Moción de censura: un deber cívico y un compromiso democrático

Moción de censura: un deber cívico y un compromiso democrático
Los que ya permitieron investir a Rajoy, si ahora se niegan a apoyar esta moción, serán doblemente cómplices de tener a Rajoy en la Moncloa, doblemente rehenes de la deriva de su Gobierno.

Pedro Antonio Honrubia Hurtado | Podemos

En medio de una situación de absoluta gravedad democrática, con informaciones varias encima de la mesa que demuestran que nos gobierna un partido que ha operado sistemáticamente con formas propias de una organización criminal, un partido que se encuentra en plena campaña de utilización de recursos del Estado para controlar la justicia y poner todo tipo de dificultades a, cuando no directamente impedir, la acción de la justicia para con algunos de su miembros implicados en escándalos de corrupción, con una sociedad indignada que no aguanta más este uso parasitario y patrimonialista del Estado en favor de los intereses de unos pocos y en contra de la propia salud democrática de nuestra sociedad, Unidos Podemos decide responder de urgencia y anunciar públicamente el inicio del proceso para impulsar una moción de censura capaz de sacar a ese partido y a sus prácticas mafiosas del gobierno . ¡Y resulta que nos quieren hacer creer que el "malo de la película" es aquel que es capaz de proponer dicha iniciativa para intentar acabar con este estado de hechos!

¿Un circo? El circo de los horrores es lo que estamos viendo todos los días en nuestras televisiones y frente a ese circo es precisamente que reaccionamos de urgencia.

¿Un espectáculo? El espectáculo macabro es poner cada día nuestras televisiones y enterarnos de que existe un Gobierno que se dedica a proteger en lugar de a perseguir a los corruptos. La gente está harta de ese espectáculo y no vamos a permitir que se normalice.

¿Actuar de mala fe? De mala fe en contra de los intereses del conjunto de los ciudadanos y ciudadanas y en contra de la propia salud democrática del Estado, actuará quien preste su voto para que el partido más corrupto de Europa pueda seguir desde el Gobierno carcomiendo las instituciones y poniendo en riesgo nuestro futuro y a la propia democracia.

¿Una charlotada, un show? Una moción de censura, como bien afirma el consultor político Iván Redondo en un artículo reciente, no es un show ni una charlotada. Se trata de una iniciativa muy seria que produce un gran significado político. Nada menos hará posible visibilizar quien está dispuesto a echar a la corrupción del Gobierno y quien está dispuesto a mantenerla pese a que la mayoría de la ciudadanía exige lo contrario.

Tampoco es una cuestión táctica como también algunos medios están intentando hacer creer. En política hay vida más allá de la táctica y la estrategia. Lo que impera ahora es la realidad y las necesidades urgentes del momento, más allá de cuales sean los intereses de un determinado partido. Para Unidos Podemos esta moción de censura es un compromiso con lo que somos, con lo que dijimos que veníamos a hacer en política desde que nacimos y con las promesas de regeneración democrática y lucha contra la corrupción que hicimos a nuestros votantes. Esta moción de censura es un deber cívico y democrático, una respuesta de urgencia y necesaria ante la situación de excepcionalidad democrática que estamos atravesando. Es también una exigencia ética y una acción necesaria para rescatar la dignidad secuestrada de nuestras instituciones y para salvaguardar el futuro de nuestro modelo cívico de convivencia.

Por eso hemos hecho un llamamiento al compromiso de todas las fuerzas políticas y al conjunto de la sociedad en la defensa de la democracia y en contra de la parasitación y patrimonialización del Estado que el actual Gobierno del PP está llevando a cabo. Es un llamamiento a la rebelión de la gente digna contra la parasitación y patrimonialización de las instituciones por parte del PP y de sus políticas mafiosas. Asumimos cualquier riesgo que se pueda derivar de esta iniciativa, pero nosotros lo vemos, pensando en nuestro pueblo, como una oportunidad para poder, al fin, empezar a regenerar de verdad las instituciones y empezar a desmontar de verdad las políticas del PP sobre la base de un acuerdo programático serio. No estamos en política para tener miedo a perder votaciones y propuestas que creemos justas, necesarias y de urgencia. No pensamos en la calculadora, sino en las necesidades del momento y en no permitir que esto que está pasando se normalice como si fuera una cosa menor.

Los que ya permitieron investir a Rajoy, si ahora se niegan a apoyar esta moción, serán doblemente cómplices de tener a Rajoy en la Moncloa, doblemente rehenes de la deriva de su Gobierno. Y quedar rehén de este PP, cuyo proceso de descomposición no se va a detener y cuya relación con la corrupción no va a desaparecer por arte de magia ni a golpe de titular de la prensa amiga, no es muy buena apuesta de futuro. Pero ellos sabrán. La pena es que mientras tanto la gente digna tendría que seguir aguantando que les gobierne el partido más corrupto de Europa y que el PP podría seguir demoliendo nuestra democracia desde dentro.

Moción de censura: un deber cívico y un compromiso democrático
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top