Campofrío no entiende nada

Campofrío no entiende nada
Hace unos días Campofrío, la mítica marca de embutidos, nos deleitó con un “bello” anuncio navideño. Su título “Hijos del entendimiento” es un bucólica recreación de las “dos Españas” que deben unirse de una vez (según la marca) para hacer las paces y hacer juntos un país mejor.

Y como no, el anuncio comienza hablando de la Guerra Civil. Esa “guerra fraticida”, “esa guerra entre hermanos”, esos “dos bandos” que siempre nos intentan vender desde los medios de comunicación y desde las grandes marcas. Como si el conflicto, en vez de haber surgido de un Golpe de Estado de los militares, los jerarcas de la Iglesia y la oligarquía capitalista y terrateniente, hubiera surgido de una locura colectiva. Como si la Guerra Civil, en vez de un conflicto político, fuera un conflicto personal.

Pero no, amigos de Campofrío, la Guerra Civil no fue ninguna locura. Fue un plan muy calculado de los Sanjurjo, Mola, Franco, un Golpe de Estado bien planificado, que se convirtió en conflicto armado, porque parte del ejército no estaba de acuerdo con el Golpe y porque el pueblo trabajador, viendo lo que estaba pasando en la Alemania de Hitler y en la Italia de Mussolinni, se resistió a dejar pasar a los militares reaccionarios y al fascismo.

Y es que, tras la victoria de los franquistas en la Guerra Civil, no hubo paz para los republicanos. Miles de fusilados, encarcelados, exiliados, torturados, etc etc… hasta el final del franquismo. Y no, amigos de Campofrío, este problema no se ha resuelto: los fusilados por los franquistas siguen en las cunetas, los torturados siguen siendo considerados como “delincuentes” ya que los tribunales franquistas no han sido declarados ilegales, los torturadores campan a sus anchas y se enriquecen en empresas de seguridad privada o tienen importantes puestos en la policía, las víctimas y resistentes del franquismo no han recibido reconocimiento político y social de su lucha, etc…. hay una España (la franquista) que ha tenido durante 40 años su memoria, mientras que otra España (la republicana, la progresista, la revolucionaria) no ha podido tener su verdad, justicia y reparación.

Y hasta que no se arregle ese problema no se puede hablar de unirse y reconciliarse ni nada por el estilo. Porque no es lo mismo el que defiende los derechos de los trabajadores que el los recorta o reprime las manifestaciones, no es lo mismo el que ayuda a los animales que el que los tortura, ser rojo que facha. No es lo mismo el franquista que ha tenido su memoria que el republicano que ha sido olvidado. El PP nunca se ha preocupado por las víctimas del franquismo, porque fue fundado por franquistas. Que nos nos vendan cuentos de entendimientos, porque el PP nunca ha querido entenderse.

Pablo Alcántara Pérez

Campofrío no entiende nada
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top