedo y la seducción”, engendrada a raíz de un tuit fuera de lugar de Íñigo Errejón que, claramente, tenía una intención principalmente mediática (sacar el debate interno a la luz pública para que, en palabras del propio Íñigo en una entrevista a 20minutos, “todas las voces se oigan y no trascienda solo la de una parte”).

Creo que si algo debemos tener claro todos, a estas alturas, es que eso es jugar con fuego y que en última instancia meter a los grandes medios en nuestro debate interno como parte activa del mismo es tirar piedras contra nuestro propio tejado, porque los medios no entienden de proyectos, solo de intereses, y su labor, cuando entran de pleno a cubrir esos debates internos, no es informar, sino perturbar y crear monstruos que nos perjudican a todos. La batalla Íñigo-Pablo que han inventado los medios en los términos en los que se expresa (moderado vs extremista), no nos hace ningún bien, y no le hace ningún bien ni a Íñigo ni a Pablo. No sigamos fomentando ese relato pues perdemos todos y solo ganan “ellos”.

El resultado en Madrid y la solidaridad entre compañeros

Y aunque entiendo que ahora los compañeros y compañeras de “Adelante Podemos con la gente” no estén para hacer este tipo de reflexiones, creo que, en consecuencia a todo lo dicho, es bueno para PODEMOS en su conjunto que, al menos esta vez, PRISA y demás grandes medios del estilo no hayan podido salirse con la suya en lo que se refería al resultado de las primarias en Madrid.

Les hubiera encantado que ganara Rita Maestre, y no porque Rita fuese su candidata ni porque apostaran por ella a modo de compromiso político o algo similar, sino, simplemente, por poder dar hoy el titular buscado, que era lo que estaban pretendiendo sin más en última instancia, de que “Errejón, el moderado, gana a Pablo Iglesias, el extremista radical, en Madrid” y todo lo que ello arrastraría consigo, a través de estos mismos grandes medios, en los próximos meses cara a Vistalegre. Solo hay que ver los titulares hoy para entender que en realidad el resultado les daba igual, lo que querían era el titular más acorde a sus intereses para poder profundizar en la idea de un PODEMOS dividido entre “moderados” y “radicales” y que ese titular pasaba por incidir en la idea de un Pablo Iglesias, radical y extremista, que está perdiendo el apoyo de las bases, rebeladas contra él por estar llevando a PODEMOS a la deriva con sus decisiones.

Por suerte no ha sido así. Y, por favor, ya que se acabó la campaña y lo podemos decir sin que parezca un ataque de parte a una de las candidaturas en liza: Compañeros y compañeras, nunca más mirar para otro lado mientras están fusilando a un compañero con luz y taquígrafos por una cuestión absolutamente menor. Nunca más estar viendo como hay una compañera en La Sexta Noche siendo atacada sin piedad por PP, PSOE, Cs e Inda, y, en lugar de denunciar la infamia, estar pendientes de ver qué dice Marhuenda para desviar la atención hacia ello o, peor todavía, de ver qué dice ella por si la podemos pillar en un renuncio para corregirla en twitter. Nunca más, en definitiva, permitir que ataquen a todo PODEMOS sin responder al unísono contra la máquina del fango cerrando filas con quien sea que sufre los ataques. Ese tipo de actitudes sí que, a la larga, acaban con cualquier posibilidad de un proyecto colectivo.

Pedro Antonio Honrubia | Kaosenlared

“Ser juez y ser parte”: el papel de los grandes medios en los debates sobre PODEMOS
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top