Alberto Garzón: "Nosotros ya tenemos a nuestros Trumps"

Alberto Garzón
Dirán que es provocación, que cómo puedo comparar. ¿Qué tenemos en España y en la Unión Europea para decir eso? Tenemos cárceles para inmigrantes que no han cometido ningún delito salvo no tener la suerte de nacer en el primer mundo, los llamados CIEs; tenemos redadas policiales de carácter racista en los barrios más populares; tenemos juicios abiertos por asesinatos como el del Tarajal donde se disparó a los inmigrantes para que no llegaran a tierra; tenemos discursos desde los gobiernos para asociar inmigración con delincuencia y terrorismo -¿recuerdan a Maroto, dirigente del PP, diciendo que entre los refugiados había muchos yihadistas que pueden poner bombas en las ciudades?.

Tenemos pactos con países tan democráticos como Turquía y Marruecos para que detengan –como sea, hemos de añadir, así sea a palizas hasta la muerte- a los inmigrantes a cambio de una buena suma de dinero, tres mil millones en el caso de Turquía; tenemos que en Dinamarca multan con tres mil euros a quienes lleven en coche a refugiados o inmigrantes sin papeles, además de que se les confisca a los inmigrantes todos los bienes que excedan los mil euros; tenemos también un muro-valla en las partes críticas de acceso a la UE, como Melilla, exactamente como el que ya existe en EEUU y que Trump quiere ampliar, y donde se producen devoluciones en caliente prohibidas por el derecho internacional. Y así podría seguir mucho más, explorando las legislaciones nacionales, los acuerdos internacionales y todo aquello que nunca está escrito pero existe, como la discriminación en los centros de trabajo.

Pero todo esto, que sólo es una parte, lo tenemos ya aquí, ahora mismo, gracias a nuestros dirigentes bienhablados y supuestamente neoliberales y demócratas. Es verdad, en España el rechazo a Trump es descomunal, y sólo un 16% considera que será un buen presidente. Una gran noticia que habla muy bien de nuestra sociedad. Somos el país con más desconfianza hacia Trump, incluso por delante de México. Sin embargo, el riesgo es que al mirar a Trump como un loco estemos normalizando en nuestro territorio un estado de la situación que es prácticamente idéntico. La diferencia más sustancial, al menos en este ámbito, es que mientras la UE considera sus medidas necesarias pero vergonzosas, el multimillonario estadounidense las considera necesarias desde el orgullo más absoluto. Lo que el presidente de EEUU parece no tener es vergüenza. Pero si a los hechos nos atenemos, nuestros dirigentes de la UE son igualmente sinvergüenzas, pero desde el disimulo de quien aún no quiere parecerlo.

Estos días me han dicho que trivializo a Trump por decir todo lo anterior. Algunos de los que me acusan de este modo son reconocidos propagandistas de la derecha española, otros son propagandistas de la otrora izquierda del PSOE, y casi todos son defensores a ultranza del mitificado –y fracasado- proceso europeísta. Hay también una suerte de “progresía” que se siente cómoda criticando al loco Trump pero que tiembla si se le recuerda el infierno que ya viven muchos inmigrantes en nuestro país. Quizás sea porque muchas veces esto se produce como resultado del silencio cómplice de esa progresía o incluso gracias a su voto directamente. Pero no, nunca podemos atrevernos a trivializar algo como el racismo o el fascismo. Tenemos el deber moral y político de levantarnos contra ambos en todas sus formas. Pero subrayo: en todas sus formas. También en aquellas que se visten como democracia moderna y progresista pero que, en sus efectos sobre los desposeídos y los nadies, como los llamaba Galeano, resultan ser exactamente lo mismo. Cuidado con considerar que Trump es la barbarie en exclusiva. Desgraciadamente la barbarie tiene muchos pretendientes.

Alberto Garzón: "Nosotros ya tenemos a nuestros Trumps"
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top