¿Cuántas veces mentirá Rajoy?

Rajoy
Algo de responsabilidad política debería exigírsele a un líder que trabajaba en un despacho remodelado con dinero B y bajo cuyo mandato se han robado decenas de millones de euros de dinero público

Carlos Hernández | eldiario.es

Este tormentoso y triste verano político de 2017 va a terminar igual que empezó, con una comedia sobre corrupción, sin pizca de gracia, protagonizada por Mariano Rajoy. Si en julio el presidente del Gobierno se sentó en el trono, que no banquillo, de la Audiencia Nacional para despreciar a las acusaciones y a la fiscalía con el beneplácito del presidente del Tribunal, nada hace pensar que este miércoles vaya a tener una actitud diferente ante el Pleno del Congreso.

Rajoy no ha parado de mentir desde el día en que estalló el caso Gürtel; y no lo ha hecho porque Rajoy… es Gürtel. Su primera reacción al conocerse los primeros datos sobre la trama fue acusar a la policía, al juez Garzón y al PSOE de organizar un montaje contra el Partido Popular. En aquella vergonzosa comparecencia de febrero de 2009 le acompañaban, entre otros, Ana Mato, Francisco Camps y Esperanza Aguirre; los tres son hoy más conocidos como la del Jaguar y el confeti, el de los trajes y la dueña de la charca de ranas más grande del planeta Tierra; sin embargo los tres, en aquel momento, compartían la indignación de su líder porque todo aquello no era "una trama del PP, sino una trama contra el PP".

Desde entonces, la estrategia de Rajoy ha permanecido inalterable.

1.-Negar todo y no explicar nada. Una vez que las evidencias son irrebatibles restarles importancia porque se trata de "hechos ocurridos hace muchos" y que "ya han sido debidamente explicados".

2.- Poner a trabajar, primero desde la oposición, a Federico Trillo y, una vez en el Gobierno, a parte de su aparato judicial, fiscal y policial para obstaculizar las investigaciones. Sus abogados se han encargado de dilatar y pedir la anulación de los procesos. Su partido se ha dedicado a destruir discos duros. Su Gobierno, con métodos más o menos rudos, se ha centrado en apartar a los jueces, fiscales, comisarios y policías que pretendían llegar hasta el fondo del asunto.

3.- Defender la honorabilidad de los acusados hasta, prácticamente, el mismo momento de salir esposados de sus domicilios. Entonces los honrados compañeros de partido pasaban a ser "esos señores de los que usted me habla".

4.- Mentir e ir adaptando su versión de los hechos en función de las pruebas que iban apareciendo. Estos 8 años están repletos de "sé fuerte" y de "finiquitos en diferido".

Esta estrategia, tan eficaz gracias al inconmensurable trabajo de sus palmeros mediáticos, le valdrá al presidente del Gobierno para salir airoso de la sesión plenaria del miércoles. El rígido formato de la comparecencia no permitirá a los portavoces de la oposición obligar a Rajoy a contestar preguntas directas y concretas. Para ello habrá que esperar, si el PNV y Ciudadanos no lo impiden, a que declare ante la comisión parlamentaria que investiga la forma tan peculiar con que el PP se viene financiando desde hace más de 20 años. Sin embargo, el pleno sí debería servir al menos para refrescar la memoria de los ciudadanos sobre el saqueo que hemos sufrido y para dejar bien claras las gravísimas acusaciones que pesan sobre el propio Rajoy y que es necesario recordar:

1.- Al presidente del Gobierno se le acusa de cobrar sobresueldos en dinero negro. La acusación no parte de la policía de Rubalcaba, ni de Garzón, ni de los malvados podemitas, sino del tesorero de su partido; de ese que se cansó, aunque solo temporalmente, de ser fuerte.

2.- El presidente del Gobierno fue el director de cuatro campañas electorales que están, actualmente, bajo sospecha.

3.- El presidente del Gobierno disfrutó de unas vacaciones en Canarias con su familia pagadas por Francisco Correa. Rajoy declaró ante la Audiencia Nacional que fue su partido "hasta donde yo sepa" el que pagó el viaje. Un dato que, además de falso, de haberse producido también sería éticamente reprobable.

4.- El presidente del Gobierno era número dos o número uno del Partido Popular mientras se producían todos y cada uno de los casos de corrupción que han salido posteriormente a la luz. Los tribunales decidirán si tiene o no responsabilidad penal por ello, pero parece innegable que algo de responsabilidad política debería exigírsele a un líder que trabajaba en un despacho remodelado con dinero B y bajo cuyo mandato se han robado decenas de millones de euros de dinero público y han sido imputados centenares de dirigentes.

Los portavoces de la oposición tendrán que demostrar el miércoles que son capaces de poner blanco sobre negro todas estas acusaciones, incluida la de utilizar del aparato del Estado para frenar la lucha contra la corrupción. Mucho me temo que el único interés que tendrá la intervención de Mariano Rajoy será contar el número de falsedades y de medias verdades que vayan saliendo de su boca.



¿Cuántas veces mentirá Rajoy?
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top