Manuel Castillo Quijada, maestro, republicano y humanista

Manuel Castillo Quijada, maestro, republicano y humanista
Manuel Castillo, maestro, republicano y humanista. Destacó por su compromiso con la educación, la solidaridad entre los pueblos y los más desfavorecidos.





Don Manuel Castillo Quijada, nació en Madrid en 1869, en un entorno social difícil. Hijo de madre soltera, rechazado en los colegios católicos. Estudió lengua castellana en Salamanca. Fue prohombre de fuertes convicciones republicanas y de profundo compromiso social, que destacó por su convencimiento de que la educación es la herramienta para progresar en la dignidad humana y para superar la pobreza. Licenciado en Filosofía y Letras. Bibliotecario en la Universidad de Salamanca y director del Instituto General y Técnico de Cáceres. Catedrático de francés en los Institutos de Cáceres y de Valencia.

En 1897, llegaba al Instituto General y Técnico de Cáceres, como catedrático de Francés. Integrándose al máximo en diferentes esferas de la vida cacerense, fue uno de los confundadores de la prestigiosa "Revista de Extremadura", también ejerció la docencia en la Escuela de Magisterio, alcanzando la dirección del Instituto, que desempeño entre 1902 y 1918. Colaboró en el periódico liberal "El Noticiero", dirigido por Juan Muñoz Chaves. En este medio, firmaba con diversos seudónimos como Chateau, Castillo o Don Nadie. Luchó sobre todo, por las dinámicas culturales, y fue uno de los mayores impulsores para que se impusieran a sendas calles cacereñas los nombres de Sergio González, que fuera catedrático de Retórica y director del Instituto, y de Juan Donoso Cortés, impulsor del Colegio Humanidades.

Tras una larga andadura docente en Cáceres, se trasladó a Valencia en 1919. Aquí se instaló con sus cuatro hijos, Diego, Luis, Agustina y Purificación. Además de la docencia en el Instituto Luis Vives de Valencia, donde llegaría a ser Vicedirector, continuó con sus actividades filantrópicas y fue miembro de la Junta Provincial de Protección de Menores y Consejero de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia a propuesta del ministro de Trabajo. Desde ambas, apoyó obras sociales tan destacadas, como el Reformatorio de Jóvenes de Godella, la Asociación Valenciana de Caridad o diversos asilos de ancianos. Asimismo, Manuel Castillo continuó con sus actividades periodísticas siendo colaborador de "El Mercantil Valenciano" y fundador de "La Voz Valenciana". Mantuvo correspondencia con personalidades tan destacadas como Fernando Valera Aparicio, Indalecio Prieto, Vicente Blasco Ibáñez, Diego Martínez Barrio, etc. 

Al finalizar la guerra se trasladó con su familia a Toulouse y posteriormente a México, donde desarrolló una importante labor cultural con la comunidad de exiliados valencianos. Murió a los 94 años en 1964. 

Posteriormente sus hijos decidieron volver a Valencia, donde habían recibido formación, y donar una parte sustanciosa del legado familiar a la Universitat de València, como broche a la trayectoria de su padre y reconocimiento a la labor que realizó en la ciudad. Gracias a ello nació el Patronat Sud-Nord, que promueve la formación universitaria entre personas de escasos recursos provenientes de países empobrecidos y estimula los estudios sobre la paz y la cooperación.

Eco Republicano


Manuel Castillo Quijada, maestro, republicano y humanista
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top