PSOE: alma republicana en un cuerpo monárquico

PSOE: alma republicana en un cuerpo monárquico
Tras la muerte del dictador Franco, el PSOE se reconstruye de forma acelerada con un viraje hacia la socialdemocracia europea. En su 27º Congreso celebrado en Madrid del 5 al 8 de diciembre de 1976, el PSOE se define como un partido "de masas, democrático, federal, marxista, pluralista e internacionalista" se pronuncia por la República y defiende el marxismo y la ruptura con el capitalismo. El Congreso ratifica a Felipe González como Secretario General y elige a Ramón Rubial como Presidente.







Sin embargo el alma republicana, marxista y laica que propugnaba el PSOE de Felipe González se quedó guardada en el armario. No tardó el PSOE en prestar servicios a la monarquía y a los herederos de Franco. No lo hizo solo, tuvo el apoyo y la complicidad del PCE, liderado por Santiago Carrillo. Ambos partidos, referentes de la lucha antifranquista en la clandestinidad, vendieron su alma al diablo, renunciando a sus postulados republicanos y permitiendo la impunidad del franquismo y el retorno de los Borbones.

En el caso del PSOE, la raíz del problema hay que buscarla en el Congreso de Suresnes de 1974, donde el felipismo dio un golpe de Estado contra el socialista Rodolfo Llopis, el verdadero icono del socialismo en la lucha antifranquista y la defensa de la legalidad republicana, quien después de toda una vida de lucha, fue objeto de una traición para desbancarle de la Secretaria General del partido.

De aquellas incoherencias del PSOE -declararse republicano y actuar monárquico-, ayudaron a perpetuar la monarquía heredada del franquismo durante 40 años, traicionando a la militancia, votantes y violando sus principios republicanos más elementales.

Desde 1977 hasta hoy, el PSOE fue ninguneando a la República y a la Memoria Histórica, con un uso partidista y electoral. Como partido monárquico, los socialdemócratas se convirtieron en expertos de proponer reformas, que cuando gobernaban eran incapaces de hacer. Y sobre la Ley de Memoria Histórica, poco hay más que añadir, que ya no dijera el ex ministro de la II República en el exilio, don Macrino Suárez, en su artículo "Ley de la Indignidad, la mal llamada Ley de Memoria Histórica".

En 2014 la traición socialdemócrata a la República volvió a repetirse por segunda vez. El PSOE apoyó en el Congreso la proclamación del rey Felipe VI, que heredó la jefatura de Estado, tras la abdicación de su padre, el rey Juan Carlos I. En aquella ocasión, previamente, y a propuesta de Izquierda Unida, el PSOE se negó a realizar un referéndum que sometiera la forma de Estado entre Monarquía y República.

En aquella nefasta fecha, el PSOE, se aferró a respetar el consenso constitucional heredado del franquismo. Las excusas siempre son las mismas: la República no toca; no es el momento; no vamos a poner el país patas arriba; el régimen actual ya respeta las libertades y la democracia... un quiero y no me atrevo, pretender nadar y guardar la ropa.

La histórica volvió a repetirse. En diciembre de 2016, en el Congreso de los Diputados, el PSOE votó en contra de derogar la Ley de Amnistía de 1977 para juzgar los delitos de torturas, desapariciones forzadas, crímenes de genocidio o lesa humanidad cometidos durante la Guerra Civil y la dictadura franquista. Otro esperpento más, como diría don Ramón María del Valle-Inclán. El tiempo pasa y la impunidad franquista permanece.

Para recuperar el espacio político perdido, en mayo del presente, el PSOE realizó en el Congreso una Proposición no de ley (brindis al sol) para sacar los restos del dictador genocida Francisco Franco del Valle de los Caídos, la cual fue aprobada, pero resulta que no es vinculante y precisa de dotación presupuestaria. Es decir, que la derecha reaccionaria la ignorará.

Desde su nacimiento, la credibilidad política del PSOE se encuentra en sus horas más bajas y les postulan como alma en pena, derrotados en las últimas elecciones, inmersos en una lucha de poltronas, traidores a la República, arrastrando los pies y alejados de su base social.







PSOE: alma republicana en un cuerpo monárquico
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top