Eduardo Palanca Asensi [1834-1900]

Eduardo Palanca Asensi
Eduardo Palanca Asensi, nació en un pueblo de la provincia de Valencia el 2 de septiembre de 1834. Su padre Francisco Palanca fue profesor de la facultad de medicina de Valencia. Toda la familia se trasladó a Málaga, donde el joven Eduardo hizo los primeros estudios en el Instituto Provincial de la calle Gaona entre 1850 y 1855.

Concluidos sus estudios de bachillerato pasó a la Universidad Central de Granada, en la que permaneció hasta 1862 cursando estudios de Filosofía y Letras, primero y los de Derecho, después. Terminados sus estudios, y recibido de licenciado en Derecho, se estableció en Málaga, donde muy pronto ocupó un distinguido puesto entre los jurisconsultos. 

Con frecuencia tomaba parte significativa en círculos literarios y científicos, con predilección hacia las ideas liberales en política y republicanismo. Entrando en contacto con un grupo de jóvenes cercanos al Partido Democrático, como José Carvajal Hué, José Moreno Micó o Antonio Luis Carrió. 

Con un rápido ascenso llegó brevemente a ser el jefe reconocido del Partido Democrático en Málaga, que como en todas partes tomó luego el nombre de republicano. Con él predicó; con su apoyo conspiró, y en alas de las doctrinas por todos profesadas marchaba a la revolución de 1868 más conocida como "La Gloriosa", que supuso el destronamiento de la reina Isabel II y el inicio de un periodo denominado "Sexenio Democrático". 

La revolución; esta era la palabra mágica que daba aliento a los corazones, que sostenía las esperanzas y que daba esparcimiento a las ideas. La revolución la deseaban todos; la aguardaban con ansia unos y querían hacerla otros, aunque sin fuerzas materiales para ello. Pero de pronto surgen complicaciones, y el partido conservador adquiere el convencimiento de que no hay medio de guardar la dignidad del pueblo español, que la arrebata y pisotea un asqueroso enjambre que ocupa el trono, la corte y el gobierno, y entonces se lanza al terreno de la fuerza, y volviendo por la honra de España, se alza en Cádiz el insigne Topete con este grito, cuyo golpe, unido a la batalla de Alcolea, echan por tierra el trono de los Borbones.

Una magnífica explosión de entusiasmo resuena en todo el país, y Málaga, ciudad liberal de siempre, llevó a cabo el movimiento en las primeras horas de la insurrección sin que hubiera que lamentar desgracias ni trastornos, y en cuyos delicados asuntos tuvo una parte muy principal, como le correspondía, el ciudadano Eduardo Palanca, quien era presidente de la Junta Revolucionaria de Málaga y del Ateneo Revolucionario Liberal. 

En 1869 Eduardo Palanca aceptó la diputación para hacer un esfuerzo más en pro del porvenir de la libertad en España. Siendo elegido por la circunscripción de Málaga y llegando al Parlamento en las filas del Partido Republicano Democrático Federal, como era natural. 

Tomó parte en la discusión de algunos asuntos; pero principalmente donde hizo su mejor discurso fue al ponerse al debate en la totalidad del proyecto de Constitución. El 14 de mayo de 1869, se pronunció en contra de los artículos 32 y 33 del proyecto constitucional, en los que se consagraba la monarquía como forma de Gobierno. En un discurso conciso, severo, que contemplaba cuantos argumentos se podían aducir contra la monarquía, Palanca trató de demostrar que la verdadera libertad, la verdadera soberanía, eran incompatible con la monarquía, ya que aquellas siempre tropezarían con las prerrogativas reales.

Despues de defender que "la democracia, como doctrina social, únicamente reconoce la soberanía del pueblo (...) y consagra los derechos del hombre como inalienables y como imprescriptibles", termina diciendo: "Combinad la democracia con la monarquía y no tendréis ni monarquía ni democracia, mejor dicho: tendréis una monarquía impotente y una democracia infecunda. Sí, la monarquía en nuestra época es un anacronismo, y en la España revolucionaria un movimiento de reacción, una victoria alcanzada por el doctrinarismo contra la democracia, por el empirismo contra la razón filosófica". 

Tras aquella primera experiencia parlamentaria, Palanca todavía fue elegido tres veces más como diputado, y siempre por el tercer distrito de la capital: en marzo de 1871, en agosto de 1872 y en mayo de 1873. En esta ocasión para unas nuevas Cortes Constituyentes, concretamente las de la Primera República, en las que ocupó la vicepresidencia del Congreso. Tras ello llegó su incorporación al Gobierno de Nicolás Salmerón ejerciendo la cartera de Ministro de Ultramar entre julio y septiembre de 1873.

Federalista de centro y partidario de la abolición de la esclavitud en Cuba. Sería candidato a la Presidencia de la República en la noche del 3 al 4 de enero de 1874, pero su nombramiento fue frustrado por el golpe de Estado del general Pavía cuando en el escrutinio de la votación iba ganando. 

Al triunfar la restauración borbónica, gracias al golpe de estado del general Martinez Campos, residió largos meses en Tánger, de donde regresó a Málaga, abandonando la política y dedicándose a ejercer de abogado. Fue decano del Colegio de Abogados de Málaga en dos etapas distintas, la primera en 1.879-1881, y la segunda entre 1887 y 1889. 

Participó en la reorganización del republicanismo malagueño, actuando como enlace de Salmerón en la provincia. Elegido presidente del Comité Provincial del Partido Republicano Progresista, el 1 de abril firmaba un manifiesto en el que hacía un llamamiento a la reorganización. Al año siguiente figuraba como secretario del Comité Local del partido por el distrito de la Aurora. Y ya en 1891 intervenía en la creación del Partido Republicano Centralista que surgió como resultado de la ruptura entre Ruiz Zorrilla y Salmerón. 

Fue también uno de los primeros accionistas de la Institución Libre Enseñanza cuando su fundación en 1877. Destacado miembro de la masonería, perteneció a la logia Menova, de Vélez-Málaga en 1876, y miembro honorario de la logia Fraternidad de Málaga en 1878. Estaba casado con Casado con Teresa Quiles Anguera.

Falleció en Málaga el 30 de noviembre de 1900.

Luis Egea



Fuentes consultadas: 

- Historia política, 1808-1874 VV.AA. Ediciones Istmo 2004

- Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía, 1810-1869. Editado Centro Estudios Andaluces.

- Los diputados pintados por sus hechos. Roque Labajos y cía, editores. (1.869)

- Wikipedia.org

Eduardo Palanca Asensi [1834-1900]
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top