Unidos Podemos: estado de excepción

Unidos Podemos: estado de excepción
Manolo Monereo | Cuarto Poder

Para Olga Rodríguez, periodista

Asombra la candidez y hasta la inocencia de algunos dirigentes de Unidos Podemos. Ingenuidad que lleva, con mucha frecuencia, a la incoherencia: no se puede estar diciendo a los cuatro vientos que vivimos una crisis de régimen y que hay que derrotar a la casta reinante sin prever que los poderes que realmente mandan en el país no reaccionen y no lo hagan virulentamente. Y así ha sido desde el principio. Después de unos primeros meses de expectación, de conocimiento del fenómeno Podemos, los que mandan y no se presentan a las elecciones adoptaron dos resoluciones estratégicas de fondo, tomarse en serio el fenómeno e iniciar un conjunto de medidas políticas, mediáticas y económicas con el objetivo de dividirla, romperla y limitarla electoralmente. El surgimiento de Ciudadanos, la denuncia sistemática contra el populismo y sus secuelas fue en paralelo a la creación de “psicosociales”, de “casos” y de “escándalos” contra los dirigentes más conocidos de Unidos Podemos. A título de ejemplo, los de Monedero, Iñigo Errejón, Tania Sánchez, Echenique y, ahora, Ramón Espinar.

Lo característico de estos “psicosociales” es la existencia de tramas que enlazan medios periodísticos, parte de la clase política y lo que podríamos llamar las “cloacas” del Estado. Estas tramas siempre han existido de una u otra manera. Lo nuevo es que con la crisis se han hecho más visibles, más centralizadas y su fuerza es mucho mayor. Se podría decir que hay una trama general (la casta, el núcleo duro del poder) que se transforma en tramas y tramillas, todas ellas engarzadas en una lógica de los que mandan. Esto, que podrían parecer exageraciones más o menos fundamentadas en los hechos, ha dado un paso hacia delante de cualidad: por segunda vez en nuestra ya veterana democracia, hemos podido asistir en directo y hasta televisado a la caída planificada, organizada y ordenada del secretario general de un partido, el del PSOE. La primera vez —era otro contexto sin duda más dramático— fue el linchamiento de Adolfo Suárez, convertido hoy, paradoja sobre paradoja, por sus más encarnizados enemigos, en el padre de la democracia española. No tendrá esta suerte Pedro Sánchez, creo.

Ahora viene la operación olvido, es decir, que desaparezca de nuestro imaginario social cómo unos medios de comunicación dirigidos por el Grupo PRISA, en estrecha alianza con los grupos de poder económicos y la complicidad visible de barones y baronesa del PSOE, derrotaron a Pedro Sánchez y convirtieron —ante millones de personas— al PSOE en una fuerza intervenida por los poderes fácticos. Insisto, lo nuevo es esto: lo que hoy se quiere escamotear es el control que los poderes fácticos ejercen sobre las fuerzas políticas fundamentales. El error de Pedro Sánchez (uno de ellos) fue autonomizarse tanto de los poderes internos como de los poderes externos, y lo pagó; me temo que lo seguirá pagando. Todo lo que muchos dijimos que pasaba lo ha repetido el antiguo secretario del PSOE de la A a la Z. En todas las tramas, en todos los conciliábulos y conspiraciones, los mismos actores: PRISA, González y Rubalcaba y, a lo lejos, por lo que hoy llaman Despeñapedros, Susana Díaz.

Lo diré con toda claridad: los poderes de este país han decretado el estado de excepción para Unidos Podemos. No es nada personal, es político. La cuestión es diáfana: PRISA, los poderes han jugado muy fuerte y han domesticado a un PSOE que para ellos andaba sin brújula. Han ganado, pero están pagando un altísimo coste. En primer lugar, porque el ataque ha sido tan brutal que se ha notado demasiado, ha sido excesivamente visible y algunos medios han perdido credibilidad, mucha credibilidad. En segundo lugar, porque el debilitamiento relativo del PSOE puede ser aprovechado por Unidos Podemos para ganar fuerza social, presencia electoral y solvencia política. La conclusión es bastante evidente, hay que usar todos los medios y métodos para que Unidos Podemos no salga favorecido de la crisis inducida del PSOE.

Con el tema de Ramón Espinar tenemos la primera advertencia de la guerra que acaba de comenzar. Lo que viene ahora está ya escrito en los astros: sucesión más o menos relevante de casos, de “psicosociales” contra dirigentes de Unidos Podemos, siempre, siempre próximos a Pablo Iglesias. El “juego” será también el de siempre: “escándalos” mediáticos sin conexión penal y derivados a supuestas “razones éticas” violadas. Pronto llegarán amenazas de dossieres, de informes reservados sobre dirigentes; se incentivará el surgimiento y el desarrollo de “sectores críticos” contra el “autoritarismo” del secretario general de Podemos y del coordinador de IU. La nota diferencial es advertir a todas y a todos los dirigentes de UP que nadie estará ya libre de dossieres, que las críticas a la dirección siempre serán bienvenidas y que es el tiempo de decidirse. Y más allá, “vender” la idea que hay que escoger entre un sector bueno, razonable y hasta sutil, en definitiva, dialogante; y un sector duro, intransigente y autoritario que coincidiría con Pablo Iglesias y Alberto Garzón.

Nada nuevo bajo el sol. Esto se ha practicado muchas veces con razonable éxito, por lo demás. Unidos Podemos debe, en primer lugar, tomar nota con mucha claridad de lo que viene y prepararse para ello. En segundo lugar, estas cosas se combaten con política; hay que hacer política a lo grande en pos de un proyecto nuevo de país, protagonizando el conflicto social y ganado en solvencia política y parlamentaria. En tercer lugar, no matar el debate; se trata de combinar inteligentemente la unidad frente a unos enemigos que decididamente van a liquidar el proyecto con la autonomía necesaria para pensar juntos, discutir colectivamente y aprobar políticas mayoritarias en la organización. En cuarto lugar, unidad, unidad y unidad. Unidos Podemos debe ser algo más que un grupo parlamentario, debe construir una unidad desde abajo, desde lo local, garantizar una acción común y dedicar muchas horas a construir vida colectiva y práctica común. Ahora, como siempre, hacen falta principios claros, conocimiento de lo que hay y coraje moral. No está escrito en parte alguna que esta partida no la podamos ganar.

Fuente: Cuarto Poder
Unidos Podemos: estado de excepción
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top